Podcasts de historia

Joseph Hume

Joseph Hume

Joseph Hume, hijo de un capitán de barco, nació en Montrose en 1777. Hume fue aprendiz de un cirujano local y, después de terminar su formación en Edimburgo, trabajó como médico para la Compañía de las Indias Orientales. Hume impresionó a sus empleadores y pronto ocupó un puesto de responsabilidad en la empresa. Cuando Hume regresó a Escocia en 1808 era un hombre rico. Ahora volvió su atención a la política y en 1812 fue el candidato conservador exitoso para la circunscripción fronteriza.

Una vez en el Parlamento, las opiniones políticas de Hume comenzaron a cambiar y en 1818 apoyó a los Whigs. Además de apoyar el sufragio universal, Hume hizo campaña por la libertad religiosa, incluida la emancipación católica. En 1824 logró persuadir a la Cámara de los Comunes para que obtuviera un comité selecto para investigar las Actas Combinadas. Otras políticas defendidas por Hume incluyeron la creación de cajas de ahorros, la abolición de la flagelación en el ejército y el fin del encarcelamiento por deudas. Las opiniones radicales de Hume significaron que tuvo que cambiarse a la circunscripción de Middlesex.

En 1830, Joseph Hume fue visto por mucha gente como el líder del movimiento por el sufragio universal en la Cámara de los Comunes. Como radical, Hume no estaba satisfecho con la Ley de Reforma de 1832 y continuó argumentando desde una extensión del derecho al voto. William Lovett trabajó en estrecha colaboración con Hume: "Entre los que apoyaron la Carta se encontraba el reformador perseverante y coherente, Joseph Hume. Creo que ningún hombre fue más conservador en la búsqueda de llevar los principios de la reforma a todos los departamentos del estado que el Sr. . Hume. Y ciertamente, de todos los hombres, cuyos esfuerzos por liberar a las clases trabajadoras del cautiverio de las infames leyes de combinación, él es el más digno de honor y de su agradecido recuerdo ".

Hume trabajó en estrecha colaboración con William Lovett y en 1839 ayudó a presentar la petición cartista de reforma parlamentaria firmada por más de un millón de personas. Con Francis Place, Hume se esforzó por unir a la clase media y a los radicales de la clase trabajadora. Sin embargo, Hume se opuso totalmente a las tácticas defendidas por Fergeas O'Connor y los cartistas de la fuerza física.

Samuel Smiles también quedó impresionado por la dedicación de Hume: "Joseph Hume se distinguió por su laboriosidad infatigable. Apenas hay una página del registro parlamentario que no contenga algún registro de sus dichos y hechos. En las finanzas, los ingresos, los impuestos especiales, las cuentas públicas, el ejército y la marina, la representación del pueblo, la eliminación de las discapacidades religiosas, siempre estaba en el trabajo. Era el asistente más asiduo, el votante más consecuente, el investigador más laborioso, el miembro más activo y útil. , quizás, quien alguna vez se sentó en el Parlamento ".

En 1839, Hume y William Lovett presentaron la petición cartista de reforma parlamentaria firmada por más de un millón de personas. Sin embargo, Hume se opuso totalmente a las tácticas defendidas por Fergeas O'Connor y los cartistas de la fuerza física.

El apoyo de Joseph Hume a las demandas inconformistas de una reducción del poder de la Iglesia Anglicana llevó a que se le acusara de ser parte de una conspiración papista. En las elecciones generales de 1837, sus oponentes utilizaron el eslogan de campaña "No al papado" y los fuertes sentimientos anticatólicos en Middlesex hicieron que fuera derrotado.

Los intentos de Joseph Hume de convertirse en M.P. porque Leeds terminó en fracaso, pero en 1842 fue elegido para representar a su ciudad natal de Montrose. Después del declive del cartismo en 1848, Hume lideró la campaña por la Pequeña Carta, basada en la idea de parlamentos trienales y el voto otorgado a los contribuyentes. Joseph Hume representó a Montrose hasta su muerte en 1855.

Entre los que apoyaron la Carta se encontraba el reformador perseverante y consecuente, Joseph Hume. Y ciertamente, de todos los hombres, cuyos esfuerzos por liberar a las clases trabajadoras del cautiverio de las infames leyes de combinación, él es el más digno de honor y de su agradecido recuerdo.

Desde que ocupó su escaño en el Parlamento, hasta el año 1841, cuando se ofreció a la circunscripción de Leeds, Joseph Hume se distinguió por su incansable industria. Era el asistente más habitual, el votante más consecuente, el investigador más laborioso, el miembro más activo y útil, tal vez, que jamás se haya sentado en el Parlamento.


Joseph Hume, 1777-1855

Joseph Hume fue un radical escocés que dedicó su carrera política a defender los principios de la reducción de gastos. Nació cerca de Montrose, Forfarshire en enero de 1777, el primer hijo de James Hume. El padre de Hume, capitán de un pequeño barco pesquero, murió cuando él tenía nueve años y la familia se vio obligada a recurrir a los ingresos proporcionados por la vajilla de su madre. Hume se educó en la Academia Montrose, donde se hizo amigo de James Mill, cuatro años mayor que él. A la edad de trece años, fue aprendiz de un médico local y luego, en 1793, ingresó en la Universidad de Edimburgo para estudiar anatomía, partería y química. Al graduarse en 1797, se unió al servicio naval de la Compañía de las Indias Orientales como médico.

India iba a probar la creación de Hume. Habiendo aprendido el indostaní, se abrió camino a través del servicio de la Compañía de las Indias Orientales durante la Guerra de Mahratta (1802-03), y finalmente se hizo cargo de los suministros en Bengala. Desde tal posición pudo, de manera bastante legal, adquirir una fortuna y cuando regresó a Inglaterra en 1808 había amasado riquezas por una suma de 40.000 libras esterlinas. Con algo de esto en 1812 compró un escaño en el Parlamento por £ 10,000, a través de la influencia del duque de Cumberland, en Weymouth & amp Melcombe Regis. Inicialmente, Hume prometió su apoyo a Spencer Perceval, el primer ministro conservador, pero a las pocas semanas de ingresar a la Cámara de los Comunes estaba demostrando la heterodoxia y la independencia que se convirtieron en el sello distintivo de su radicalismo. Atacó a las sinecuras y se puso del lado de la oposición sobre el proyecto de ley de los tejedores de marco & # 8217. Cumberland retiró su patrocinio y en las elecciones generales de septiembre de 1812 Hume fue reemplazado, aunque recibió alguna compensación económica del duque.

Fuera del Parlamento hasta 1818, Hume se convirtió en un aliado cercano de Francis Place, el sastre radical y arreglador político, a quien conoció a través de James Mill. Junto con Samuel Whitbread, todos apoyaron el innovador sistema educativo de Joseph Lancaster. Hume también se involucró en los intentos de romper el monopolio comercial de la Compañía de las Indias Orientales y en 1816 dio su respaldo al llamado a la decimalización de pesos y medidas. En 1815 se casó con Mary Burnley, la adinerada hija de un propietario de acciones de las Indias Orientales, matrimonio que hizo poco para disipar la sospecha de la propensión de Hume a utilizar medios privados para aumentar su reputación pública.

En las elecciones generales de 1818, Hume fue devuelto como diputado por las Fronteras. Durante los años siguientes, estableció su reputación como el perro guardián de las finanzas públicas, prolongando la discusión parlamentaria de las estimaciones hasta bien entrada la noche y permaneciendo de pie comiendo un suministro constante de peras. Entre 1823 y 1825, con la incitación entre bastidores de Place, participó en los intentos de derogar las Actas Combinadas, presidiendo un comité parlamentario selecto sobre el tema en 1825. La reputación de probidad financiera de Hume tuvo algo de impacto. 1826 cuando se vio implicado en el escándalo de los préstamos griegos. Sin embargo, resurgió en el centro del escenario de la política radical inglesa cuatro años más tarde cuando, con el advenimiento de un nuevo ministerio whig, fue devuelto, algo a regañadientes por su parte debido a los gastos, como uno de los parlamentarios del gobierno. distrito electoral populoso de Middlesex.

Hume dio la bienvenida a la llegada de los whigs al poder, creyendo que estaban comprometidos con la reducción. En 1835, Hume jugó un papel decisivo en la realización del pacto de la Cámara de Lichfield entre los whigs, los radicales y los diputados irlandeses, que resultó en la selección de un orador más comprensivo para la Cámara de los Comunes. Pero a fines de la década, su fe en el liderazgo whig comenzó a expirar, ya que vacilaron sobre una nueva reforma parlamentaria y parecieron adoptar una línea agresiva en Canadá y Jamaica. Con el surgimiento del movimiento cartista, Hume declaró que estaba a favor del sufragio familiar, pero, como había demostrado veinte años antes, su paliativo preferido para el descontento social era la reforma fiscal y la reducción. En 1840 presidió el influyente comité parlamentario selecto sobre aranceles de importación, lo que ayudó a acumularlo con los libre comerciantes, y muchos de sus hallazgos y revelaciones proporcionaron el marco para las reformas tributarias de Peel & # 8217. Hume había perdido su asiento en Middlesex en 1837 y, con la ayuda de Daniel O & # 8217Connell & # 8217, había sido devuelto a Kilkenny. En 1841 fue derrotado allí, pero al año siguiente regresó como diputado por Montrose, el distrito electoral que representó hasta su muerte.

Cuando los Whigs regresaron al poder en 1846, Hume compitió con Richard Cobden y John Bright por el liderazgo de la gran presencia radical en el Parlamento. Ahora defendió la reforma parlamentaria en mayor medida que hasta ahora, introduciendo mociones para el sufragio familiar en tres años consecutivos a partir de 1848, y también se unió a la agitación de la Asociación Nacional de Reforma Parlamentaria y Financiera. Pero, con su estilo típicamente inconformista, también se las arregló para ofender las sensibilidades radicales, por ejemplo, apoyando a los plantadores de las Indias Occidentales en sus luchas constitucionales de finales de la década de 1840 y entrando en una alianza impía con los diputados proteccionistas sobre la reforma del impuesto sobre la renta en 1851. Las maniobras de Hume, sin embargo, aún podrían inquietar a los gobiernos del momento. En 1852, su insistencia en el gobierno, incluida la votación secreta en su proyecto de reforma, fue ampliamente percibida como una de las causas de la caída del ministerio de Lord John Russell.

La incondicional asistencia de Hume a la Cámara de los Comunes disminuyó a medida que Gran Bretaña se involucró en la Guerra de Crimea. Al regresar de Escocia a su casa de campo en Burnley Hall, cerca de Great Yarmouth, en el nuevo año de 1855, enfermó y murió el 20 de febrero, a la edad de setenta y ocho años. Hume no era un hombre popular. Se lo consideraba demasiado severo, pedante e impredecible para ganarse muchos admiradores, pero su insistencia y conocimiento de la propiedad constitucional, junto con su defensa de la economía pública y el libre comercio, mucho antes de que se convirtieran en los símbolos del Partido Liberal. # 8211 aseguró su lugar en el panteón del liberalismo.

Ha habido dos biografías bastante recientes y fiables de Hume: Ronald K. Huch y Paul R. Ziegler, Joseph Hume: La gente y el diputado # 8217s (Filadelfia, 1985) y Valerie Chancellor, La vida política de Joseph Hume, 1777-1855 (impresión privada, 1986).

Miles Taylor era profesor de historia moderna en King & # 8217s College, Londres en el momento de escribir este artículo. Es autor de The Decline of British Radicalism 1847-60 (1995), editor de The European Diaries of Richard Cobden, 1846-49 (1994) y coeditor de Party, State and Society: Electoral Behavior in Britain since 1820 ( 1997).


Requisición

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Requisición, también llamado prensar, imposición del servicio militar o naval a hombres capacitados pero reacios a través de métodos toscos y violentos. Hasta principios del siglo XIX, esta práctica floreció en las ciudades portuarias de todo el mundo. En general, la impresión sólo podía proporcionar tripulaciones eficaces cuando el patriotismo no era un elemento esencial del éxito militar. Los hombres impresionados fueron obligados a cumplir con su deber mediante una disciplina brutal e intransigente, aunque en la guerra parecen haber luchado con no menos espíritu y coraje que los que sirvieron voluntariamente.

Los "reclutadores" se alimentaban en gran medida de hombres de las clases bajas que eran, en la mayoría de los casos, vagabundos o incluso prisioneros. Las fuentes de suministro eran pensiones, burdeles y tabernas frente al mar cuyos propietarios victimizaban a su propia clientela. A principios del siglo XIX, la Royal Navy detendría los barcos estadounidenses para buscar desertores británicos y, en el proceso, no pocas veces impresionaría a los ciudadanos estadounidenses naturalizados que estaban a bordo. Esta práctica fue una de las quejas que ayudaron a provocar la Guerra de 1812.

A lo largo del siglo XIX se produjo un declive gradual en la práctica de la impresión. A medida que aumentaban las necesidades de mano de obra de los militares, se hicieron necesarios métodos de reclutamiento más sistemáticos.


-> Hume, Joseph, 1777-1855

Político británico y reformador liberal, de "Burnley Hall", condado de Norfolk, Inglaterra.

De la descripción de Correspondence, 1813-1853. (Biblioteca de la Universidad de Duke). ID de registro de WorldCat: 122509832

De la descripción de Correspondence, 1813-1853. (Biblioteca de la Universidad de Duke). ID de récord de WorldCat: 19851286

William Carey nació en 1761. Se convirtió en ministro bautista y viajó como misionero a la India con su familia en 1793. Aprendió los idiomas locales y, con sus colegas indios, tradujo la Biblia a seis idiomas.

John Campbell nació en Edimburgo en 1766. Fue ordenado sacerdote en 1804 y predicó en la Kingsland Independent Chapel, Londres. Fue partidario de la abolición de la esclavitud y se convirtió en Director de la Sociedad Misionera de Londres (LMS) en 1805. Viajó a África en 1812 en nombre de la LMS y, a su regreso en 1814, escribió Viajes en Sudáfrica.

Joseph Hume nació en Montrose, Escocia, en 1777. Se alistó en la Compañía de las Indias Orientales en 1799 e hizo una fortuna en los años siguientes. Se convirtió en diputado de Weymouth, un municipio podrido, en 1812, pero perdió su escaño ese mismo año. Regresó a Westminster como diputado por Aberdeen en 1818 y se convirtió en uno de los líderes de los radicales durante los siguientes 30 años. Hizo campaña para extender el derecho al voto, apoyó la introducción de votaciones secretas y votó a favor de abolir la pena de muerte. Perdió su asiento en 1837, pero representó a Montrose desde 1842 hasta su muerte en 1855.

Thomas Babington Macaulay nació en Rothley Temple, Leicestershire en 1800. Era hijo del abolicionista Zachary Macaulay y su esposa Selina (de soltera Mills), y fue educado en el Trinity College de Cambridge. Posteriormente estudió derecho en Lincoln's Inn y fue llamado a la abogacía en 1826. Primero ingresó al parlamento en 1830 como diputado por Calne y posteriormente por Leeds. Dejó el parlamento en 1834 para formar parte del Consejo del Gobernador General en la India británica y regresó a Gran Bretaña en 1838. En 1839 volvió a ingresar al parlamento como diputado por Edimburgo, conservando el escaño hasta 1847 y durante varios años como ministro del gabinete. Macaulay también fue conocido como poeta y autor. Entre 1839 y 1855 escribió cuatro volúmenes de una Historia de Inglaterra. Se le concedió un título nobiliario en 1857 y fue enterrado en la Abadía de Westminster después de su muerte en 1859.

No se disponía de información sobre John Philips en el momento de la compilación.

De la guía de Carey, W Campbell, J Hume, J Macaulay, T B y Philips, J: correspondencia, 1805-1847, (Senate House Library, Universidad de Londres)


HUME, Joseph (1777-1855), de 38 York Place, Portman Square, Mdx. y Burnley Hall, Norf.

B. 22 de enero de 1777, año. s. de James Hume, capitán de barco, de Montrose, Forfar por w. Mary Allan.1 educ. Montrose acad. Universidad de Edimburgo 1793-52 Universidad de Aberdeen, MD 1799. metro. 17 de agosto de 1815, Maria, da. y h. de Hardon Burnley, comerciante, de Brunswick Square, Mdx., 3s. 4da.3

Oficinas celebradas

Miembro, RCS Edimburgo 1796.

Asistente cirujano, E.I. Co. servicio naval 1797, asst completo. Cirujano 1799 en el establecimiento médico de Bengala 1799-1808.

Rector, Universidad de Aberdeen. 1824-6, 1828-9.

Biografía

El padre de Hume, dueño de una pequeña montaña rusa, murió poco después del nacimiento de Joseph. Su madre tenía fama de haberse mantenido a sí misma y a sus hijos estableciendo un negocio minorista de vajilla en el mercado de Montrose. A la edad de 13 años fue aprendiz de un boticario local. Después de estudiar en Edimburgo y Aberdeen y servir brevemente como cirujano asistente en el ejército en retirada del duque de York, se graduó como cirujano en 1796. Al año siguiente consiguió un puesto como cirujano asistente en el servicio naval de la Compañía de las Indias Orientales, probablemente a través de el patrocinio de David Scott I *, e hizo un viaje de 18 meses en el Esperar. Se convirtió en cirujano asistente completo en el Houghton en 1799, y al llegar a Bengala se trasladó al servicio terrestre de la Compañía. Dominó las lenguas nativas y se unió al ejército en vísperas de la segunda guerra de Mahrattan como cirujano e intérprete. Durante la guerra demostró ser un administrador eficaz y enérgico y ocupó varios puestos importantes en la oficina de pagos, la agencia de premios y el comisariado, y finalmente se convirtió en comisario general.

Regresó a Inglaterra en 1808 con una fortuna de unas 40.000 libras esterlinas. En 1809, realizó una gira por los distritos de fabricación y en 1810-11 viajó extensamente por el Mediterráneo y Oriente Medio. Parece probable que a su regreso a Londres, donde se estableció, renovó su relación con James Mill, con quien había estado en la escuela en Montrose, y comenzó a asimilar de él las doctrinas de la economía política. desarrolló un interés en el sistema de educación de Lancaster y se hizo amigo del duque de Kent, un patrón de la Royal Lancasterian Institution.

Su regreso a Weymouth en enero de 1812 tras la muerte de Sir John Lowther Johnstone fue organizado por Spencer Perceval a través de uno de los fideicomisarios de Johnstone, Masterton Ure *. En 1822, Brougham, herido por la reciente crítica de Hume a la tibieza de los whig en la reforma parlamentaria, le escribió a Creevey:

Puedo recordarle que dividieron unos 120 en él en 1812, cuando él estaba sentado a la espalda de Perceval, comiéndose sapos por un lugar, y actuando como su hacedor encubierto de todo tipo de trabajo sucio en la forma más burda y grosera. ¡De manera ofensiva a través de toda la batalla de las órdenes en consejo, cuando los derrotamos a ellos y a él!

Si bien en general apoyó al gobierno, defendiendo el subsidio siciliano, el 25 de marzo, y votando en contra del proyecto de ley sinecure, el 4 de mayo, y la moción de Stuart Wortley, el 21 de mayo de 1812, mostró signos de la independencia que caracterizaría su carrera posterior. En su primer discurso indirecto, el 5 de marzo, se opuso a la expulsión de Benjamin Walsh, y el 9 de marzo sugirió la aplicación del sistema de Lancaster a Irlanda. Con respecto a las resoluciones sobre finanzas del 23 de julio, expresó el deseo de que el gobierno "tomara el ejemplo del sistema que había sido adoptado recientemente por el gobernador general de la India y mantuviera sus gastos dentro de sus ingresos". Los votos en contra del proyecto de ley que impone la pena capital por romper el marco y para investigar los disturbios de Nottingham, 14 y 17 de febrero de 1812, que se atribuyen en Debates parlamentarios a William Hoare Hume *, bien puede haber sido elegido por Joseph. Investigó las causas del ludismo y concluyó, como escribió en su 1812 Carta al Ministro de Hacienda (página v), que la mejor forma de restaurar la armonía en la industria del tejido de estructuras es "derogando toda restricción que pueda, de alguna manera, obstaculizar a los amos o a los obreros en la disposición de su capital o de su trabajo". Fue agregado al renovado comité selecto sobre el proyecto de ley de protección de los tejedores de entramado, el 10 de julio, y en la tercera lectura, el 21 de julio, se opuso radicalmente. Aunque Hume, cuyas opiniones eran las de un economista político doctrinario, estaba claramente actuando como portavoz de los maestros de calcetería y tejido, condenó enérgicamente el `` principio erróneo '' de la legislación existente, de que `` los capitalistas o los amos son la única parte que debe protegerse ''. contra la combinación y la injusticia ', y argumentó que' los artesanos o trabajadores tienen el mismo derecho a ser protegidos '. No dividió la Cámara, pero la medida fue derrotada en los Lores el 24 de julio.

Tenía la intención de buscar la reelección de Weymouth en la disolución de 1812, aparentemente alentado por Ure, pero era inaceptable para el duque de Cumberland, el fideicomisario dominante de Johnstone, probablemente porque sus puntos de vista independientes y su conducta lo hacían parecer una fuerza potencialmente disruptiva. . La viuda de Johnstone le dijo a James Brougham, el 26 de octubre de 1812:

Entre nous Creo que el gobierno deseaba que Joseph se fuera, y no estoy seguro, pero está mejor. fuera del camino. Hizo demasiado aquí y se había apoderado increíblemente de algunas de las personas.

Su indignación expresada públicamente amenazó con avergonzar a Cumberland, y finalmente fue comprado con £ 1,000, aunque nominalmente se mantuvo en la votación y se pensó que había inspirado un ataque posterior a Cumberland en el Whig independiente. En las elecciones parciales de 1813 se rumoreaba que se uniría al ataque contra los intereses de los fideicomisarios, pero no lo hizo. Probablemente fue el "Sr. Hume" que hizo un intento fallido de abrir el barrio de bolsillo de Lord Lonsdale en Cockermouth en 1812.7

Cuando volvió a entrar en la Cámara en 1818 fue como un radical agresivamente independiente, con una filosofía política basada en las ideas de Bentham y Mill y una relación de trabajo con Francis Place. Parece probable que su conversión al radicalismo surgiera de su interés por la educación y su consiguiente asociación con Place en las actividades de la Asociación de Escuelas Británicas y Extranjeras y la Asociación Lancasteriana de West London. En 1827, Place recordó que había conocido a Hume por primera vez a través del cuáquero Joseph Fox en junio de 1813, cuando el duque de Kent le ordenó a Hume que averiguara los detalles de los intentos de Place de resolver la disputa entre Joseph Lancaster y sus fideicomisarios. La relación probablemente fue alentada por Mill, su conocido mutuo. En 1836, Place le dijo a la Sra. Grote:

Mill lo fijó en mí hace unos 25 años. Lo encontré desprovisto de información, aburrido y egoísta. Desde el país del que vino, la India, y la forma en que comenzó su vida pública aquí, no confiaba en él para un buen servicio, y no tenía motivos para confiar en su integridad. Mill dijo, trabaja con él y saldrá, hay mucho en él que crecerá con una buena lactancia. Las predicciones de Mill se hicieron realidad. Hume mostró sus capacidades y su imperturbable perseverancia que han vencido toda oposición y ahí está el hombre de los hombres.

Hume tardó varios años en ganarse la estima total de Place. El 9 de diciembre de 1815, Place le contó con horror a Mill una historia actual de que, poco antes de su reciente matrimonio con una rica heredera, Hume había abandonado cruelmente a su amante embarazada, con quien ya había tenido dos hijos:

Nunca me gustó Hume. No pude dejar de ver que era orgulloso, insolente y ofensivo con todos aquellos a quienes se atrevía a exhibirse: mezquino, vergonzoso, abyecto, de rango y poder. Puedo hacer negocios con el señor Hume como con cualquier hombre común, pero él no será amigo mío.

Repetidamente, pero en vano, solicitó un puesto en la junta directiva de la Compañía de las Indias Orientales entre 1812 y 1818, y se convirtió en el crítico más locuaz e implacable de la gestión financiera de la Compañía.9 En 1816 publicó Un plan para un nuevo sistema general de pesos y un folleto que aboga por el establecimiento de un régimen general para las cajas de ahorros.

En 1818, Hume, que era miembro del comité electoral de los radicales de Westminster, visitó Bishop's Castle, pero finalmente se presentó, con el apoyo del Whig William Maule *, para el distrito de Aberdeen de burghs, que incluía Montrose, donde se estableció el una nueva constitución había dado mayor peso a los elementos populares en los asuntos municipales. Proporcionó un sustituto para Bishop's Castle y, de pie sobre una plataforma independiente explícitamente radical, llevó los burgos con notable facilidad contra el miembro ministerialista en ejercicio. En su discurso de victoria, cuando se describió a sí mismo como `` el representante independiente y sin cadenas del único burgo libre e independiente de Escocia '', abogó por un progreso gradual hacia el `` medio feliz '' de `` una representación no influida por el poder e indiferente al clamor popular ''. 'y la eliminación de las sinecuras y los gastos extravagantes, y condenó el mantenimiento de un gran ejército permanente en tiempos de paz.10

Hume, que se dividió constante y regularmente con el ala izquierda de la oposición en 1819, rápidamente dejó su huella en la Cámara como un crítico voluble y tenazmente persistente del derroche y la profusión en todas las ramas de la administración. El informe en Los tiempos de sus comentarios sobre la indiferencia de Canning ante la angustia popular, el 8 de junio, se consideró difamatorio. Hume lo atribuyó a una tergiversación involuntaria y el furor pronto disminuyó, aunque estaba asombrado por la alegación de Burdett, el 16 de junio, de que sus palabras habían sido informadas con precisión.11 No tomó ninguna iniciativa sobre la reforma parlamentaria, pero se opuso a la apresurada aprobación de las acusaciones de Westminster. proyecto de ley, 1 y 3 de febrero, apoyó la reforma del burgo escocés, 23 de marzo, 1 de abril y 6 de mayo, y fue nombrado miembro de la comisión de investigación. Votó por una extensión del derecho al voto en Penryn, el 22 de junio, y por la moción de reforma de Burdett, el 1 de julio, "de conformidad con la opinión de sus electores" a favor de "una reforma moderada". Continuó exponiendo las doctrinas de la economía política ortodoxa, pidió la reforma de la Ley de Pobres en el modelo utilitarista y abogó por la reforma judicial y la derogación de las Leyes Combinadas.

En agosto de 1819, Hume explicó su credo político a su amigo George Sinclair *:

Para mí, la economía está a la orden del día, y la veo como la mejor reforma que se puede intentar. Tributación y gastos extraordinarios. son las enfermedades del Estado y reducción de gastos. lo curará.12

Provocó alboroto al trasladar el aplazamiento del debate al discurso del 23 de noviembre de 1819, y al día siguiente argumentó que `` la verdadera fuente de nuestras dificultades y angustias se remonta a nuestros abrumadores impuestos y a la negación de una adecuada reforma en esa casa '. Se dividió hasta el amargo final contra las Seis Actas, presentó una enmienda infructuosa al proyecto de ley de reuniones sediciosas, el 13 de diciembre, y aseguró la producción de información sobre los gastos coloniales y navales, el 29 de noviembre y el 8 de diciembre de 1819. En febrero de 1820 él Insistidamente acosaba a los ministros para que aclararan sus planes de provisión para la reina Carolina.

En 1821, Farington describió a Hume como "un orador sencillo y firme, pero no un orador". De hecho, era uno de los oradores más aburridos de su época y tenía poca imaginación o conciencia táctica. Él mismo admitió ante Sinclair:

la casa de los Comunes . están . impaciente por los detalles, y hacer que todo hombre que, como yo, tenga la desgracia de considerar que un todo está hecho de partes, y que un aumento o una disminución, o una comprensión adecuada de ese todo, se adquiere mejor mediante un conocimiento íntimo de las partes. , sólo soportable porque el decoro les prohíbe por completo menospreciarlo.13

Sin embargo, fue insensible al ridículo y, con su inmensa energía física y su obstinada perseverancia, se estableció durante su larga carrera como el principal defensor parlamentario de la reducción de gastos y la economía, y una figura prominente en la política radical. Murió el 20 de febrero de 1855.


Sobre la humanidad de la Ilustración

Hoy, David Hume es honrado con una estatua de bronce en la Royal Mile de Edimburgo. La estatua ocupa su lugar en el corazón histórico de una gran ciudad en la que Hume vivió y trabajó. Se encuentra a pocos pasos de la Advocates Library, un lugar al que sirvió diligentemente como bibliotecario, fomentando el conocimiento y su circulación entre el público lector privilegiado, y al que contribuyó como escritor, pensador e interlocutor con otros intelectuales en Escocia y en toda Europa. .

La estatua moderna, durante mucho tiempo verde por la oxidación, imagina a Hume como un filósofo griego o romano moderno. Su túnica suelta casi indigna y su libro sugieren un mayor compromiso con la erudición y el conocimiento por encima de las comodidades mundanas, irónico para un hombre conocido como un elegante bon vivant. Muchos turistas han visto la estatua, se han hecho selfies con ella, han posado junto a ella, han frotado cariñosamente el dedo del pie de Hume "para que tenga suerte" hasta que brille suavemente. Yo mismo pasé frente a la estatua muchas veces en todos los climas que Escocia puede reunir para sus visitantes: en los vientos feroces que azotan los adoquines en aguanieve y nieve en la infame niebla "haar" que llega desde el Forth en la lluvia que se empapa con una determinación tan invencible que lo llamarías sanguinario y bajo un sol glorioso y brillante. En todos los tiempos, allí se sienta Hume tranquilizadoramente con su libro, en verde óxido ofreciendo cómicamente su dedo bronceado. Cutis todo menos blanco. También hay una ironía.

¿Quiere recibir lo mejor de la religión y la ética en su buzón de correo? Suscríbase a nuestro boletín semanal.

Subscripción de correspondencia

Su información se maneja de acuerdo con la Declaración de recopilación de privacidad de ABC.

David Hume ha sido considerado durante mucho tiempo una de las principales figuras intelectuales en un período notable de la historia de Escocia hoy conocido como la Ilustración escocesa. La Ilustración de Escocia fue una repetición local de una renovación intelectual, cultural, política y social en toda Europa a lo largo del siglo XVIII. Una vez descrito como un movimiento único y unificado: los Ilustración: los eruditos tienden ahora a hablar de una multiplicidad de Iluminaciones desde Escocia hasta Rusia, Escandinavia y el Mediterráneo. Si bien algunos académicos hablan de la Ilustración global, todos están de acuerdo en que la Ilustración europea tuvo un efecto profundo en la historia mundial y, de hecho, fue responsable de generar nuestra comprensión "moderna" del mundo como una entidad integrada, vinculada por el comercio y el comercio y respaldada por una suposición. que la humanidad es un valor universalmente compartido, en igual medida, por todos los seres humanos.

Ya sea en sus parroquiales variantes europeas o en iteraciones globales, la Ilustración se entiende hoy como un período de extraordinario dinamismo intelectual que nos legó ideas de humanidad universal, derechos naturales, gobierno basado en el consentimiento de los gobernados, reforma carcelaria, avance médico y una serie de logros científicos.

He pasado una buena parte de mi carrera investigando, escribiendo e intentando comprender la Ilustración de Europa, y he centrado una atención especial en la Ilustración de Escocia. Fue la Ilustración de Escocia la que produjo la primera teoría moderna de la antigüedad geológica de la tierra (James Hutton), la economía política de lo que ahora llamamos capitalismo (Adam Smith), los primeros análisis morales y sociológicos de la división del trabajo (Adam Ferguson ), los primeros estudios experimentales de oxígeno y dióxido de carbono (Joseph Black), así como una serie de innovaciones en los campos de la medicina (William Cullen), la anatomía (Alexander Munro), la antropología (John Millar) y la filosofía (David Hume ).


Vida de Sir Joshua Walmsley & # 8211 Capítulo XVI.

CAPITULO XVI. Este capítulo nos lleva de vuelta a la política. Los tejedores de armazón a los que se hace referencia en el capítulo producían tejidos de punto y encajes. Era una industria artesanal trabajando desde casa a destajo. Básicamente, tuvieron una vida bastante espantosa. Las pequeñas puntadas en la tela estaban produciendo personas arruinadas y la vista de las personas con bastante rapidez. Los marcos utilizados se alquilaban a intermediarios, por lo que eran costosos de usar y las tejedoras trabajaban por salarios de pobreza. Sir Henry Halford fue el Tory M.P. para el sur de Leicestershire, por lo que el apoyo de Josh a su proyecto de ley para reducir la influencia de los intermediarios fue un esfuerzo de todos los partidos. Petitioning against the elected M.P.’s was an almost standard procedure at the time, and was sometimes successful, sometimes not. Finally to the briefest mention of family – ” Death had been busy, too, in his own family. ” This one sentence covers the deaths of probably two daughters. Adeline – Josh’s fourth child, born in 1824 had died at Ranton Abbey in 1842 aged 18, and another daughter Mary born in 1832 died the same year. It’s a curiously cold sentence from Hugh about two younger sisters. There is even the intriguing possibility that it could refer to Josh’s mother as well she gets the briefest of mentions in chapter one ” Mrs. Walmsley is described as a woman of energy and ability.” and ” but trouble…….. the husband and wife separated. ” It is entirely possible that she could have died in her late seventies around this time. But almost nothing is known about her, and she doesn’t seem to have been part of his life since his very early childhood.

Some time previous to Mr. Stephenson’s death, Sir Joshua had left Ranton Abbey. Death had been busy, too, in his own family. Country pursuits began to pall on him, and so when in the spring of 1847 a numerously-signed requisition was forwarded to him from the inhabitants of Leicester, he finally made up his mind to contest that borough. He was no stranger to the town, for the extensive collieries of Snibstone and Whitwick adjoined and supplied it. In June, 1847, Parliament died a natural death. The condition of the frame-work knitters had long excited his warm interest. These people worked from twelve to sixteen hours a day, not un-frequently losing their eyesight after some years of this labour, after earning on an average about six shillings a week, all charges deducted. Sir Henry Halford had brought this state of things before Parliament, but with no result. The words of one of these poor fellows, before a Parliamentary committee, will sum up their case better than any description that we can give of it : “ There is no race of people under the sun,” he said, “ so oppressed as we are, who work the hours we do for the pay we get.” During Sir Joshua’s connection with Leicester he was continually battling against their wrongs. The extortions of the middlemen, who hired out the frames at arbitrary prices, and who had the giving out of the work, ground the unfortunate labourers to the dust. These middlemen had virtually become their masters, and it was asserted loudly that, besides charging a percentage on the work they gave, they actually paid a lower price for it than that which they themselves received from the manufacturers.

Bell Hotel, Leicester. It was originally a Georgian coaching inn.

Sir Joshua’s address to the electors was in substance, much the same as that issued to the electors of Liverpool years before. The two candidates were introduced to the constituency. A crowd had assembled before Bell’s Hotel, from the balcony of which the candidates spoke. Somewhat apart hung a group of careworn-looking men, gathered around a cart, in which stood one man, evidently the leader of the opposition. These were the frame-workers, and their leader was George Buckby, who had stated his determination to contest the borough, should he not be satisfied with the Liberal candidates. At the close of Sir Joshua’s speech he rose, and drew a vivid picture of the frame-workers’ wrongs, to which the knitters listened eagerly.

Referring to Sir Henry Halford’s Bill, Mr. Buckby asked Sir Joshua if he could pledge himself to vote for a similar bill, should one be brought forward in the next Parliament. Sir Joshua’s answer was direct and to the point. He would not pledge himself to vote for any bill before he knew whether its provisions would be really beneficial. ” I tell you,” he said, ” that we never can either directly or indirectly legislate on the question of the rate of wages. & # 8220 As the crowd cheered this sentiment the knitters muttered “Shame ! ” “The rights of labour, “ continued Sir Joshua, ” are sacred to the poor man, and I shall be the last to interfere with those rights. But if it is shown to me that injustice is done to you, I shall receive any information you are willing to give me, and then see what can be done to remove the injustice. But you must first make your minds up clearly upon the subject, discuss it fairly and calmly, and let us know the result. I shall not pledge myself to any particular measure but this I assure you, that not this measure alone, but every bill that comes before me which promises really to benefit the working classes, that is my bill, and that shall have my support. In benefiting the working-man I benefit the whole community, for I know the rich and powerful are able to take care of themselves.”

Mr. Buckby declared that the drift of Sir Joshua’s answer was that no legislative interference would be of any use to the frame-work knitters, and accordingly he announced his intention of going to the poll and opening houses in different parts of the town.

Two nights after, Sir Joshua again met the electors at the New Hall. The building was crowded several knitters had succeeded in securing places. ” The quietness of their demeanour, “ he says, ” and the attention with which they followed my speech were noticeable throughout, and contrasted with the aggressiveness with which they had met me on the previous evening. & # 8221

The day following this meeting there appeared a handbill, signed by a number of frame-work knitters, amongst which figured conspicuously the signature of Mr. Buckby, calling upon the working classes to vote for Sir Joshua Walmsley and Mr. Gardiner Mr. Buckby, satisfied with the Liberal candidates’ views, had renounced his intention of endeavouring to enter Parliament.

The election took place on the 31st July. Before five o’clock in the morning, the streets were full of bustle. It was an anxious day for the knitters, who crowded the market-place before the polling hour. Sir Joshua’s name headed the first return, Mr. Gardiner came after him, and to the end of the contest the two Liberals kept their places. At four o’clock the mayor proclaimed their election.

Sir Joshua now set himself to inquire into the cause of the great misery of the frame- work knitters.

” Before the opening of Parliament, “ he says, ” I spent much time in Leicester, personally visiting and receiving visits from the workmen. It was with the determination to advocate their cause, and if possible to obtain some amelioration of their lot, that I took my seat in the House. & # 8221

When Sir Henry Halford again brought forward his bill. Sir Joshua strenuously supported the proposed inquiry. ” In the midland counties,” he said, in the course of his speech, ” there are thirty-six thousand frames, each supporting on an average three or four individuals, so that the population employed in frame- work knitting amounts to one hundred and twenty or one hundred and thirty thousand souls.” He drew a vivid picture of the destitution which he had himself witnessed.

On the occasion of Sir Joshua’s first speech in Parliament, Mr. Hume and he took opposite views of the question at issue. The former, opposing all interference between workmen and masters, voted against Sir Henry Halford’s Bill. It is one of the few instances in which, during the period they worked together in Parliament, Sir Joshua’s and Mr. Hume’s votes were opposed.

” The career which I was now eagerly entering upon, “ says Sir Joshua, ” was suddenly cut short. A petition against the member for Leicester, on the plea of bribery, was sent up to Parliament by the Tories. No sooner was the petition presented, than the leading Liberals in Leicester subscribed a fund more than sufficient at the very outset to cover all expenses, and engaged the services of eminent counsel to defend their representatives. & # 8220

” It was some time before a Parliamentary inquiry was granted. Most of the frivolous charges against Mr. Gardiner and myself melted before the cross examination of our counsel. One charge, however, our opponents were able to substantiate. Some bills at two public-houses that were wont to hang out the Liberal colours had been left unsettled at a previous election by the Liberal candidates. These bills our agents had paid. The committee, clearing us of all connivance in the matter, reported the result of the inquiry to the Houses, and towards the end of August a new writ was issued for the borough of Leicester. & # 8220

” I was deeply hurt by the slur cast upon my election. I was disheartened also at being interrupted in the work I had so far gone into connected with the cause of the frame-work knitters. On the news reaching Leicester of the issuing of a new writ, a meeting was called in the town. Its purpose was, first, to deplore the loss of their representatives secondly, to clear the borough from the charge of corruption, by determinedly acting upon the principle of purity of election. Mr. Ellis and Mr. Harris, who had been our zealous supporters, came forward as candidates, and their nomination and election were uncontested. & # 8221

Sir Joshua pledged himself to his late constituents to stand for Leicester the first opportunity that presented itself. He was to redeem his pledge a few years later, and that also of calling the attention of Parliament to the condition of the knitters.


Dictionary of National Biography, 1885-1900/Hume, Joseph

HUME, JOSEPH (1777–1855), politician, was younger son of a shipmaster of Montrose, Forfarshire, where he was born on 22 Jan. 1777. His mother, early left a widow, kept a crockery stall in the market-place, and having put her son to school in the town, apprenticed him in 1790 to a local surgeon. After three years he was sent to study medicine successively at Aberdeen, Edinburgh, and London, and in 1796 became a member of the College of Surgeons of Edinburgh, and on 2 Feb. in the following year an assistant surgeon in the sea-service of the East India Company. This post was obtained for him by the influence of David Scott of Dunninald, Forfarshire, a director of the East India Company and M.P. for Forfar. He made his first voyage out in 1797, became a full assistant surgeon on 12 Nov. 1799, and was posted to the ship Houghton. On the voyage out he discharged satisfactorily the duties of the purser who died. He was then transferred to the land service of the company, and devoted himself zealously to the study of the native languages and religions. Having rapidly mastered Hindostani and Persian, he was employed by the administration in political duties. In 1801 he joined the army at Bundelcund on the eve of the Mahratta war as surgeon to the 18th sepoy regiment, and was at once appointed interpreter to Lieutenant-colonel Powell, commanding one of the forces. In 1802 he rendered the government an important service by devising a safe means of drying the stock of gunpowder, which was found to have become damp. During the war he filled several high posts in the offices of the paymaster of the forces, the prize agency office, and the commissariat, and at its conclusion was publicly thanked by Lord Lake. His opportunities of enriching himself had not been neglected, and in 1807 he was able to return to Bengal with 40,000l. and to quit the service. He landed in England in 1808, and spent some years in travel and study. He visited the whole of the United Kingdom in 1809, more especially the manufacturing towns, and travelled during 1810 and 1811 in the Mediterranean and in Egypt, and he published in 1812 a translation in blank verse of the `Inferno' of Dante.

In the same year he began a political career at home. On the death of Sir John Lowther Johnstone he was returned in January 1812 for Weymouth, having purchased two elections to the seat but when upon the dissolution in the autumn of 1812 the owners of the borough refused to re-elect him, he took proceedings for the recovery of his money, and succeeded in getting a portion returned. While he held the seat he supported the tory government, and opposed the Framework Knitters Bill in the interest of the manufacturers.

Before re-entering parliament Hume took an active part upon the central committee of the Lancastrian schools system, and studied the condition of the working classes, publishing a pamphlet on savings banks. He also devoted great attention to Indian affairs, and tried strenuously but without success to obtain election to the directorate of the East India Company. He was indefatigable at proprietors' meetings in exposing abuses, and published some of his speeches at the Court of Proprietors. Upon the expiry of the charter of 1793 he advocated freedom of trade with India, and pointed out that it must result in an immense expansion of commerce with the East. He re-entered parliament under liberal auspices in 1818 as member for the Border burghs, joining the opposition in 1819. He was re-elected for the same constituency in 1820, and remained in parliament, excepting during 1841, when he unsuccessfully contested Leeds, until his death. He represented the Aberdeen burghs till 1830 Middlesex from 1830, when he was returned unopposed, till July 1837, when Colonel Wood defeated him by a small majority Kilkenny from 1837 to 1841, for which seat he was selected by O'Connell (see Harris , Radical Party in Parliament, pag. 285) and Montrose from 1842 till he died. In 1820 he drew attention to the enormously disproportionate cost of collecting the revenue, and forced the appointment of a select committee, which reported in his favour. In 1822 he opposed Vansittart's scheme for the reduction of the pension charges, in 1824 obtained a select committee on the Combination Acts, and moved in the same year for an inquiry into the state of the Irish church. In 1830, however, he with other reformers supported the Duke of Wellington upon Knatchbull's motion on the agricultural distress, and so saved him from defeat for the moment. He advocated the extension of representation to the colonies during the debates on the Reform Bill on 16 Aug. 1831, and in 1834 moved the repeal of the Corn Laws. In 1835 and 1836 he was active in attacking the Orange Society, to which was imputed a design to alter the succession to the throne (see Martineau , Hist. of the Peace, ii. 266).

For thirty years he was a leader of the radical party. His industry and patience ​ were almost boundless, and he was indefatigable in exposing every kind of extravagance and abuse, but he particularly devoted himself to financial questions, and it was chiefly through his efforts that `retrenchment' was added to the words `peace and reform' as the party watchword. He spent much time and money on analysing the returns of public expenditure, and maintained a staff of clerks for the purpose. His speeches were innumerable. He spoke longer and oftener and probably worse than any other private member, but he saw most of the causes which he advocated succeed in the end (see Notes and Queries, 6th ser. I. 15, 200). He secured the abandonment of the policy of a sinking fund, urged the abolition of flogging in the army and pressing for the navy, and of imprisonment for debt he carried the repeal of the combination laws, and those prohibiting the emigration of workmen and the export of machinery was an earnest advocate of catholic emancipation, the repeal of the Test and Corporation Acts, and of parliamentary reform. In 1824 he became a trustee of the loan raised for the assistance of the Greek insurgents, and was subsequently charged with jobbery in connection with it. All, however, that he appears to have done was to press for and obtain from the Greek deputies terms by which, on the loan going to a discount, he was relieved of his holding advantageously to himself (see John Francis , Chronicles of the Stock Exchange, ed. 1855, ch. xiv. Quarterly Review article on the 'Greek Committee,' vol. xxxv. Lockhart , Life of Scott, vi. 383). When he died he had served on more committees of the House of Commons than any other member. He was a privy councillor, deputy-lieutenant for Middlesex, a magistrate for Westminster, Middlesex, and Norfolk, a vice-president of the Society for the Encouragement of Arts, Manufactures, and Commerce, a member of the Board of Agriculture, and a fellow of the Royal Society and of the Royal Asiatic Society, and was twice lord rector of Aberdeen University. Though of an excellent constitution, his health began to fail as early as 1849 ( Cornewall Lewis , Letras, September 1849) in 1854 he was taken ill when in Caithnessshire, and died at his seat, Burnley Hall, Norfolk, on 20 Feb. 1855, and was buried at Kensal Green cemetery. He married a daughter of Mr. Burnley of Guilford Street, London, a wealthy East India proprietor, by whom he had six children, of whom one, Joseph Burnley Hume, was secretary to the commission to inquire into abuses at the mint.

[Hansard's Parliamentary Debates are the best record of Hume's incessant political activity. See Speech of Lord Palmerston, 26 Feb. 1855, for an estimate of his character and career. See also Anderson's Scottish NationGreville Memoirs Harris's Radical Party in Parliament Times, 22 Feb. 1855 an obituary poem by his son, J. B. Hume, in Brit. Mus., Lond. 1855 Ann. Reg. 1855 Fitzpatrick's Correspondence of D. O'Connell Buckingham's Memoirs of the Court during the Regency and Reigns of George IV and William IV, and authorities cited above. There is a description of his personal appearance in the People's Journal, iv. 37, and a ludicrously hostile article in the United States Review, iv. 291, which seems to collect all the gossip ever uttered against him.]


Political career [ edit ]

In 1812, he purchased a seat in Parliament for Weymouth, Dorset, England, and voted as a Tory. When the parliament was dissolved the patron refused to return his money, and Hume brought an action to recover part of it. Six years later, Hume again entered the House, and made acquaintance with James Mill and the philosophical reformers of the school of Jeremy Bentham. He joined with Francis Place, of Westminster, and other philanthropists, to help improve the condition of the working classes, labouring especially to establish schools for them on the Lancastrian system, and forming savings banks.

In 1818, soon after getting married, he was returned to Parliament as member for the Aberdeen Burghs, Borders, Scotland. He was afterwards successively elected for Middlesex, England (1830), Kilkenny, Ireland (1837) and for the Montrose Burghs, Montrose, Scotland (1842), in the service of which constituency he died.


Chapter 11 - Joseph Hume and the reformation of India, 1819–33

In August 1831 Joseph Hume, the radical MP for Middlesex, introduced a little-known amendment to the reform bill. He proposed that nineteen extra MPs should be added to the House of Commons for the colonies (four for British India, eight for the Crown Colonies, three each for British America and the West Indies, and one for the Channel Islands). All those eligible for jury service would constitute the electorate in these colonies, and their chosen representatives would sit in Parliament for a guaranteed three years. Somewhat surprisingly, Hume's amendment was supported, not by his radical or Whig colleagues, but by a rather motley collection of ultra Tories: the Marquis of Chandos, Sir John Malcolm and Sir Charles Wetherell amongst the most prominent of those who seemed to have little problem with extending the vote to thousands overseas whilst resisting the £10 franchise at home. Less surprisingly, the amendment was defeated, and although the Duke of Richmond tried to press it on his cabinet colleagues later in the year as they drafted the third version of their reform bill, the attempt to introduce direct representation of the colonies was unsuccessful in 1832, just as it had been when advocated sixty years earlier by principled Whigs such as George Grenville, and as it was later in the nineteenth century when put forward by cunning Tories such as George Curzon.

Hume's amendment, however, is more than a curious footnote to the history of parliamentary representation.


Ver el vídeo: Bust Of Joseph Hume National Museum Edinburgh Scotland (Enero 2022).