Podcasts de historia

Roald Amundsen se convierte en el primer explorador en llegar al Polo Sur

Roald Amundsen se convierte en el primer explorador en llegar al Polo Sur

El noruego Roald Amundsen se convierte en el primer explorador en llegar al Polo Sur, superando a su rival británico, Robert Falcon Scott.

Amundsen, nacido en Borge, cerca de Oslo, en 1872, fue una de las grandes figuras de la exploración polar. En 1897, fue primer oficial de una expedición belga que fue la primera en pasar el invierno en la Antártida. En 1903, dirigió el balandro de 47 toneladas Gjöa a través del Paso del Noroeste y alrededor de la costa canadiense, el primer navegante en realizar el traicionero viaje. Amundsen planeaba ser el primer hombre en llegar al Polo Norte y estaba a punto de embarcarse en 1909 cuando se enteró de que el estadounidense Robert Peary había logrado la hazaña.

LEER MÁS: La carrera traicionera hacia el Polo Sur

Amundsen completó sus preparativos y en junio de 1910 zarpó hacia la Antártida, donde también se dirigía el explorador inglés Robert F. Scott con el objetivo de llegar al Polo Sur. A principios de 1911, Amundsen navegó en su barco hacia la Bahía de las Ballenas en la Antártida y estableció el campamento base 60 millas más cerca del polo que Scott. En octubre, ambos exploradores partieron: Amundsen con perros de trineo y Scott con trineos a motor siberianos, ponis siberianos y perros. El 14 de diciembre de 1911, la expedición de Amundsen ganó la carrera hacia el Polo y regresó a salvo al campo base a fines de enero.

La expedición de Scott fue menos afortunada. Los trineos de motor se averiaron, hubo que disparar a los ponis y los equipos de perros fueron enviados de regreso mientras Scott y cuatro compañeros continuaban a pie. El 18 de enero de 1912, llegaron al polo solo para descubrir que Amundsen les había precedido por más de un mes. El clima en el viaje de regreso fue excepcionalmente malo —dos miembros murieron— y una tormenta más tarde atrapó a Scott ya los otros dos sobrevivientes en su tienda a solo 11 millas de su campamento base. El cuerpo congelado de Scott fue encontrado más tarde ese año.

Después de su histórico viaje a la Antártida, Amundsen estableció un exitoso negocio de transporte marítimo. Más tarde intentó convertirse en el primer explorador en sobrevolar el Polo Norte. En 1925, en un avión, voló a 150 millas de la meta. En 1926, pasó sobre el Polo Norte en un dirigible solo tres días después de que el explorador estadounidense Richard E. Byrd aparentemente lo hiciera en un avión. En 1996, se encontró un diario que Byrd había llevado en el vuelo que parecía sugerir que había retrocedido 150 millas antes de su objetivo debido a una fuga de aceite, lo que convirtió a la expedición en dirigible de Amundsen en el primer vuelo sobre el Polo Norte.

En 1928, Amundsen perdió la vida mientras intentaba rescatar a un compañero explorador cuyo dirigible se había estrellado en el mar cerca de Spitsbergen, Noruega.


Roald Engebreth Gravning Amundsen nació en 1872 en Borge, Noruega. A una edad temprana, se sintió fascinado por la exploración polar, durmiendo con las ventanas de su dormitorio abiertas durante los peores inviernos noruegos para ayudarlo a prepararse para su futura carrera. Incluso dejó la universidad para dirigirse al mar con los capitanes balleneros del Ártico.

El padre de Amundsen era propietario de un barco y provenía de una familia de personas conectadas al mar. Su madre había querido que fuera médico, carrera por la que comenzó a estudiar hasta su muerte, cuando centró su atención en su verdadero interés por explorar.


En este día: Roald Amundsen se convierte en el primer hombre en llegar al Polo Sur

Roald Amundsen, un explorador noruego que en 1898 formó parte de la primera expedición al invierno en la Antártida y en 1903 se convirtió en el primer hombre en navegar por el Paso del Noroeste, había estado planeando una expedición al Polo Norte en septiembre de 1910, pero perdió el interés. cuando escuchó que los estadounidenses Robert Peary y Frederick Cook habían logrado la hazaña en abril de 1909.

Amundsen comenzó a planear en secreto viajar al Polo Sur. En octubre, envió un telegrama notificando al explorador británico Robert Falcon Scott, que estaba preparando una exploración del Polo Sur, de sus intenciones. & ldquoBeg dejar para informarle sobre la Antártida. Amundsen ”, decía el telegrama.

Así comenzó la carrera hacia el Polo Sur. Cada grupo llegó a la Antártida en enero de 1911. Scott estableció el campamento base en McMurdo Sound, mientras que Amundsen instaló su campamento, llamado Framheim, en la Bahía de las Ballenas en la plataforma de hielo Ross, ubicada a 60 millas más cerca del polo.

Las dos partes se prepararon para el viaje al polo haciendo expediciones al sur y estableciendo depósitos de suministros a lo largo de sus caminos previstos. El grupo de Amundsen, que dependía de perros de trineo, llegó más al sur que el grupo de Scott, cuyos ponis siberianos estaban menos equipados para las condiciones.

Amundsen partió hacia el polo con siete hombres en septiembre, el comienzo de la primavera antártica. Apenas unos días después de su viaje, el clima se volvió frío y se retiraron a Framheim. Hjalmer Johansen criticó el liderazgo de Amundsen & rsquos y fue expulsado del grupo itinerante. El humillado Johansen se suicidaría más tarde a su regreso a Noruega.

Amundsen comenzó su segundo empujón por la pértiga el 20 de octubre, acompañado de cuatro hombres y más de 50 perros. Scott y sus 13 hombres partieron de su campamento el 1 de noviembre con perros, ponis y trineos a motor.

La fiesta de Scott se vio frenada por muchos contratiempos: los trineos a motor no funcionaron de manera confiable en el frío y los ponis no pudieron manejar el viaje. Los exploradores tuvieron que abandonar los trineos y finalmente mataron a todos los ponis para comer.

Viajando mucho más ligero, el equipo de Amundsen tuvo pocas dificultades. En la tarde del 14 de diciembre, los cinco exploradores & mdashAmundsen, Helmer Hanssen, Olav Bjaaland, Sverre Hassel y Oscar Wisting & mdash se convirtieron en los primeros hombres en llegar al Polo Sur.

Amundsen escribió más tarde: "Después de que nos detuvimos, nos reunimos y nos felicitamos". & hellip Después de esto procedimos al acto más grande y solemne de todo el viaje & mdash la plantación de nuestra bandera. Y demonios, había determinado que el acto de plantarlo y el evento histórico debía dividirse por igual entre todos nosotros. No era para que un hombre hiciera esto, era para todos los que habían arriesgado sus vidas en la lucha y se habían mantenido unidos en las buenas y en las malas. & Rdquo

Eventos relacionados

Bjaaland tomó fotografías de sus cuatro compañeros exploradores mientras posaban cerca de la bandera. Antes de que el grupo abandonara el polo el 16 de diciembre, Amundsen se fue a buscar suministros a Scott y una nota pidiéndole que le dijera al rey noruego Haakon VII de su logro. El grupo llegó sano y salvo a Framheim el 25 de enero, 99 días y 1.860 millas después de su partida.

Scott, por su parte, no llegó al Polo Sur hasta el 17 de enero, 33 días después de Amundsen. Él y los otros cuatro hombres elegidos para dar el empujón final: Edward Wilson, Henry Bowers, Lawrence Oates y Edgar Evans, estaban sufriendo de desnutrición, congelación, hipotermia y probablemente escorbuto. Se sintieron desanimados al encontrar la bandera noruega esperándolos.

Scott escribió en su diario, & ldquoThe Pole. Sí, pero en circunstancias muy diferentes a las esperadas. Hemos tenido un día horrible y, para nuestra decepción, hemos tenido un viento en contra de 4 a 5, con una temperatura de -22 grados, y compañeros trabajando con pies y manos fríos. & hellip ¡Gran Dios! Este es un lugar espantoso y lo suficientemente terrible como para que lo hayamos trabajado sin la recompensa de la prioridad. & Rdquo

En el viaje de regreso, Evans cayó en una grieta y sufrió una lesión en la cabeza, lo que contribuyó a su muerte 15 días después. El capitán Oates decidió poner fin a su vida mientras salía de su tienda de campaña hacia una muerte segura, les dijo a sus camaradas: "Solo voy a salir y puede que pase algún tiempo". Los tres hombres restantes murieron solo unos días después.


'Amundsen' explora la vida del primer hombre en llegar al Polo Sur

Venció a los británicos hasta el Polo Sur, luego estudió las corrientes oceánicas en el Océano Ártico durante casi cinco años. Es uno de los exploradores más atrevidos y prolíficos de la historia moderna, y finalmente está obteniendo la película que se merece.

Escrito por Ravn Lanesskog y dirigido por Espen Sandberg (Kon-Tiki, Piratas del Caribe: Los hombres muertos no cuentan cuentos), Amundsen sigue al famoso explorador noruego Roald Amundsen mientras hace historia al convertirse en la primera persona en viajar al Polo Sur, junto con su vida rocosa derivada de la traumática muerte de sus padres hasta su exploración final.

Los orígenes de la historia comenzaron con un paseo por un museo en Noruega.

“Siempre me ha intrigado Amundsen”, dice Sandberg. "Aprendí sobre él en la escuela y vivo cerca del museo". Sandberg recuerda caminar por el museo con sus hijos y sentirse intrigado por las exposiciones espectaculares y las imágenes de todo. Como cualquier cineasta curioso, comenzó a leer más sobre la vida de Roald Amundsen y encontró un misterio que tenía que resolver.

“A pesar de que logró mucho en su vida, estaba enojado y frustrado al final. Algo extraño estaba sucediendo ", dice Sandberg, y agrega que quería determinar por qué la vida de este explorador meticuloso terminó de la manera en que lo hizo. "¿Por qué el hombre conocido por estar tan preparado, fue a una misión extraña sin preparación?"

Contando la historia de Amundsen

Teniendo en cuenta que Amundsen tiene un museo dedicado a su vida, había mucho material en el que sumergirse. Reducirlo a una película de dos horas fue una tarea en sí misma.

Sandberg pasó de dos a tres años trabajando con el guionista Lanesskog (El ultimo rey) para clasificar el material, que incluía innumerables libros, artefactos y material de museo, y los diarios traducidos de todas las personas que participaron en las expediciones.

“Nos tomó un tiempo descifrar lo que queríamos decir, que era demasiado, y luego encontrar la estructura ideal para ello. Íbamos y veníamos un poco antes de terminar donde lo hicimos ”, explica Sandberg.

Para Sandberg y Lanesskog, encontraron la línea emocional entre su interés amoroso, Bess (Katherine Waterston) y su hermano, Leon (Christian Rubeck). Comienza con Leon leyendo que su hermano ha desaparecido y, cuando camina hacia la casa de Roald, encuentra a Bess allí. A medida que aprendemos sobre la vida de Roald desde sus perspectivas, vemos aparecer dos versiones diferentes.

Sandberg afirma: “Cuando empezamos a pensar en la película, el hermano no era tan prominente. Era más una historia sobre Roald (interpretado por Pål Sverre Hagen en la película). Luego nos dimos cuenta rápidamente de que el hermano era una forma interesante de entrar y también de que contar la historia de forma lineal de principio a fin era demasiado 'aburrido' ".

León se convirtió en una herramienta interesante para contar la historia porque conocía a su hermano de una manera única. Ese período incierto en la vida de Roald cuando desapareció también fue un momento emotivo para Leon, lo que lo motivó a hablar con alguien, así que, ¿quién mejor que Bess?

Hacer que estos dos personajes discutieran quién era Roald y darles la capacidad de saltar a todos los aspectos más destacados de su vida permitió a los realizadores jugar con la estructura de la película.

Lecciones de cinematografía

Sandberg siempre ha incorporado todo lo que ha aprendido en películas anteriores a sus proyectos actuales.

"Tienes que seguir explorando y desafiarte a ti mismo, y aunque el guión está escrito y ahí, puedes mejorarlo", comparte Sandberg, y agrega: "Y esto va con las ediciones y todo".

También descubrió que trabaja mejor cuando mantiene al escritor cerca y en el proceso, para que puedan trabajar los entresijos de cada personaje y hablar con todos. "Cuando tienes más experiencia, aprendes mucho a escribir y dirigir a partir de la edición", dice.

La carrera de director de Sandberg lo ha llevado de historias íntimas y reales a aventuras de piratas en franquicia, pero no hay una que prefiera sobre la otra. Ambos presentan diferentes desafíos. En el caso de crear la historia real, reconoce que hay que ficcionalizar muchas pequeñas cosas en la historia para que funcione.

En general, se trata de los personajes y de ver por qué las personas hacen las cosas que hacen; el género biográfico realmente lo destaca.

"Se trata realmente de tratar de encontrar la única cosa de ese personaje que los hace o los deshace; de ​​eso se trata realmente".

Para Roald Amundsen, podemos ver su éxito y escucharlo de la familia, amigos, colegas y adversarios que lo rodean. Una lección de la que aprendemos Amundsen es que el precio del éxito casi siempre lo pagan otros.

Sandberg se relaciona con esto en su propia vida, ya que su carrera como director significa viajar por el mundo a costa de las personas que lo rodean.

Entonces, tal vez un espectador pueda extraer de la película esta lección: no todo el mundo es Amundsen, y el éxito no siempre significa descuidar a sus seres queridos. Recuerde, los orígenes de esta historia en particular comenzaron con un director ocupado paseando por un museo con su familia.

Amundsen ahora está disponible para alquilar o comprar en Amazon Prime.

Steven Hartman tiene una licenciatura de Columbia College y realizó pasantías en Jerry Bruckheimer Films y Village Roadshow Pictures, donde fue asistente del director de desarrollo. Sus guiones se han colocado en una variedad de concursos, incluido 'Fatty Arbuckle', que fue finalista entre los 5 mejores en la categoría histórica de Big Break en 2019. Steve es un escritor a tiempo completo y productor de videos creativos de día y guionista y novelista de noche.

¿Qué hay de nuevo en el Borrador final 12?

Envía Beats directamente a tu script.

Elimina distracciones no deseadas y empieza a escribir.

Mantenga un registro de las ediciones de su guión y luego elija si las acepta o las rechaza.

Importe un PDF y conviértalo en un archivo Final Draft totalmente editable.

Utilizado por el 95% de las producciones de cine y televisión.


Contenido

Amundsen nació en Fredrikstad a unos 80 km de Christiania (ahora Oslo), Noruega, en 1872, hijo de un armador. [3] En 1893, abandonó sus estudios de medicina en la Universidad de Christiania y se inscribió como marinero a bordo del sellador. Magdalena para un viaje al Ártico. Después de varios viajes más, calificó como segundo oficial cuando no estaba en el mar, desarrolló sus habilidades como esquiador de fondo en el duro entorno de la meseta de Hardangervidda en Noruega. [4] En 1896, inspirado por las hazañas polares de su compatriota Fridtjof Nansen, Amundsen se unió a la Expedición Antártica Belga como compañero, a bordo Belgica bajo Adrien de Gerlache. [5] A principios de 1898, el barco quedó atrapado por una banquisa en el mar de Bellinghausen y se mantuvo firme durante casi un año. La expedición se convirtió así, involuntariamente, en la primera en pasar un invierno completo en aguas antárticas, un período marcado por depresión, inanición, locura y escorbuto entre la tripulación. [6] Amundsen permaneció desapasionado, registró todo y utilizó la experiencia como una educación en todos los aspectos de las técnicas de exploración polar, particularmente ayudas, ropa y dieta. [7]

Belgica El viaje marcó el comienzo de lo que se conoció como la Era Heroica de la Exploración Antártica, [6] y fue seguido rápidamente por expediciones del Reino Unido, Suecia, Alemania y Francia. Sin embargo, a su regreso a Noruega en 1899, Amundsen dirigió su atención hacia el norte. Confiado en sus habilidades para liderar una expedición, planeó atravesar el Paso del Noroeste, la ruta marítima entonces desconocida del Atlántico al Pacífico a través del laberinto de islas del norte de Canadá. Habiendo ganado su boleto de maestro, Amundsen adquirió una pequeña balandra, Gjøa, que adaptó para viajar por el Ártico. Consiguió el patrocinio del rey Oscar de Suecia y Noruega, el apoyo de Nansen y suficiente respaldo financiero para partir en junio de 1903 con una tripulación de seis personas. [8] El viaje duró hasta 1906 y fue un éxito total. El Paso del Noroeste, que derrotó a los marineros durante siglos, finalmente fue conquistado. [9] A la edad de 34 años, Amundsen se convirtió en un héroe nacional, en el primer rango de exploradores polares. [8]

En noviembre de 1906, el estadounidense Robert Peary regresó de su última búsqueda fallida del Polo Norte, reclamando un nuevo Norte más lejano de 87 ° 6 ′, un récord disputado por historiadores posteriores. [10] Inmediatamente comenzó a recaudar fondos para un nuevo intento. [11] En julio de 1907, el Dr. Frederick Cook, antiguo compañero de Amundsen de Belgica, partió hacia el norte en lo que aparentemente era un viaje de caza, pero se rumoreaba que era un intento en el Polo Norte. [12] Un mes después, Ernest Shackleton Nimrod La expedición zarpó hacia la Antártida, mientras que Robert Falcon Scott estaba preparando una nueva expedición en caso de que Shackleton fracasara. [13] Amundsen no vio ninguna razón para conceder prioridad en el sur a los británicos y habló públicamente sobre las perspectivas de liderar una expedición antártica, aunque su objetivo preferido seguía siendo el Polo Norte. [14]

Nansen y Fram Editar

En 1893 Nansen había conducido su barco Fram en el hielo ártico frente a la costa norte de Siberia y le permitió flotar en el hielo hacia Groenlandia, con la esperanza de que esta ruta cruzara el Polo Norte. En el evento, la deriva no se acercó a la pole, y un intento de Nansen y Hjalmar Johansen de alcanzarla a pie tampoco tuvo éxito. [15] Sin embargo, la estrategia de Nansen se convirtió en la base de los propios planes árticos de Amundsen. [16] Razonó que si entraba en el Océano Ártico a través del Estrecho de Bering, bien al este del punto de partida de Nansen, su barco lograría una deriva más al norte y pasaría cerca o a través del polo. [17]

Amundsen consultó a Nansen, quien insistió en que Fram era el único buque apto para tal empresa. Fram había sido diseñado y construido en 1891-1893 por Colin Archer, el principal constructor naval y arquitecto naval de Noruega, de acuerdo con las exigentes especificaciones de Nansen, como un buque que resistiría una exposición prolongada a las más duras condiciones del Ártico. [18] La característica más distintiva del barco era su casco redondeado que, según Nansen, permitía al barco "deslizarse como una anguila fuera de los brazos del hielo". [19] Para mayor resistencia, el casco se enfundó en greenheart sudamericano, la madera más dura disponible, y se colocaron vigas transversales y tirantes en toda su longitud. [19] La manga ancha del barco de 36 pies (11 m) en relación con su eslora total de 128 pies (39 m) le dio una apariencia marcadamente rechoncha. Esta forma mejoró su fuerza en el hielo, pero afectó su desempeño en mar abierto, donde se movía con lentitud y estaba inclinado a rodar de manera más incómoda.[20] Sin embargo, su apariencia, velocidad y cualidades de navegación eran secundarias a la provisión de un refugio seguro y cálido para la tripulación durante un viaje que podría extenderse durante varios años. [21]

Fram había salido prácticamente ileso de la expedición de Nansen después de casi tres años en el hielo polar. A su regreso, había sido reacondicionado, [20] antes de pasar cuatro años bajo el mando de Otto Sverdrup, trazando y explorando 100,000 millas cuadradas (260,000 km 2) de territorio deshabitado en las islas del norte de Canadá. [22] Después de que terminara el viaje de Sverdrup en 1902 Fram fue depositado en Christiania. [17] Aunque el barco era técnicamente propiedad del estado, se reconoció tácitamente que Nansen fue el primero en visitarlo. Después de su regreso del Ártico en 1896, había aspirado a tomar Fram en una expedición a la Antártida, pero en 1907 esas esperanzas se habían desvanecido. [17] A fines de septiembre de ese año, Amundsen fue llamado a la casa de Nansen y le dijeron que podía quedarse con el barco. [23]

Pasos iniciales Editar

Amundsen hizo públicos sus planes el 10 de noviembre de 1908, en una reunión de la Sociedad Geográfica Noruega. El tomaria Fram alrededor del Cabo de Hornos hasta el Océano Pacífico después de aprovisionarse en San Francisco, el barco continuaría hacia el norte, a través del Estrecho de Bering hasta Point Barrow. Desde aquí, establecería un curso directamente hacia el hielo para comenzar una deriva que se prolongaría durante cuatro o cinco años. La ciencia sería tan importante como la exploración geográfica y las observaciones continuas, esperaba Amundsen, ayudarían a explicar una serie de problemas no resueltos. [24] El plan fue recibido con entusiasmo, y al día siguiente, el rey Haakon [n 2] abrió una lista de suscripción con un regalo de 20.000 coronas. El 6 de febrero de 1909, el Parlamento noruego aprobó una subvención de 75.000 coronas para reacondicionar el barco. [26] La recaudación de fondos general y la gestión comercial de la expedición se puso en manos del hermano de Amundsen, León, para que el explorador pudiera concentrarse en los aspectos más prácticos de la organización. [27]

En marzo de 1909 se anunció que Shackleton había alcanzado una latitud sur de 88 ° 23 ′ —97 millas náuticas (180 km) desde el Polo Sur— antes de dar la vuelta, así, como observó Amundsen, en el sur "quedaba un pequeño rincón". [28] No tenía reservas en sus elogios por el logro de Shackleton, escribiendo que Shackleton era el equivalente en el sur de Nansen en el norte. [29] Después de este casi accidente, Scott confirmó inmediatamente su intención de liderar una expedición (lo que se convirtió en la Expedición Terra Nova) que abarcaría el "pequeño rincón" y reclamaría el premio para el Imperio Británico. [13]

Personal Editar

Amundsen eligió a tres tenientes navales como oficiales de su expedición: Thorvald Nilsen, un navegante que sería el segundo al mando Hjalmar Fredrik Gjertsen, y Kristian Prestrud. [30] Gjertsen, a pesar de no tener antecedentes médicos, fue nombrado médico de expedición y fue enviado a un "curso relámpago" en cirugía y odontología. [31] Un artillero naval, Oscar Wisting, fue aceptado por recomendación de Prestrud porque podía dedicarse a la mayoría de las tareas. Aunque tenía poca experiencia previa con los perros de trineo, Amundsen escribió que Wisting desarrolló "una forma propia" con ellos y se convirtió en un útil veterinario aficionado. [32] [33]

Una de las primeras opciones para la fiesta fue Olav Bjaaland, un esquiador campeón que también era un hábil carpintero y fabricante de esquís. [34] Bjaaland era de Morgedal en la provincia de Telemark de Noruega, una región famosa por la destreza de sus esquiadores y como el hogar del pionero de las técnicas modernas, Sondre Norheim. [35] Amundsen compartía la creencia de Nansen de que los esquís y los perros de trineo proporcionaban, con mucho, el método más eficiente de transporte ártico, y estaba decidido a reclutar a los conductores de perros más hábiles. Helmer Hanssen, que había demostrado su valía en el Gjøa expedición, acordó viajar con Amundsen nuevamente. [36] Más tarde se le unió Sverre Hassel, un experto en perros y veterano de Sverdrup de 1898-1902. Fram viaje, que sólo tenía la intención de viajar con Amundsen hasta San Francisco. [37] El carpintero Jørgen Stubberud construyó un edificio portátil para que sirviera de base a la expedición, que podría desmantelarse y prepararse para su envío con el Fram. Stubberud le pidió permiso a Amundsen para unirse a la expedición, que le fue concedido. Consciente del valor de un cocinero competente, Amundsen se aseguró los servicios de Adolf Lindstrøm, otro veterano de Sverdrup que había sido cocinero a bordo Gjøa. [30]

De sus experiencias a bordo Belgica y GjøaAmundsen había aprendido la importancia de los viajes largos de compañeros estables y compatibles, [32] y con este personal experimentado sintió que tenía el núcleo de su expedición. Continuó reclutando hasta 1909 a los Fram el partido eventualmente sumaría 19. Todos estos excepto uno fueron las elecciones personales de Amundsen, la excepción fue Hjalmar Johansen, quien fue contratado a pedido de Nansen. Desde su épica marcha con Nansen, Johansen no había podido establecerse. A pesar de los esfuerzos de Nansen y otros para ayudarlo, su vida se convirtió en una espiral descendente de bebida y endeudamiento. [38] Nansen deseaba darle a su antiguo camarada una última oportunidad para demostrar que todavía era un trabajador capaz en el campo sintiendo que no podía rechazar los deseos de Nansen, Amundsen aceptó a regañadientes a Johansen. [32] El grupo estaba formado por dos extranjeros: un joven oceanógrafo ruso Alexander Kuchin (o Kutchin), alumno de Bjorn Helland-Hansen, y un ingeniero sueco, Knut Sundbeck. [39] [40]

Cambio de plan Editar

En septiembre de 1909 los periódicos publicaron informes de que Cook y Peary habían llegado al Polo Norte, Cook en abril de 1908 y Peary un año después. Cuando se le pidió que comentara, Amundsen evitó un respaldo rotundo a cualquiera de los exploradores, pero supuso que "probablemente quedará algo por hacer". [41] Si bien evitó la controversia sobre los reclamos rivales, [n 3] vio de inmediato que sus propios planes se verían seriamente afectados. Sin el atractivo de capturar el polo, tendría dificultades para mantener el interés público o la financiación. "Si la expedición se iba a salvar, no me quedaba nada más que intentar resolver el último gran problema: el Polo Sur". Así, Amundsen decidió ir al sur, la deriva ártica podía esperar "un año o dos" hasta que el Polo Sur hubiera sido conquistado. [44]

Amundsen no dio a conocer su cambio de plan. Como señala el biógrafo de Scott, David Crane, la financiación pública y privada de la expedición se destinó al trabajo científico en el Ártico; no había garantía de que los patrocinadores entendieran o estuvieran de acuerdo con la propuesta. volte-face. [45] Además, el objetivo alterado podría hacer que Nansen revocara el uso de Fram, [46] o al parlamento para detener la expedición por temor a socavar a Scott y ofender a los británicos. [47] Amundsen ocultó sus intenciones a todos excepto a su hermano Leon y su segundo al mando, Nilsen. [48] ​​Este secreto llevó a la incomodidad que Scott había enviado a Amundsen instrumentos para permitir que sus dos expediciones, en extremos opuestos de la tierra, hicieran lecturas comparativas. [45] Cuando Scott, en Noruega para probar sus trineos a motor, telefoneó a Amundsen a su casa para discutir la cooperación, el noruego se negó a atender la llamada. [49]

El programa de expedición revisado de forma privada requería Fram para salir de Noruega en agosto de 1910 y navegar hacia Madeira en el Atlántico, su único puerto de escala. Desde allí, el barco procedería directamente al Mar de Ross en la Antártida, en dirección a la Bahía de las Ballenas, una entrada en la Plataforma de Hielo de Ross (entonces conocida como la "Gran Barrera de Hielo") donde Amundsen tenía la intención de hacer su campamento base. La Bahía de las Ballenas era el punto más al sur del Mar de Ross en el que podía penetrar un barco, 60 millas náuticas (110 km) más cerca del Polo que la base prevista de Scott en McMurdo Sound. [48] ​​En 1907–09 Shackleton había considerado que el hielo en la Bahía de las Ballenas era inestable, pero a partir de sus estudios de los registros de Shackleton, Amundsen decidió que la Barrera aquí se basaba en cardúmenes o esquirlas, y apoyaría una base segura y protegida. [48] ​​[n 4] Después de aterrizar el grupo en tierra, Fram iba a realizar un trabajo oceanográfico en el Atlántico antes de recoger el grupo en la costa a principios del año siguiente. [48]

Transporte, equipo y suministros Editar

Amundsen no comprendió la aparente aversión de los exploradores británicos a los perros: "¿Será que el perro no ha entendido a su amo? ¿O es el amo quien no ha entendido al perro?" escribió más tarde. [52] Tras su decisión de ir al sur, ordenó 100 perros de trineo del norte de Groenlandia, los mejores y más fuertes disponibles. [53]

Las botas de esquí de la fiesta, diseñadas especialmente por Amundsen, fueron el producto de dos años de pruebas y modificaciones en busca de la perfección. [54] La ropa polar del grupo incluía trajes de piel de foca del norte de Groenlandia y ropa confeccionada al estilo de los Netsilik Inuit con pieles de reno, piel de lobo, tela de Burberry y gabardina. [55] Los trineos se construyeron con fresno noruego con corredores con calzados de acero hechos de nogal americano. Los esquís, también hechos de nogal, eran extra largos para reducir la probabilidad de resbalar en las grietas. [56] Las tiendas, "las más resistentes y prácticas que jamás se hayan usado" [57], tenían pisos empotrados y requerían un solo poste. Para cocinar en la marcha, Amundsen eligió la estufa sueca Primus en lugar de la cocina especial diseñada por Nansen, porque sintió que esta última ocupaba demasiado espacio. [58]

De sus experiencias en BelgicaAmundsen era consciente de los peligros del escorbuto. Aunque la verdadera causa de la enfermedad, la deficiencia de vitamina C, no se entendía en ese momento, se sabía en general que la enfermedad podría contrarrestarse comiendo carne fresca cruda. [59] Para neutralizar el peligro, Amundsen planeó complementar las raciones de los trineos con raciones regulares de carne de foca. [60] También pidió un tipo especial de pemmican que incluía verduras y avena: "un alimento más estimulante, nutritivo y apetitoso que sería imposible de encontrar". [61] La expedición estaba bien provista de vinos y licores, para su uso como medicina y en ocasiones festivas o sociales. Consciente de la pérdida de moral en BelgicaAmundsen proporcionó para el tiempo libre una biblioteca de alrededor de 3.000 libros, un gramófono, una gran cantidad de discos y una gama de instrumentos musicales. [62]

Salida Editar

En los meses previos a la partida, los fondos para la expedición se volvieron más difíciles de conseguir. Debido al interés público limitado, se cancelaron los acuerdos con los periódicos y el parlamento rechazó una solicitud de 25.000 coronas más. Amundsen hipotecó su casa para mantener la expedición a flote fuertemente endeudada, ahora dependía por completo del éxito de la expedición para evitar la ruina financiera personal. [63]

Después de un mes de crucero de prueba en el Atlántico norte, Fram zarpó a Kristiansand a finales de julio de 1910 para llevar a los perros a bordo y hacer los preparativos finales para la salida. [64] Mientras estaba en Kristiansand, Amundsen recibió una oferta de ayuda de Peter "Don Pedro" Christophersen, un expatriado noruego cuyo hermano era ministro de Noruega en Buenos Aires. Christophersen proporcionaría combustible y otras provisiones para Fram en Montevideo o en Buenos Aires, oferta que Amundsen aceptó con gratitud. [65] Justo antes Fram zarpó el 9 de agosto, Amundsen reveló el verdadero destino de la expedición a los dos oficiales subalternos, Prestrud y Gjertsen. En el viaje de cuatro semanas a Funchal en Madeira, se desarrolló un clima de incertidumbre entre la tripulación, que no podía entender algunos de los preparativos y cuyas preguntas fueron recibidas con respuestas evasivas por parte de sus oficiales. Esto, dice el biógrafo de Amundsen, Roland Huntford, fue "suficiente para generar sospechas y desánimo". [66]

Fram llegó a Funchal el 6 de septiembre. [67] Tres días después, Amundsen informó a la tripulación del plan revisado. Les dijo que tenía la intención de hacer "un desvío" hacia el Polo Sur de camino al Polo Norte, que seguía siendo su destino final, pero que tendría que esperar un rato. [68] Después de que Amundsen delineó sus nuevas propuestas, se le preguntó a cada hombre si estaba dispuesto a continuar, y todos respondieron positivamente. [67] Amundsen escribió una extensa carta de explicación a Nansen, destacando cómo las afirmaciones de Cook y Peary sobre el Polo Norte habían asestado un "golpe mortal" a sus planes originales. Sintió que se había visto obligado a emprender esta acción por necesidad, pidió perdón y expresó la esperanza de que sus logros finalmente expiarían cualquier ofensa. [69]

Antes de salir de Funchal el 9 de septiembre, Amundsen envió un telegrama a Scott para informarle del cambio de planes. Barco de Scott Terra Nova había salido de Cardiff en medio de mucha publicidad el 15 de junio y debía llegar a Australia a principios de octubre. Fue a Melbourne a donde Amundsen envió su telegrama, que contenía la información básica de que se dirigía hacia el sur. [70] [n 5] No se dio ninguna indicación de los planes del noruego o de su destino en la Antártida. Scott escribió al secretario de la Royal Geographical Society (RGS), John Scott Keltie: "Supongo que lo sabremos a su debido tiempo". Las noticias de los planes revisados ​​de Amundsen llegaron a Noruega a principios de octubre y provocaron una respuesta generalmente hostil. Aunque Nansen dio su bendición y cálida aprobación, [71] las acciones de Amundsen fueron condenados por la prensa y el público, con pocas excepciones, y la financiación se agotó casi por completo. [72] Las reacciones en Gran Bretaña fueron predeciblemente adversas y la incredulidad inicial expresada por Keltie pronto se convirtió en ira y desprecio. "He enviado todos los detalles de la conducta clandestina de Amundsen a Scott. Si yo fuera Scott, no los dejaría aterrizar", escribió Sir Clements Markham, el influyente ex presidente de RGS. [73] Sin darse cuenta de las reacciones del mundo, Fram navegó hacia el sur durante cuatro meses. Los primeros icebergs fueron avistados el día de Año Nuevo de 1911, la propia Barrera apareció a la vista el 11 de enero y el 14 de enero Fram estaba en la Bahía de las Ballenas. [74]

Framheim Editar

Después Fram estaba anclado al hielo en una ensenada en la esquina sureste de la bahía, Amundsen seleccionó un sitio para la cabaña principal de la expedición, a 2,2 millas náuticas (4,1 km) del barco. [75] Se utilizaron seis equipos de perros para trasladar los suministros al sitio, cuando comenzaron los trabajos de construcción de la cabaña. Bjaaland y Stubberud pusieron los cimientos profundamente en el hielo, nivelando el terreno inclinado. Debido a que los vientos dominantes venían del este, la cabaña se erigió en un eje este-oeste, con la puerta mirando hacia el oeste de esta manera, el viento solo alcanzó el muro este más corto. [76] El techo estaba en su lugar el 21 de enero, y seis días después la cabaña estaba completa. [77] Para entonces, se había llevado a la base una gran cantidad de carne, incluidas 200 focas, para que la usara el grupo de tierra y depositarla en depósitos antes del viaje al polo. [78] La base fue apodada Framheim, "el hogar de Fram". [79]

Temprano en la mañana del 3 de febrero, Terra Nova Llegó inesperadamente a la Bahía de las Ballenas. Había zarpado de Nueva Zelanda el 29 de noviembre de 1910 y había llegado a McMurdo Sound a principios de enero. Después de aterrizar a Scott y su grupo principal allí, Terra Nova había tomado un grupo de seis hombres, dirigido por Victor Campbell, hacia el este, a la Tierra del Rey Eduardo VII. Este grupo tenía la intención de explorar este territorio entonces desconocido, pero el hielo marino le había impedido acercarse a la costa. El barco navegaba hacia el oeste a lo largo del borde de la barrera en busca de un posible lugar de aterrizaje cuando se encontró Fram. [80] Scott había especulado previamente que Amundsen podría hacer su base en el área del mar de Weddell, en el lado opuesto del continente [81] esta prueba de que los noruegos comenzarían la carrera por la pole con una ventaja de 60 millas náuticas fue una perspectiva alarmante para los británicos. [82] Los dos grupos se comportaron cortésmente el uno con el otro Campbell y sus oficiales Harry Pennell y George Murray Levick desayunaron a bordo Fram, y correspondido con el almuerzo en el Terra Nova. [83] Amundsen se sintió aliviado al saber que Terra Nova no tenía radio inalámbrica, ya que eso podría haber puesto en peligro su estrategia de ser el primero en recibir la noticia de una victoria polar. [84] Sin embargo, estaba preocupado por un comentario de Campbell que implicaba que los trineos motorizados de Scott estaban funcionando bien. [85] Sin embargo, ofreció al partido británico un sitio junto a Framheim como base para la exploración de la Tierra del Rey Eduardo VII. Campbell rechazó la oferta y navegó hacia McMurdo Sound para informar a Scott del paradero de Amundsen. [86]

Viajes de depósito Editar

A principios de febrero, Amundsen comenzó a organizar los viajes de colocación de depósitos a través de la Barrera, en preparación para el asalto al polo del verano siguiente. Los depósitos de suministros colocados con anticipación a intervalos regulares en la ruta proyectada limitarían la cantidad de alimentos y combustible que el grupo del Polo Sur tendría que transportar. Los viajes al depósito serían las primeras pruebas verdaderas de equipos, perros y hombres. Para el primer viaje, que comenzaría el 10 de febrero, Amundsen eligió a Prestrud, Helmer Hanssen y Johansen para que lo acompañaran 18 perros que tirarían de tres trineos. [87] Antes de irse, Amundsen le dejó instrucciones a Nilsen sobre Fram. El barco debía zarpar a Buenos Aires para su reaprovisionamiento, antes de emprender un programa de trabajo oceanográfico en el Océano Austral y luego regresar a la Barrera lo antes posible en 1912. [88] [n 6]

Cuando los cuatro hombres comenzaron su viaje hacia el sur, su único conocimiento de la Barrera provenía de libros que habían publicado exploradores anteriores, y anticiparon condiciones de viaje difíciles. Se sorprendieron al descubrir que la superficie de la barrera era muy parecida a la de un glaciar convencional que cubrieron 15 millas náuticas (28 km) el primer día. [90] Amundsen notó lo bien que se estaban desempeñando sus perros en estas condiciones y se preguntó por la aversión inglesa al uso de perros en la Barrera. [91] El partido alcanzó los 80 ° S el 14 de febrero y, después de colocar el depósito, se dirigió a casa y llegó a Framheim el 16 de febrero. [92]

El segundo grupo de colocación de depósitos salió de Framheim el 22 de febrero, con ocho hombres, siete trineos y cuarenta y dos perros. [93] Las condiciones en la barrera se habían deteriorado drásticamente, las temperaturas promedio habían bajado en 9 ° C (16 ° F), [94] y la nieve rugosa se había derramado sobre la superficie previamente lisa del hielo. En temperaturas a veces tan bajas como -40 ° C (-40 ° F), el 3 de marzo la fiesta alcanzó los 81 ° S, donde establecieron un segundo depósito.[95] Amundsen, Helmer Hanssen, Prestrud, Johansen y Wisting continuaron con los perros más fuertes, con la esperanza de alcanzar los 83 ° S, pero en condiciones difíciles se detuvieron en 82 ° S el 8 de marzo. [95] Amundsen pudo ver que los perros estaban exhaustos [96], el grupo se dirigió a casa y, con trineos ligeros, viajó rápidamente para llegar a Framheim el 22 de marzo. [97] Amundsen quería que se llevaran más suministros al sur antes de que la inminente noche polar hiciera imposible viajar, y el 31 de marzo, un grupo de siete hombres liderados por Johansen salió de Framheim hacia el depósito de los 80 ° S con seis focas sacrificadas: 2.400 libras (1.100 kg) de carne. [98] El grupo regresó el 11 de abril, tres días más tarde de lo esperado, después de que se desviaron hacia un campo de grietas. [99]

En general, los viajes de colocación de depósitos establecieron tres depósitos que contenían 7.500 libras (3.400 kg) de suministros, que incluían 3.000 libras (1.400 kg) de carne de foca y 40 galones imperiales (180 L) de aceite de parafina. [97] Amundsen aprendió mucho de los viajes, especialmente en el segundo, cuando los perros lucharon con trineos que eran demasiado pesados. Decidió aumentar el número de perros para el viaje polar, si era necesario a expensas del número de hombres. [100] Los viajes revelaron cierta desunión entre los hombres, particularmente entre Johansen y Amundsen. Durante el segundo viaje al depósito, Johansen se quejó abiertamente de la naturaleza insatisfactoria del equipo que Amundsen creía que su autoridad había sido cuestionada. [101] [102]

Invierno Editar

El sol se puso sobre Framheim el 21 de abril y no reapareció durante cuatro meses. [103] Amundsen era consciente del aburrimiento y la pérdida de moral que había arruinado la Belgica invierno de la expedición en el hielo, y aunque no había posibilidad de ir en trineo, se aseguró de que el grupo de la costa se mantuviera ocupado. [104] Una tarea urgente era mejorar los trineos, que no habían funcionado bien durante los viajes al depósito. Además de los elegidos específicamente para la expedición, Amundsen había traído varios trineos de 1898-1902 de Sverdrup. Fram expedición, que ahora pensaba que se adaptaría mejor a la tarea que tenía por delante. Bjaaland redujo el peso de estos trineos más antiguos en casi un tercio cepillando la madera, y también construyó tres trineos propios con madera de nogal sobrante. Los trineos adaptados se usarían para cruzar la Barrera, mientras que el nuevo conjunto de Bjaaland se usaría en las etapas finales del viaje, a través de la propia meseta polar. [105] Johansen preparó las raciones para los trineos (42.000 galletas, 1.320 latas de pemmican y alrededor de 220 libras (100 kg) de chocolate), [106] mientras otros hombres trabajaban en mejorar las botas, el equipo de cocina, las gafas, los esquís y las tiendas. [107] Para combatir los peligros del escorbuto, dos veces al día los hombres comían carne de foca que había sido recolectada y congelada en cantidades antes del inicio del invierno. El cocinero, Lindstrøm, complementó la ingesta de vitamina C con moras y arándanos embotellados, y proporcionó pan integral hecho con levadura fresca, rica en vitaminas B. [108] [109]

Si bien Amundsen confiaba en sus hombres y equipo, Hassel registró que estaba atormentado por pensamientos sobre los trineos a motor de Scott y el temor de que estos llevaran al partido británico al éxito. [110] Con esto en mente, Amundsen planeó comenzar el viaje polar tan pronto como saliera el sol a fines de agosto, aunque Johansen advirtió que haría demasiado frío en la Barrera tan temprano en la temporada. Amundsen lo rechazó y, al amanecer del 24 de agosto, se prepararon siete trineos. [111] Las preocupaciones de Johansen parecían justificadas, ya que las duras condiciones durante las próximas dos semanas (temperaturas tan bajas como -58 ° C (-72 ° F)) impidieron que los hombres se fueran. [112] El 8 de septiembre de 1911, cuando la temperatura subió a -27 ° C (-17 ° F), Amundsen decidió que no podía esperar más, y el grupo de ocho partió de Lindstrøm permaneció solo en Framheim. [111]

Inicio en falso Editar

El grupo hizo un buen progreso inicial, viajando alrededor de 15 millas náuticas (28 km) cada día. Los perros corrieron con tanta fuerza que varios de los equipos más fuertes se separaron de los rieles y se sujetaron a los trineos para que actuaran como lastre. [113] Con sus ropas de piel de lobo y de reno, los hombres podían hacer frente a las gélidas temperaturas mientras se movían, pero cuando paraban sufrían y apenas dormían por la noche. Las patas de los perros se congelaron. [111] El 12 de septiembre, con temperaturas de -56 ° C (-69 ° F), el grupo se detuvo después de solo 4 millas náuticas (7,4 km) y construyó iglús para refugiarse. [113] Amundsen ahora reconoció que habían comenzado la marcha demasiado temprano en la temporada y decidió que debían regresar a Framheim. No arriesgaría la vida de hombres y perros por motivos de terquedad. [114] Johansen, en su diario, escribió sobre la estupidez de iniciar prematuramente un viaje tan largo e histórico, y sobre los peligros de una obsesión por vencer a los ingleses. [115]

El 14 de septiembre, de regreso a Framheim, dejaron la mayor parte de su equipo en el depósito de 80 ° S, para aligerar los trineos. Al día siguiente, en temperaturas heladas con un fuerte viento en contra, varios perros murieron congelados mientras que otros, demasiado débiles para continuar, fueron colocados en los trineos. [116] El 16 de septiembre, a 40 millas náuticas (74 km) de Framheim, Amundsen ordenó a sus hombres que regresaran a casa lo antes posible. Al no tener un trineo propio, saltó al de Wisting, y con Helmer Hanssen y su equipo se alejaron corriendo, dejando atrás al resto. Los tres regresaron a Framheim después de nueve horas, seguidos por Stubberud y Bjaaland dos horas más tarde y Hassel poco después. [117] Johansen y Prestrud todavía estaban en el hielo, sin comida ni combustible. Los perros de Prestrud habían fallado y sus talones estaban muy congelados. Llegaron a Framheim pasada la medianoche, más de diecisiete horas después de haber vuelto a casa. [118]

Al día siguiente, Amundsen le preguntó a Johansen por qué él y Prestrud habían llegado tan tarde. Johansen respondió enojado que sentía que habían sido abandonados y criticó al líder por dejar atrás a sus hombres. [119] Amundsen más tarde informaría a Nansen que Johansen había sido "violentamente insubordinado" como resultado, fue excluido del partido polar, que Amundsen ahora redujo a cinco. [120] Johansen fue puesto bajo el mando de Prestrud, mucho más joven que él como explorador, en un grupo que exploraría la Tierra del Rey Eduardo VII. Stubberud fue persuadido de unirse a ellos, dejando a Amundsen, Helmer Hanssen, Bjaaland, Hassel y Wisting como el partido revisado del Polo Sur. [121]

Viaje al Polo Sur Editar

Barrera y montañas Editar

A pesar de su entusiasmo por empezar de nuevo, Amundsen esperó hasta mediados de octubre y los primeros indicios de la primavera. Estaba listo para partir el 15 de octubre, pero el clima lo retrasó unos días más. [122] El 19 de octubre de 1911 los cinco hombres, con cuatro trineos y cincuenta y dos perros, iniciaron su viaje. [123] El tiempo empeoró rápidamente y, en medio de una densa niebla, el grupo se desvió hacia el campo de grietas que el grupo del depósito de Johansen había descubierto el otoño anterior. [124] Wisting luego recordó cómo su trineo, con Amundsen a bordo, casi desapareció por una grieta cuando el puente de nieve se rompió debajo de él. [124]

A pesar de este accidente, cubrían más de 15 millas náuticas (28 km) al día y llegaron a su depósito de 82 ° S el 5 de noviembre. Marcaron su ruta por una línea de mojones, construidos con bloques de nieve, a intervalos de tres millas. [125] [126] El 17 de noviembre llegaron al borde de la Barrera y se enfrentaron a las Montañas Transantárticas. A diferencia de Scott, que seguiría la ruta del glaciar Beardmore iniciada por Shackleton, Amundsen tuvo que encontrar su propia ruta a través de las montañas. Después de explorar las estribaciones durante varios días y ascender a unos 1.500 pies (460 m), el grupo encontró lo que parecía ser una ruta despejada, un glaciar empinado de 30 millas náuticas (56 km) de largo que conducía hacia la meseta. Amundsen lo llamó Glaciar Axel Heiberg, en honor a uno de sus principales patrocinadores financieros. [127] [n 7] Fue un ascenso más duro de lo que el equipo había anticipado, mucho más largo por la necesidad de tomar desvíos y por la nieve profunda y suave. Después de tres días de escalada difícil, el grupo llegó a la cima del glaciar. [127] Amundsen elogió a sus perros y despreció la idea de que no pudieran trabajar en tales condiciones. El 21 de noviembre, el grupo viajó 27 km (17 millas) y subió 1500 m (5000 pies). [128]

Marcha hacia el polo Editar

Al llegar a los 3200 m (10,600 pies) en la cima del glaciar, a 85 ° 36 ′ S, Amundsen se preparó para la etapa final del viaje. De los 45 perros que habían realizado el ascenso (7 habían fallecido durante la etapa de Barrera), solo 18 avanzarían y el resto serían sacrificados para comer. Cada uno de los conductores de trineos mataba perros de su propio equipo, los despellejaba y repartía la carne entre perros y hombres. "Llamamos al lugar la Carnicería", recuerda Amundsen. "Había depresión y tristeza en el aire, nos habíamos encariñado tanto con nuestros perros". [129] Los arrepentimientos no impidieron que el equipo disfrutara de la abundante comida que Wisting demostró ser particularmente hábil en la preparación y presentación de la carne. [130]

El grupo cargó tres trineos con provisiones para una marcha de hasta 60 días, dejando las provisiones restantes y los cadáveres de perros en un depósito. El mal tiempo impidió su salida hasta el 25 de noviembre, cuando partieron con cautela sobre el terreno desconocido en una niebla persistente. [131] Viajaban sobre una superficie helada rota por frecuentes grietas, que junto con la escasa visibilidad frenaban su avance. Amundsen llamó a esta zona el "Glaciar del Diablo". El 4 de diciembre llegaron a un área donde las grietas estaban ocultas bajo capas de nieve y hielo con un espacio entre ellas, lo que produjo lo que Amundsen llamó un sonido "desagradablemente hueco" cuando el grupo pasó por encima. Bautizó esta zona como "El salón de baile del diablo". Cuando más tarde ese día emergieron a un terreno más sólido, habían alcanzado los 87 ° S. [132]

El 8 de diciembre, los noruegos superaron el récord del sur más lejano de Shackleton de 88 ° 23 ′. [133] A medida que se acercaban al polo, buscaron alguna ruptura en el paisaje que pudiera indicar que otra expedición había llegado antes que ellos. Mientras acampaban el 12 de diciembre, se alarmaron momentáneamente por un objeto negro que apareció en el horizonte, pero resultó ser el excremento de sus propios perros en la distancia, magnificado por el espejismo. [134] Al día siguiente acamparon a 89 ° 45 ′ S, a 15 millas náuticas (28 km) del polo. [135] Al día siguiente, 14 de diciembre de 1911, con la concurrencia de sus camaradas, Amundsen viajó al frente de los trineos, y alrededor de las 3 de la tarde el grupo llegó a las inmediaciones del Polo Sur. [136] Plantaron la bandera noruega y llamaron a la meseta polar "Meseta del rey Haakon VII". [137] Amundsen reflexionó más tarde sobre la ironía de su logro: "Nunca un hombre ha logrado una meta tan diametralmente opuesta a sus deseos. El área alrededor del Polo Norte, el diablo, me había fascinado desde la infancia, y ahora aquí estaba yo. en el Polo Sur. ¿Podría haber algo más loco? " [138]

Durante los siguientes tres días los hombres trabajaron para fijar la posición exacta del poste, luego de los reclamos conflictivos y disputados de Cook y Peary en el norte, Amundsen quería dejar marcas inconfundibles para Scott. [139] Después de tomar varias lecturas sextantes en diferentes momentos del día, Bjaaland, Wisting y Hassel esquiaron en diferentes direcciones para "boxear" el poste. Amundsen razonó que entre ellos colocarían el punto exacto entre corchetes. [140] Finalmente, el grupo instaló una tienda de campaña, a la que llamaron Polheim, lo más cerca posible del polo real, como pudieron calcular mediante sus observaciones. En la tienda, Amundsen dejó equipo para Scott y una carta dirigida al rey Haakon que le pidió a Scott que la entregara. [140]

Volver a Framheim Editar

El 18 de diciembre, el grupo inició el viaje de regreso a Framheim. [141] Amundsen estaba decidido a volver a la civilización antes que Scott y ser el primero en recibir las noticias. [142] Sin embargo, limitó sus distancias diarias a 15 millas náuticas (28 km), para preservar la fuerza de perros y hombres. A la luz del día de 24 horas, el grupo viajó durante la noche teórica, para mantener el sol a sus espaldas y así reducir el peligro de ceguera por la nieve. Guiados por los montículos de nieve construidos en su viaje de ida, llegaron a la Carnicería el 4 de enero de 1912 y comenzaron el descenso hacia la Barrera. [143] Los hombres con esquís "bajaron rápidamente", pero para los conductores de trineos, Helmer Hanssen y Wisting, el descenso fue precario, los trineos eran difíciles de maniobrar y se agregaron frenos a los corredores para permitir paradas rápidas cuando se encontraron grietas. . [144]

El 7 de enero, el grupo llegó al primero de sus depósitos en la Barrera. [145] Amundsen sintió ahora que se podía acelerar el paso, y los hombres adoptaron la rutina de viajar 15 millas náuticas (28 km), detenerse durante seis horas y luego reanudar la marcha. [146] Bajo este régimen recorrieron alrededor de 30 millas náuticas (56 km) por día, y el 25 de enero, a las 4 am, llegaron a Framheim. De los 52 perros que habían comenzado en octubre, 11 habían sobrevivido tirando de 2 trineos. El viaje hasta el polo y de regreso había durado 99 días, 10 menos de lo programado, y habían recorrido unas 1.860 millas náuticas (3.440 km). [147]

Informar al mundo Editar

A su regreso a Framheim, Amundsen no perdió tiempo en dar por terminada la expedición. Después de una cena de despedida en la cabaña, el grupo cargó a los perros supervivientes y el equipo más valioso a bordo. Fram, que partió de la Bahía de las Ballenas a última hora del 30 de enero de 1912. El destino era Hobart en Tasmania. Durante el viaje de cinco semanas, Amundsen preparó sus telegramas y redactó el primer informe que daría a la prensa. [148] El 7 de marzo, Fram llegó a Hobart, donde Amundsen se enteró rápidamente de que todavía no había noticias de Scott. Inmediatamente envió telegramas a su hermano Leon, a Nansen y al rey Haakon, informándoles brevemente de su éxito. Al día siguiente, envió por cable el primer relato completo de la historia a London's Crónica diaria, a la que había vendido derechos exclusivos. [149] Fram permaneció en Hobart durante dos semanas mientras allí se unió a ella el barco de Douglas Mawson Aurora, que estaba en servicio con la Expedición Antártica Australasia. Amundsen les obsequió con sus 11 perros supervivientes. [150]

Otros logros de la expedición Editar

Fiesta del Este Editar

El 8 de noviembre de 1911, Prestrud, Stubberud y Johansen partieron hacia la Tierra del Rey Eduardo VII. [151] La búsqueda del punto en el que el hielo sólido de la Barrera se convirtió en tierra cubierta de hielo resultó difícil. El 1 de diciembre, el grupo tuvo su primer avistamiento de lo que indudablemente era tierra seca, un nunatak que había sido registrado por Scott durante el Descubrimiento expedición en 1902. [152] Después de llegar a este punto, recolectaron especímenes geológicos y muestras de musgos, y exploraron brevemente sus alrededores antes de regresar a Framheim el 16 de diciembre. [153] Fueron los primeros hombres en pisar la Tierra del Rey Eduardo VII. [154]

Fram y Kainan Maru Editar

Después de dejar la Bahía de las Ballenas el 15 de febrero de 1911, Fram zarpó rumbo a Buenos Aires donde arribó el 17 de abril. [155] Aquí, Nilsen se enteró de que los fondos de la expedición se habían agotado, una suma supuestamente reservada para las necesidades del barco no se había materializado. Afortunadamente, el amigo de Amundsen, Don Pedro Christopherson, estuvo cerca para cumplir sus promesas anteriores de proporcionar suministros y combustible. [156] Fram Partió en junio para un crucero oceanográfico entre Sudamérica y África, que ocupó los siguientes tres meses. [157] El barco regresó a Buenos Aires en septiembre para su reacondicionamiento final y reaprovisionamiento, antes de navegar hacia el sur el 5 de octubre. Los fuertes vientos y los mares tormentosos prolongaron el viaje, pero el barco llegó a la Bahía de las Ballenas el 9 de enero de 1912. [158] El 17 de enero los hombres de Framheim se sorprendieron por la aparición de un segundo barco. Kainan Maru, que transportaba la Expedición Antártica Japonesa dirigida por Nobu Shirase. [159] La comunicación entre las dos expediciones se vio limitada por dificultades de idioma, aunque los noruegos supieron que los japoneses se dirigían a la Tierra del Rey Eduardo VII. [160] Kainan Maru partió al día siguiente, y el 26 de enero aterrizó en una fiesta en la Tierra del Rey Eduardo VII. Este fue el primer desembarco en esta orilla desde los intentos del mar por Descubrimiento (1902), Nimrod (1908) y Terra Nova (1911) todo había fracasado. [161]

Reacciones contemporáneas Editar

En Hobart, Amundsen recibió telegramas de felicitación de, entre otros, el ex presidente de los Estados Unidos Theodore Roosevelt y el rey Jorge V del Reino Unido. El rey expresó un especial placer por el hecho de que el primer puerto de escala de Amundsen a su regreso hubiera sido en suelo del Imperio Británico. En Noruega, que solo seis años antes se había convertido en un país independiente después de 500 años de supremacía danesa y sueca, la noticia se proclamó en titulares y la bandera nacional ondeó en todo el país. Todos los participantes de la expedición recibieron la medalla del Polo Sur de Noruega (Sydpolsmedaljen), establecido por el rey Haakon para conmemorar la expedición. [162] Sin embargo, el biógrafo de Amundsen, Roland Huntford, se refiere al "escalofrío debajo de los vítores", quedaba un residuo de inquietud por las tácticas de Amundsen. Un periódico noruego expresó su alivio porque Amundsen había encontrado una nueva ruta y no se había entrometido en el camino de Scott desde McMurdo Sound. [163]

En Gran Bretaña, la reacción de la prensa a la victoria de Amundsen fue moderada pero en general positiva. Aparte de los informes entusiastas en el Crónica diaria y el Noticias ilustradas de LondresCada uno de los cuales tenía un interés financiero en el éxito de Amundsen, Manchester Guardian comentó que cualquier motivo de reproche fue aniquilado por el coraje y la determinación de los noruegos. Lectores de Inglaterra joven fueron exhortados a no guardar rencor al "valiente escandinavo" por el honor que se había ganado, y El propio periódico del niño sugirió que todos los niños británicos deberían leer el relato de la expedición de Amundsen. [164] Los tiempos El corresponsal ofreció una leve reprimenda a Amundsen por no informar a Scott hasta que fue demasiado tarde para que éste respondiera, "tanto más innecesario, porque nadie habría acogido con agrado la cooperación en el trabajo de exploración del Polo Sur más que el Capitán Scott . Sin embargo, nadie que conozca al Capitán Amundsen puede tener ninguna duda de su integridad, y dado que afirma que ha llegado al Polo, estamos obligados a creerle ". [165]

Los altos cargos de la RGS expresaron sentimientos más hostiles, al menos en privado. Para ellos, la hazaña de Amundsen fue el resultado de "un truco sucio". Markham insinuó que la afirmación de Amundsen podría ser fraudulenta: "Debemos esperar la verdad hasta el regreso de la Terra Nova[163] Cuando más tarde, en 1912, Amundsen se dirigió a la RGS, se sintió menospreciado después de que Lord Curzon, el presidente de la Sociedad, pidiera jocosamente "tres vítores para los perros". [166] Shackleton no se unió a denigrar la victoria de Amundsen y lo llamó "quizás el más grande explorador polar de la actualidad". [167] Antes de conocer la noticia de la muerte de su marido, Kathleen Scott admitió que el viaje de Amundsen "fue una hazaña excelente. a pesar de la irritación de uno, hay que admirarlo ". [167]

Tragedia de Scott Editar

Amundsen dejó Hobart para emprender una gira de conferencias por Australia y Nueva Zelanda. Luego se fue a Buenos Aires donde terminó de escribir el relato de su expedición. De regreso a Noruega, supervisó la publicación del libro, luego visitó Gran Bretaña antes de embarcarse en una larga gira de conferencias por los Estados Unidos. [168] En febrero de 1913, mientras estaba en Madison, Wisconsin, recibió la noticia de que Scott y cuatro camaradas habían llegado al polo el 17 de enero de 1912, pero todos habían fallecido el 29 de marzo, durante su viaje de regreso. Los cuerpos de Scott, Wilson y Bowers habían sido descubiertos en noviembre de 1912, después del final del invierno antártico. En su respuesta inicial, Amundsen calificó la noticia de "Horrible, horrible". [169] Siguió su tributo más formal: "El capitán Scott dejó un récord de honestidad, sinceridad, valentía, todo lo que hace a un hombre". [170]

Según Huntford, la noticia de la muerte de Scott significó que "Amundsen el vencedor fue eclipsado por Scott el mártir". [171] En el Reino Unido se desarrolló rápidamente un mito en el que Scott fue retratado como alguien que se había comportado con nobleza y había jugado el juego de manera justa. Había sido derrotado porque, por el contrario, Amundsen era un mero buscador de gloria que había ocultado sus verdaderas intenciones, había utilizado perros en lugar de depender del transporte honesto de hombres y había sacrificado a estos mismos perros como alimento. Además, se le consideraba un "profesional" que, en la mentalidad de la clase alta británica de esa época, disminuía cualquier cosa que pudiera haber logrado. [172] Esta narrativa se reforzó en gran medida con la publicación de los diarios de Scott y su "Mensaje al público". Huntford señala que "el talento literario [de Scott] era su triunfo. Era como si hubiera salido de su tienda enterrada y se hubiera vengado". [171] Aun así, entre los exploradores se siguió respetando el nombre de Amundsen. En su relato del Terra Nova Expedición escrita unos años más tarde, el camarada de Scott, Apsley Cherry-Garrard, escribió que la razón principal del éxito de Amundsen fue "las cualidades muy notables del hombre", específicamente su coraje al elegir descubrir una nueva ruta en lugar de seguir la ruta conocida. [173]

Perspectiva histórica Editar

El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 retrasó el inicio de la deriva polar norte de Amundsen, a la que se había destinado la expedición al Polo Sur como preliminar, hasta julio de 1918. Luego partió en un barco especialmente construido, Maud, que permaneció en aguas árticas durante los siguientes siete años. El barco no pasó sobre el Polo Norte, aunque en el transcurso de la expedición se convirtió en el cuarto barco en atravesar el Paso del Nordeste, después del Vega de Nordenskiöld y los rompehielos rusos Taymyr y Vaygach. [174] Amundsen dejó la expedición en 1923, los años restantes de su vida los dedicó en gran parte a la exploración polar por aire. El 12 de mayo de 1926, a bordo del dirigible Norge con Lincoln Ellsworth y Umberto Nobile, Amundsen voló sobre el Polo Norte. Él y Wisting, también en el dirigible, fueron los primeros hombres en ver ambos polos. [175] En 1928, mientras intentaba rescatar una expedición posterior de Nobile, Amundsen desapareció con su avión en los mares entre Noruega y Spitsbergen. [176]

A los cuatro hombres que habían estado en el poste con Amundsen se les pidió que acompañaran a su líder en el Maud deriva. Bjaaland y Hassel se negaron a participar en ninguna otra empresa polar. [177] [178] Helmer Hanssen y Wisting se unieron Maud este último asumió el mando cuando Amundsen dejó la expedición. En 1936, Wisting capitaneó Fram en el último viaje del barco a Oslo, donde se convirtió en museo. [179] Johansen, que no había podido volver a la vida normal a su regreso de la Antártida, se volvió retraído y poco comunicativo. Se negó a hablar de sus experiencias o de su disputa con Amundsen y se retiró a una vida de depresión y pobreza. El 4 de enero de 1913 se pegó un tiro en su alojamiento de Oslo. [180]

El mito de Scott duró hasta el último cuarto del siglo XX, cuando fue reemplazado por uno que lo caracterizó como un "chapucero heroico" cuyo fracaso fue en gran parte el resultado de sus propios errores. Este retrato, afirma la historiadora cultural Stephanie Barczewski, es tan falaz como el anterior en el que se lo consideraba más allá de toda crítica. [172] A principios del siglo XXI, los escritores han sugerido explicaciones más razonadas para la tragedia de Scott que su incompetencia, y su reputación ha sido rescatada hasta cierto punto. [181] [182] La atención renovada sobre Scott también ha destacado los logros de Amundsen: Barczewski escribe que "Amundsen y sus hombres alcanzaron la pole gracias a una combinación de excelente planificación, larga experiencia con perros de trineo y esquís y una impresionante resistencia física". [172] En su relato de la expedición de Scott, Diana Preston es igualmente específica al identificar la base del éxito de Amundsen. Estaba enfocado en el único objetivo de alcanzar el polo, mientras que Scott tenía que reconciliar las demandas en competencia de la exploración geográfica y el conocimiento científico. "Un profesional práctico y experimentado, [Amundsen] planeó cuidadosamente y aplicó todas las lecciones que había aprendido en el Ártico. Se basó exclusivamente en los medios de transporte bien probados y explotó sin sentimentalismos su potencial alimentario. Fue igualmente eficiente y poco sentimental en la gestión de sus hombres ". [183] ​​La base científica de Estados Unidos en el Polo Sur, fundada en 1957, se llama Estación Amundsen-Scott del Polo Sur, para honrar la memoria de ambos pioneros polares. [184]

Investigación moderna Editar

En un artículo publicado 100 años después de la expedición Amundsen, los investigadores afirmaron que la tienda y las banderas están enterradas bajo 17 m (56 pies) de hielo y aproximadamente un minuto de latitud al norte del Polo Sur, [185] o aproximadamente una milla náutica.

  1. ^ Algunas fuentes dan la fecha como 15 de diciembre. Dado que los hemisferios occidental y oriental, y la línea de cambio de fecha internacional, están unidos en el Polo Sur, ambas fechas pueden considerarse correctas, aunque Amundsen da el 14 de diciembre, tanto en su primer informe telegrafiado a su llegada a Hobart como en su relato más completo. El polo Sur. [1][2]
  2. ^ Noruega se había separado de Suecia en 1905. El rey Oscar de Suecia cedió el trono noruego y el príncipe Carl de Dinamarca se convirtió en rey Haakon VII de Noruega. [25]
  3. ^ Peary rápidamente denunció la afirmación de Cook como falsa, y las investigaciones posteriores arrojaron serias dudas sobre los registros de este último. Los datos de Peary, aunque cuestionados por Cook, fueron aceptados sin cuestionar por la National Geographic Society (que había patrocinado su expedición). El apoyo público a Cook se desvaneció rápidamente, aunque conservó algo de apoyo, incluido el de Amundsen. Peary fue generalmente aceptado como el conquistador del Polo Norte hasta que la investigación de finales del siglo XX, particularmente la del explorador Wally Herbert, indicó que Peary de hecho no llegó al Polo Norte. [42] [43]
  4. ^ La teoría de Amundsen sobre el hielo conectado a tierra finalmente se demostró que era errónea, aunque el hielo en las cercanías de su campamento no se rompió significativamente hasta 1987 y 2000. [50]
  5. ^ La redacción exacta de este telegrama se ha informado de manera diferente. Crane y Preston, pág. 127, registre la redacción como "Me voy al sur" Jones, p. 78, y Huntford (El último lugar de la tierra) 1985, pág. 299, escriba un texto más largo: "Pida permiso para informarle Fram procedente de la Antártida ".
  6. ^ Amundsen había dividido la expedición en grupos por mar y por tierra. El grupo del mar, al mando de Nilsen, navegó con Fram el grupo en tierra de nueve hombres estaba formado por Amundsen, Prestrud, Johansen, Helmer Hanssen, Hassel, Bjaaland, Stubberud, Wisting y Lindstrøm. En El polo Sur, Vol. Yo, p. 179, Amundsen omite a Wisting de la fiesta de la costa. [89]
  7. ^ Amundsen y sus compañeros nombraron otras características encontradas en esta área y cartografiadas de forma aproximada por primera vez, en su mayoría con el nombre de ellos mismos y de los que habían respaldado la expedición. Estas características incluyeron: las montañas Queen Maud, las montañas Prince Olav, el monte Fridtjof Nansen, el monte Don Pedro Christophersen, el monte Wilhelm Christophersen, el monte Hanssen, el monte Wisting, el monte Hassel, el monte Bjaaland, el monte Engelstad, el glaciar Liv y la meseta Nilsen .
  1. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, pág. 511.
  2. ^Amundsen, pág. xvii, vol. I.
  3. ^Langner, págs. 25-26.
  4. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 43-57.
  5. ^Langner, pág. 41.
  6. ^ aBCrane, págs. 74–75.
  7. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, págs. 64-74.
  8. ^ aBLangner, págs. 78–80.
  9. ^Maxtone-Graham, págs. 230–36.
  10. ^Herbert, págs. 191-201.
  11. ^Fleming, págs. 348–49.
  12. ^Fleming, pág. 351.
  13. ^ aBBarczewski, págs. 60-62.
  14. ^Langner, págs. 82–83.
  15. ^ Véase Scott, J.M., págs. 140–94 para una descripción resumida de la Fram expedición.
  16. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, pág. 194.
  17. ^ aBCHuntford 2001, págs. 547–49.
  18. ^Huntford 2001, págs. 183–86.
  19. ^ aBNansen, págs. 62-68, vol. I.
  20. ^ aBEl Museo Fram.
  21. ^Fleming, pág. 240.
  22. ^Fairley, págs. 260–61.
  23. ^Scott, J.M., págs. 244–45.
  24. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 197-200.
  25. ^Scott, J.M., págs. 200–02.
  26. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, pág. 205.
  27. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 204-06.
  28. ^Amundsen, págs. 36-41, vol. I.
  29. ^Riffenburgh, pág. 300.
  30. ^ aBHuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, págs. 205–07.
  31. ^Amundsen, pág. 72, vol. I.
  32. ^ aBCHuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 247–51.
  33. ^Amundsen, pág. 102, vol. I.
  34. ^Amundsen, págs. 137–38, vol. I.
  35. ^Weinstock, J. "Sondre Norheim: Folk Hero to Immigrant".
  36. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, págs.90 y 248.
  37. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 276–77.
  38. ^Huntford 2001, págs. 518-19, 542.
  39. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, pág. 286.
  40. ^Barr 1985.
  41. ^Los New York Times, 8 de septiembre de 1909.
  42. ^Fleming, págs. 365–89.
  43. ^Herbert, págs. 273–329.
  44. ^Amundsen, págs. 42–43, vol. I.
  45. ^ aBCrane, págs. 425-26.
  46. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, pág. 214.
  47. ^Barczewski, pág. 62.
  48. ^ aBCDAmundsen, págs. 45-7, vol. I.
  49. ^Jones, págs. 78-79.
  50. ^Solomon, págs. 94–95.
  51. ^Amundsen, págs. 62-64, vol. I.
  52. ^Amundsen, pág. 58, vol. I.
  53. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, pág. 210.
  54. ^Salomón, pág. 163.
  55. ^Amundsen, págs. 78-79, vol. I.
  56. ^Amundsen, pág. 76, vol. I.
  57. ^Amundsen, pág. 77, vol. I.
  58. ^Amundsen, págs. 85-86, vol. I.
  59. ^Preston, pág. 219.
  60. ^Amundsen, pág. 51, vol. I.
  61. ^Amundsen, pág. 55, vol. I.
  62. ^Amundsen, págs. 68-70, vol. I.
  63. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 244–45.
  64. ^Granja de perros de Roald Amundsen
  65. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, pág. 275.
  66. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 277–78.
  67. ^ aBAmundsen, págs. 125–31, vol. I.
  68. ^Langner, pág. 115.
  69. ^ Del texto de la carta de Amundsen, citado en Huntford (El último lugar en la tierra) 1985, págs. 279–80.
  70. ^Crane, pág. 423.
  71. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 300-01.
  72. ^Barczewski, págs. 65–66.
  73. ^Crane, pág. 428.
  74. ^Amundsen, págs. 138–68, vol. I.
  75. ^Huntford 1979, págs. 335–38.
  76. ^Amundsen, págs. 181-1882, vol. I.
  77. ^Turley, págs. 73–74.
  78. ^Langner, pág. 124.
  79. ^Amundsen, pág. 194, vol. I.
  80. ^MacPhee, pág. 87.
  81. ^Huntford 1979, pág. 368.
  82. ^Salomón, pág. 93.
  83. ^Cherry-Garrard, pág. 135.
  84. ^MacPhee, págs. 89–92.
  85. ^Langner, pág. 132.
  86. ^Huntford 1979, págs. 344–45.
  87. ^Langner, págs. 144–45.
  88. ^Huntford 1979, pág. 346.
  89. ^Amundsen, pág. 179, vol. I.
  90. ^Huntford 1979, pág. 347.
  91. ^Langner, pág. 145.
  92. ^MacPhee, pág. 105.
  93. ^Turley, pág. 79.
  94. ^Huntford 1979, pág. 350.
  95. ^ aBHuntford 1979, pág. 352.
  96. ^Langner, pág. 149.
  97. ^ aBMacPhee, pág. 106.
  98. ^Amundsen, pág. 254, vol. I.
  99. ^Huntford 1979, págs. 357–58.
  100. ^Langner, pág. 151.
  101. ^Langner, págs. 149–50.
  102. ^Huntford 1979, págs. 355–56.
  103. ^Huntford 1979, pág. 379.
  104. ^Langner, pág. 159.
  105. ^Huntford 1979, págs. 382–83.
  106. ^Huntford 1979, pág. 390.
  107. ^Langner, pág. 160.
  108. ^MacPhee, págs. 120-21.
  109. ^Langner, págs. 160–61.
  110. ^Langner, pág. 161.
  111. ^ aBCLangner, pág. 170.
  112. ^MacPhee, pág. 123.
  113. ^ aBHuntford 1979, pág. 407.
  114. ^Langner, pág. 172.
  115. ^Huntford 1979, pág. 408.
  116. ^Langner, págs. 172–73.
  117. ^Huntford 1979, pág. 409.
  118. ^Langner, págs. 174–75.
  119. ^Langner, pág. 175.
  120. ^Huntford 2001, pág. 571.
  121. ^MacPhee, pág. 131.
  122. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, pág. 386.
  123. ^Turley, pág. 86.
  124. ^ aBLangner, pág. 178.
  125. ^Langner, pág. 179.
  126. ^Huntford 1979, págs. 430–37.
  127. ^ aBMacPhee, pág. 143.
  128. ^Huntford 1979, pág. 450.
  129. ^Amundsen, págs. 63-66, vol. II.
  130. ^Langner, págs. 184-1885.
  131. ^Amundsen, págs. 67-73, vol. II.
  132. ^Amundsen, págs. 105–07, vol. II.
  133. ^Huntford 1979, pág. 459.
  134. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 451-52.
  135. ^Langner, pág. 193.
  136. ^Huntford 1979, pág. 487.
  137. ^Amundsen, pág. 122, vol. II.
  138. ^Langner, págs. 195–96.
  139. ^Huntford 1979, pág. 491.
  140. ^ aBMacPhee, pág. 155.
  141. ^Huntford 1979, págs. 494–95.
  142. ^MacPhee, pág. 169.
  143. ^Turley, págs. 118-19.
  144. ^Amundsen, pág. 157, vol. II.
  145. ^Langner, pág. 206.
  146. ^Turley, pág. 120.
  147. ^Amundsen, págs. 173–74, vol. II.
  148. ^HuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, págs. 493–97.
  149. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 510-11.
  150. ^Amundsen, pág. 352, vol. II.
  151. ^Amundsen, pág. 216, vol. II.
  152. ^Amundsen, págs. 240 y 246, vol. II.
  153. ^Amundsen, págs. 249–61, vol. II.
  154. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs.493.
  155. ^Amundsen, pág. 316, vol. II.
  156. ^Amundsen, págs. 328-31, vol. II.
  157. ^Amundsen, págs. 316-28, vol. II.
  158. ^Amundsen, págs. 331-46, vol. II.
  159. ^Hamre, pág. 417.
  160. ^Amundsen, págs. 271–72, vol. II.
  161. ^Huntford 1979, pág. 527.
  162. ^Sydpolsmedaljen (medalla del Polo Sur de Noruega).
  163. ^ aBHuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, págs. 511-16.
  164. ^Jones, págs. 89–90.
  165. ^Los tiempos, 9 de marzo de 1912, pág. 5.
  166. ^Barczewski, pág. 121.
  167. ^ aBHuntfordShackleton) 1985, pág. 344.
  168. ^HuntfordEl último lugar de la tierra) 1985, pág. 525.
  169. ^Preston, pág. 242.
  170. ^Jones, pág. 248.
  171. ^ aBHuntfordEl último lugar en la tierra) 1985, págs. 525-26.
  172. ^ aBCBarczewski, págs. 1-2.
  173. ^Cherry-Garrard, pág. 607.
  174. ^ Barr, William. "Revisión de 'El último vikingo. La vida de Roald Amundsen'" (PDF). Consultado el 22 de noviembre de 2020.
  175. ^Fleming, págs. 411-14.
  176. ^Fleming, pág. 420.
  177. ^Huntford 1979, pág. 496.
  178. ^Sverre Helge Hassel.
  179. ^Oscar Wisting.
  180. ^Huntford 1979, pág. 529.
  181. ^El Telégrafo diario, 19 de diciembre de 2004.
  182. ^
  183. Gray, Richard (31 de diciembre de 2012). "Scott de la Antártida podría haberse salvado si se hubieran seguido sus órdenes, dicen los científicos". El Telégrafo . Consultado el 27 de marzo de 2013.
  184. ^Preston, pág. 221.
  185. ^National Science Foundation, 27 de abril de 2009.
  186. ^
  187. Orheim, Olav (21 de enero de 2011). "La ubicación actual de la tienda que Roald Amundsen dejó en el Polo Sur en diciembre de 1911". Registro polar. 47 (3): 268–270. doi: 10.1017 / S0032247410000719.

Libros Editar

  • Amundsen, Roald Nilsen, Thorvald Prestrud, Kristian (1976) [1912]. El Polo Sur: un relato de la expedición noruega en el Fram, 1910–12 (Volúmenes I y II). Traducido por Chater, A.G. Londres: C. Hurst & amp Company. ISBN0-903983-47-8. Publicado por primera vez en 1912 por John Murray, Londres.
  • Barczewski, Stephanie (2007). Destinos antárticos: Scott, Shackleton y el rostro cambiante del heroísmo. Londres y Nueva York: Hambledon Continuum. ISBN978-1-84725-192-3.
  • Cherry-Garrard, Apsley (1970) [1922]. El peor viaje del mundo. Londres: Penguin Books. ISBN0-14-009501-2. Publicado por primera vez en 1922 por Chatto y Windus, Londres.
  • Crane, David (2005). Scott de la Antártida. Londres: HarperCollins. ISBN978-0-00-715068-7.
  • Fairley, T.C. (1959). Las aventuras árticas de Sverdrup. Londres: Longmans. OCLC732299190.
  • Fleming, Fergus (2002). Noventa grados norte. Londres: Granta Books.ISBN1-86207-535-2.
  • Hamre, Ivar (noviembre de 1933). "La expedición japonesa al polo sur de 1911-1912: un episodio poco conocido en la exploración antártica". La Revista Geográfica. 82 (5): 411–423. doi: 10.2307 / 1786962. JSTOR1786962. (requiere suscripción)
  • Herbert, Wally (1989). La soga de los laureles. Londres: Hodder & amp Stoughton. ISBN0-340-41276-3.
  • Huntford, Roland (1979). Scott y Amundsen. Londres: Hodder y Stoughton. ISBN0-340-19565-7.
  • Huntford, Roland (1985). El último lugar en la tierra. Londres y Sydney: Pan Books. ISBN0-330-28816-4.
  • Huntford, Roland (1985). Shackleton. Londres: Hodder & amp Stoughton. ISBN0-340-25007-0.
  • Huntford, Roland (2001). Nansen. Londres: Abacus. ISBN0-349-11492-7.
  • Jones, Max (2003). La última gran búsqueda . Oxford (Reino Unido): Oxford University Press. ISBN0-19-280483-9.
  • Langner, Rainer-K. (2007). Scott y Amundsen: Duelo en el hielo. Traducido por Beech, Timothy. Londres: Haus Publishing. ISBN978-1-905791-08-8.
  • MacPhee, Ross (2010). Carrera hasta el final: Amundsen, Scott y la consecución del Polo Sur. Nueva York y Londres: Sterling Innovation. ISBN978-1-4027-7029-6.
  • Maxtone-Graham, John (2000). Retorno seguro, dudoso: la era heroica de la exploración polar. Londres: Constable. ISBN0-09-480330-7.
  • Nansen, Fridtjof (1897). Más al norte, Volumen I. Londres: Archibald Constable & amp Co. OCLC499726131.
  • Preston, Diana (1999). Una tragedia de primer orden. Londres: Constable. ISBN0-09-479530-4.
  • Riffenburgh, Beau (2005). "Nimrod": la extraordinaria historia de la primera expedición de Shackleton. Londres: Bloomsbury Publishing. ISBN0-7475-7253-4.
  • Scott, J.M. (1971). Fridtjof Nansen. Sheridan, Oregón: Heron Books. OCLC143929.
  • Solomon, Susan (2001). La marcha más fría: la fatal expedición antártica de Scott . New Haven, Connecticut: Prensa de la Universidad de Yale. ISBN0-300-09921-5.
  • Turley, Charles (1935). Roald Amundsen, explorador. Londres: Methuen. OCLC3331281.

Edición en línea

  • "Amundsen compararía" (PDF). Los New York Times. 8 de septiembre de 1909. Consultado el 15 de octubre de 2011.
  • "Estación del Polo Sur Amundsen-Scott". Oficina de Programas Polares. Fundación Nacional de Ciencia. 27 de abril de 2009. Consultado el 16 de octubre de 2011.
  • Barr, William (1985). "Aleksandr Stepanovich Kuchin: el ruso que se fue al sur con Amundsen". Registro polar. Prensa de la Universidad de Cambridge. 22 (139): 401–412. doi: 10.1017 / S0032247400005647.
  • "Logro del capitán Amundsen. Trabajo de exploradores anteriores". Los tiempos. Londres. 9 de marzo de 1912. p. 5. (requiere suscripción)
  • Rees, Jasper (19 de diciembre de 2004). "Hielo en nuestros corazones". El Telégrafo diario. Londres. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  • "La nave polar Fram". The Fram Museum. Archivado desde el original el 10 de octubre de 2011. Consultado el 16 de octubre de 2011.
  • "Sverre Helge Hassel". El Museo Fram. Archivado desde el original el 14 de septiembre de 2015. Consultado el 11 de noviembre de 2011. (en noruego)
  • "Oscar Wisting". El Museo Fram. Archivado desde el original el 16 de septiembre de 2011. Consultado el 11 de noviembre de 2011. (en noruego)
  • Weinstock, John. "Sondre Norheim: héroe popular al inmigrante". La Asociación Histórica Noruego-Estadounidense. Consultado el 16 de octubre de 2011.
  • "Sydpolsmedaljen". Tienda Norske Leksikon. Consultado el 11 de noviembre de 2011. (en noruego)
    de The Fram Museum (Frammuseet) (enlace de archivo) en Internet Archive y Google Books (libros escaneados ediciones originales ilustradas en color) (Diario de Roald Amundsen de su expedición al Polo Sur) en Sorpolen 1911-2011 (en noruego)

180 ms 12,9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getExpandedArgument 180 ms 12,9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: coincidir 60 ms 4,3% tostring 40 ms 2,9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: gsub 40 ms 2,9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: anchor 40 msCódigo de registro 2,9% Scribunto_Luaded 20 ms 1,4% [otros] 140 ms 10,0% Número de entidades de Wikibase cargadas: 1/400 ->


Experiencia americana

Roald Amundsen

Roald Engebreth Gravning Amundsen de Noruega se enorgullecía de ser llamado "el último de los vikingos". Amundsen, un hombre de constitución poderosa de más de seis pies de altura, nació en una familia de capitanes mercantes y prósperos armadores en 1872. Cuando era joven, insistió en dormir con las ventanas abiertas incluso durante los gélidos inviernos noruegos para prepararse para una vida de exploración polar. Amundsen desarrolló una fascinación por la Antártida desde el momento en que vislumbró por primera vez su terreno helado en 1897. La Antártida, un continente del tamaño de Europa y Australia juntas, aún no había sido atravesada por humanos. Amundsen pretendía ser el primero.

En 1903 se estableció como un marinero y explorador de primer orden cuando dirigió con éxito un barco de pesca de 70 pies a lo largo de todo el Pasaje del Noroeste, una traicionera ruta rodeada de hielo que serpenteaba entre el norte de Canadá continental y las islas árticas de Canadá. . El arduo viaje tardó tres años en completarse, ya que Amundsen y su tripulación tuvieron que esperar mientras el mar helado a su alrededor se descongelaba lo suficiente como para permitir la navegación. Poco después de su regreso a Noruega, se enteró de que el inglés Ernest Shackleton se estaba embarcando en un intento de llegar al Polo Sur. Shackleton se vería obligado a abandonar su búsqueda a solo 97 millas del Polo. Amundsen estudió todo lo que pudo del intento de Shackleton y comenzó el largo proceso de preparación para el suyo. Era tan apreciado por sus habilidades de organización y planificación como por su experiencia como explorador. Amundsen, que se pensaba que era "taciturno en las mejores circunstancias", tomó medidas especiales para asegurarse de que los miembros de su tripulación poseían personalidades adecuadas para largos viajes polares. Los miembros de la tripulación a bordo de sus barcos sabían que era firme pero justo, y se referían cariñosamente a él como "el jefe".

En agosto de 1910, Amundsen estaba listo para hacer su propio intento de llegar al Polo Sur, aunque todo el mundo pensaba que se dirigía en la dirección completamente opuesta. En secreto, había descartado intentar llegar al Polo Norte, porque los estadounidenses Robert Peary y Frederick Cook ya habían reclamado esa hazaña. Amundsen incluso mantuvo en secreto sus planes para una expedición al Polo Sur ante los funcionarios del gobierno noruego. Temía que los funcionarios del gobierno dudaran en desafiar a Gran Bretaña, de quien dependían en gran medida, en una carrera hacia el Polo. No fue hasta que el barco de Amundsen, "Fram", estuvo bien lejos de la costa de Marruecos, que anunció a su tripulación que se dirigían al Polo Sur, no al Polo Norte.

Para el éxito de Amundsen en llegar al Polo Sur fue crucial el uso de perros de trineo cuidadosamente seleccionados. Los miembros de la tripulación canina de Amundsen habían sido magníficamente equipados por siglos de selección natural para sobrevivir en el Ártico. Se refirió a ellos como "nuestros hijos" y reveló: "Los perros son lo más importante para nosotros. Todo el resultado de la expedición depende de ellos". El 18 de octubre de 1911, el séquito de Amundsen partió de la Bahía de las Ballenas, en la plataforma de hielo Ross de la Antártida, para su último viaje hacia el polo. Su homólogo británico, Robert Scott, dependiente de ponis siberianos en lugar de perros, comenzó su viaje tres semanas después. Ayudado por condiciones climáticas excepcionalmente cooperativas, el grupo de Amundsen pasó el punto donde Shackleton se vio obligado a regresar el 7 de diciembre. Aproximadamente a las 3 pm del 14 de diciembre de 1911, Roald Amundsen izó la bandera de Noruega en el Polo Sur y nombró el lugar Polheim. - "Pole Home". Él y su tripulación regresaron a su campamento base el 25 de enero de 1912, 99 días y 1.860 millas después de su partida.

El viaje de Robert Scott, por otro lado, se vio empañado por la tragedia. Scott escribió: "Nuestra suerte con el clima es absurda". Desde el 4 de diciembre al 8 de diciembre de 1911, Scott y su grupo estuvieron confinados en sus tiendas de campaña, obligados a esperar una serie de ventiscas aulladores. Mientras comían sus preciadas raciones, el tiempo se les escapó de las manos. Cuando el grupo de Scott llegó al Polo el 17 de enero de 1912, los noruegos habían ido y venido. El diario de Scott registra: "Este es un lugar espantoso y lo suficientemente terrible como para que lo hayamos trabajado sin recompensa de prioridad". Scott y sus hombres habían perdido un tiempo crucial para llegar al polo y ahora enfrentaban la sombría perspectiva de regresar a su campamento base durante el otoño antártico cada vez más gélido. Fue un viaje que nunca completarían. El 29 de marzo de 1912, después de haber soportado tormentas de nieve y temperaturas que cayeron a 40 grados bajo cero Fahrenheit, Scott se metió en una tienda de campaña con los dos miembros sobrevivientes del grupo y soltó sus últimas palabras: "Por el amor de Dios, cuida de nuestra gente". Ocho meses después, un grupo de búsqueda encontró los cadáveres congelados de Scott y sus hombres. Estaban a solo 11 millas de un depósito de comida y combustible que habían dejado en su viaje.

Roald Amundsen vivió para experimentar otras aventuras polares, incluido volar sobre el Polo Norte en un dirigible en 1926. Pero el Ártico eventualmente también se cobraría la vida. Mientras volaba en una misión de rescate en 1928, Amundsen murió cuando su avión se estrelló en el Océano Ártico. Ese mismo año, hablando con un periodista sobre su amor por el Ártico helado, Amundsen dijo: "Si supieras lo espléndido que es allá arriba, ahí es donde quiero morir".

Richard E. Byrd:

Richard E. Byrd

Cuando Richard E. Byrd contempló las vastas regiones inexploradas del Polo Sur y la Antártida, una tierra que la mayoría consideraba desolada, estéril e inhóspita, vio un lugar prometedor. Byrd imaginó un lugar que "Dios había dejado a un lado como el futuro del hombre, una reserva inagotable de recursos naturales". El propio Byrd podría describirse con razón como una reserva inagotable de ambición y complejidad. Alternativamente visto por aquellos que trabajaron con él como en parte científico y en parte showman, en parte héroe y en parte ególatra, Richard Byrd fue impulsado por el deseo de forjar nuevos caminos y de distinguirse constantemente como un hombre de logros audaces.

Muchos pensaban que los elevados objetivos de Byrd eran consanguíneos. Provenía de una familia conocida por producir ciudadanos distinguidos. Richard Byrd, nacido en 1888 en una familia de la aristocracia virginiana, pudo rastrear su linaje hasta la Europa del Renacimiento. En el Nuevo Mundo, los Byrds de Virginia fundaron periódicos y se convirtieron en ricos terratenientes. El prestigio de la familia sufrió un revés cuando perdieron casi todo lo que tenían durante la Guerra Civil. La madre de Byrd, Eleanor Bolling, una amable belleza sureña, animó a sus tres hijos, Tom, Dick y Harry, a devolverle el brillo al apellido. El padre de Byrd, también llamado Richard, era conocido como un fiscal brillante, pero una figura paterna distante y exigente que luchó en una batalla perdida contra el alcoholismo.

Un sentido de la aventura marcó a Richard Byrd desde una edad temprana. Cuando solo tenía 11 años, viajó solo al otro lado del mundo para visitar a un familiar en Filipinas. Sus despachos a lo largo del camino se publicaron en periódicos locales. Cuando su hermano Harry se dispuso a construir una dinastía política en Virginia, Richard eligió al ejército como su camino hacia el logro. Se graduó de la Academia Naval de los Estados Unidos en 1912, y en 1916 se había convertido en aviador naval, a pesar de la inquietud por volar. Durante la Primera Guerra Mundial, Byrd estuvo al mando de las fuerzas aéreas estadounidenses en Canadá. Durante el entrenamiento de vuelo en Pensacola, Florida, Byrd entabló una amistad con un hombre que sería fundamental para su éxito futuro, el piloto Floyd Bennett.

La fascinación de Byrd por la exploración polar se había alimentado durante un crucero de reconocimiento de la Armada a la costa de Groenlandia. Después de establecerse como aviador naval, Byrd concluyó que podía usar sus conocimientos de vuelo para ayudarlo a realizar sus sueños árticos. Participó en varios intentos fallidos de la Armada de volar al Polo Norte, y en el verano de 1925 decidió embarcarse en una expedición aérea propia. Su intento inicial falló cuando los esquís de aterrizaje de su avión colapsaron justo antes del despegue. A su frustración se sumaba su conocimiento de que estaba encerrado en una competencia para ser el primero en sobrevolar el Polo Norte. El explorador noruego Roald Amundsen, el primer hombre en llegar al Polo Sur, había puesto la mira en cruzar el Polo Norte en un dirigible. El 9 de mayo de 1926, Byrd hizo otro intento. Volando con Floyd Bennett en el "Josephine Ford", llamado así por la hija de un importante contribuyente a su expedición, Byrd, de 38 años, esta vez tuvo éxito. Según Byrd, él y Bennett volaron sobre el Polo Norte, a pesar de haber desarrollado una peligrosa fuga de aceite. Cuando regresó al aeródromo de Spitsbergen mucho antes de lo esperado y anunció su hazaña, los escépticos expresaron sus dudas. Esas dudas perdurarán durante décadas. A pesar de los detractores, Richard Byrd había alcanzado el estatus de héroe estadounidense. Para mantener su impulso, dirigió su atención al extremo opuesto del globo y anunció su intención de sobrevolar y reclamar para América los vastos espacios inexplorados de la Antártida.

En el otoño de 1928, la expedición antártica de Byrd estaba preparada para comenzar. Cuatro barcos fueron cargados con tres aviones, 95 perros, 650 toneladas de suministros y 42 hombres se dirigieron a un lugar tan desconocido y traicionero como los confines del espacio exterior. La expedición tardó dos meses en llegar a su destino. Al llegar, hubo poco tiempo para la celebración, ya que Byrd y sus hombres tuvieron que trabajar rápidamente para establecer un campamento base antes de que descendiera la oscuridad total del invierno. Los miembros de la expedición, equipados con botas de piel de canguro, guantes de caribú y parkas de piel, establecieron su base en un lugar a nueve millas tierra adentro. Byrd lo bautizó como Little America. Fue a partir de este punto que Byrd y bernt Balchen, el hombre a quien Byrd eligió como piloto después de la muerte de Floyd Bennett, realizaron su primer vuelo exitoso sobre el Polo Sur el 29 de noviembre de 1928. Después de 14 meses en el hielo Byrd y sus hombres se dirigieron a casa. A su llegada, Byrd recibió una vez más la bienvenida de un héroe. La Armada lo ascendió al rango de Almirante. Para millones de estadounidenses, Byrd ahora era conocido como el Almirante de la Antártida. Pero Byrd no estaba dispuesto a descansar.

En 1933, Byrd había obtenido los fondos para una segunda expedición antártica. Esta vez contó con la ayuda de las empresas estadounidenses, así como de los medios de comunicación en expansión. La cadena de radio CBS envió un corresponsal como parte de la expedición, mientras patrocinadores como General Foods engancharon con orgullo su vagón a la estrella de Byrd. Byrd sintió que tendría que superarse a sí mismo en esta expedición para que valiera la pena. Si bien sus planes públicos incluían mapeo aéreo e investigación científica, en privado Byrd había decidido hacer una declaración más audaz. Intentaría pasar el invierno en el remoto interior de la Antártida y lo haría solo. Esta hazaña casi le cuesta la vida. Sufriendo de envenenamiento por monóxido de carbono, y apenas coherente, Bird tuvo que ser rescatado por una tripulación de Little American que casi no pudo hacer la caminata de 123 millas hasta su cabaña de 9 'por 13'. Byrd regresó a Little America como un hombre debilitado y desanimado.

Cuando regresó a los EE. UU. Seis meses después de ser rescatado, se decía que Byrd, de 47 años, había envejecido considerablemente. A pesar de haber hecho grandes contribuciones a la exploración y la comprensión de la Antártida, Byrd estaba obsesionado por no completar su misión de aislamiento. Antes de su muerte en 1957 a los 68 años, lideraría cuatro expediciones antárticas más. Pero estos viajes, bajo los auspicios del gobierno de Estados Unidos, carecían de la maravilla de sus expediciones privadas. Recordaría al público cómo durante este tiempo que pasó solo en el hielo había estado cerca de alcanzar visiones trascendentes: "Y aquí estaba yo, cerca del eje del mundo, en la oscuridad donde las estrellas hacen un círculo en el cielo. En ese momento me vino la convicción de que la armonía y el ritmo eran demasiado perfectos para ser un símbolo de la casualidad ciega o un vástago accidental del proceso cósmico y supe que una Inteligencia Benefica impregnaba todo. Era un sentimiento que trascendía la razón que iba al corazón de la desesperación de un hombre y lo encontró infundado ".

Lincoln Ellsworth:

Lincoln Ellsworth

Lincoln Ellsworth, nacido en Chicago, había experimentado su parte de la aventura, explorando los Andes peruanos, cartografiando la escarpada naturaleza canadiense y examinando las imponentes Montañas Rocosas, cuando quedó cautivado por lo que llamó "el brillo de la aurora boreal sobre los silenciosos campos de nieve. . "

Un aviador experto, Ellsworth se asoció con el noruego Roald Amundsen en un intento fallido de volar sobre el Polo Norte en 1925. Un año después, logró mejores resultados cuando él y el aviador italiano Umberto Nobile sobrevolaron el Polo Norte en un dirigible llamado "Norge". Sin embargo, Ellsworth no limitó sus medios de viaje de aventura a las máquinas voladoras. En 1931, formó parte de un equipo que buscaba llegar al Polo Norte en submarino. No lo consiguieron.

Cuando llegó a los 50 años, Ellsworth estaba empezando a acelerar. En 1935, a la edad de 55 años, Ellsworth se convirtió en el primer hombre en sobrevolar ambos polos cuando voló por todo el continente de la Antártida. Durante su última visita a la Antártida, Ellsworth descubrió dos cadenas montañosas inexploradas y estableció una base, llamada American Highland, en la poco conocida costa del Océano Índico.


Roald Amundsen se convierte en el primer explorador en llegar al Polo Sur - HISTORIA

Wikimedia Commons Roald Amundsen después de su expedición al Polo Sur.

La estación Amundsen-Scott del Polo Sur se encuentra en el punto más al sur del planeta, marcando el lugar hacia el que sus dos homónimos corrieron en una lucha épica por la gloria en 1911. Se erige como una estación de investigación, pero también como una conmemoración de los viajes embarcados. sobre por Roald Amundsen y Robert Scott, el hombre que llegó al Polo Sur por primera vez y el hombre que murió en el intento.

En junio de 1910, el aventurero noruego Roald Amundsen partió hacia el Polo Norte. Su equipo estaba emocionado porque nadie se había dirigido a la ubicación, y si eran los primeros en tener éxito, sus nombres pasarían a la infamia.

Sin embargo, antes de que llegaran lejos, Amundsen hizo un anuncio. Había recibido noticias unas semanas antes de que otra expedición de dos estadounidenses separados ya había llegado al Polo Norte. Sin decirle a nadie, había planeado una expedición completamente nueva, la misma que la del Ártico, pero dirigiéndose a un lugar ligeramente diferente.

En lugar del Polo Norte, se enfrentarían al Polo Sur.

El único defecto en el plan de Amundsen era que se estaba preparando otra expedición. Un ciudadano británico llamado Robert Scott estaba planeando su propia expedición al Polo Sur que ya estaba en marcha.

La competencia resultante sería la de los libros de récords. Al principio estuvo plagado de controversia, ya que tanto Scott como algunos miembros de la tripulación de Amundsen se sintieron engañados, pero finalmente se convirtió en una batalla por la gloria. La carrera subsiguiente por la victoria se consideraría una de las competencias más emocionantes en la era histórica de la exploración antártica.

También terminaría en muerte para uno de ellos.

Wikimedia Commons
Amundsen y su tripulación en su campamento del Polo Sur, el primero construido en el continente.

Amundsen y su tripulación tardaron seis meses en llegar al borde de la plataforma de hielo Ross en su único barco. La plataforma se conocía entonces como la Gran Barrera de Hielo y Amundsen la conocía por su investigación sobre el viaje de Ernest Shackleton. Vestido con pieles y pieles inspiradas en los inuit, el equipo dejó su barco en la Bahía de las Ballenas y continuó hacia el Polo Sur a pie, con la ayuda ocasional de un trineo de perros.

El primer intento resultó un fracaso, ya que los hombres no estaban preparados para las temperaturas extremas y las grandes cantidades de alimentos que tendrían que consumir para compensar el frío. Regresaron, enojados y oprimidos, al barco.

El segundo intento tuvo éxito. El propio Amundsen acompañó a su tripulación, insistiendo en el uso de más trineos tirados por perros. Después de cuatro días, cinco hombres y 16 perros llegaron al Polo Sur. Roald Amundsen nombró su campamento Polheim o & # 8220Hogar en el poste. & # 8221

Para su deleite, el equipo de Scott no llegó hasta dentro de 33 días, lo que convirtió a Roald Amundsen en el primer hombre en llegar a la pole.

Para Scott, la decepción no fue ni siquiera lo peor. Mientras Amundsen marcaba su campamento y luego regresaba sano y salvo a Noruega, toda la expedición de Scott se perdió de camino a casa.

La noticia de la muerte de Scott eclipsó el éxito de la tripulación de Amundsen a su llegada a casa, pero a Amundsen no le importó. Había logrado su objetivo y pronto lograría más.

Aproximadamente diez años después, Amundsen se convertiría en el primer hombre en llegar al Polo Norte en avión. Al final resultó que, había dudas sobre la afirmación de los dos estadounidenses de llegar primero a la ubicación, dejando el título del primer hombre en el Polo Norte completamente sin reclamar. Roald Amundsen aprovechó la oportunidad y se unió a Lincoln Ellsworth en su expedición al norte.

Junto con dos pilotos, los dos exploradores volaron a la latitud más septentrional jamás alcanzada por aviones, lo que convirtió a Amundsen y Ellsworth en los primeros hombres en llegar también tan lejos. En 1926, 14 años después de convertirse en el primer hombre en llegar al Polo Sur, Roald Amundsen se encontró también en el Polo Norte, convirtiéndose en la primera persona en llegar a ambos.

Wikimedia Commons Amundsen y un avión, poco antes de su muerte en uno similar.

Desafortunadamente, solo unos años después, la vida del explorador se acortó trágicamente antes de que pudiera romper más récords exploratorios. Durante una misión de rescate para su compañero explorador Umberto Nobile, Roald Amundsen desapareció. Estaba a bordo de un avión que intentaba localizar el dirigible de Nobile # 8217, que probablemente se desorientó por la niebla y se perdió en el mar.

Sin embargo, hasta el día de hoy, a pesar de varias búsquedas navales, nunca se han encontrado restos del fatídico vuelo de Amundsen.

Aunque trágica, una misteriosa desaparición durante una exploración de rescate parecía una forma adecuada de ir a Roald Amundsen. Más tarde, su vida y su trabajo fueron conmemorados, junto con Scott & # 8217s, en la estación Amundsen-Scott South Pole, que sirve como un recordatorio de los dos hombres que lucharon hasta la muerte para reclamar los derechos del emocionante e inexplorado territorio.

Después de aprender sobre el explorador y aventurero Roald Amundsen, lea sobre Peter Freuchen, otro explorador del Ártico y el hombre más interesante del mundo. Luego, mire estas fotos que muestran lo que realmente es un páramo helado y desierto de la Antártida.


14. Los detalles

El viaje al Polo Sur no fue un paseo pausado por la nieve. Desde el campamento base de Amundsen en la plataforma de hielo de Ross, él y su tripulación de cuatro hombres, con cuatro trineos y 52 perros, tardaron dos meses agonizantes en llegar al Polo Sur. Regresaron al campo base un mes después sin víctimas humanas, pero solo quedaban 11 perros.

Wikimedia Commons

Círculo Polar Ártico, paralelo o línea de latitud alrededor de la Tierra, aproximadamente a 66 ° 30 ′ N. Debido a la inclinación de la Tierra & # 8217 de aproximadamente 23 1/2 ° con respecto a la vertical, marca el límite sur del área dentro de la cual, durante un día o más cada año, el sol no se pone (alrededor del 21 de junio) ni sale (alrededor del 21 de diciembre).

El Ártico es la región más septentrional de la Tierra. La mayoría de los científicos definen el Ártico como el área dentro del Círculo Polar Ártico, una línea de latitud de unos 66,5 ° al norte del Ecuador. El Ártico está casi completamente cubierto por agua, gran parte de ella congelada. Algunas características congeladas, como glaciares e icebergs, son agua dulce congelada.


Roald Amundsen


Roald Amundsen pilotando su barco
Fuente: Lomen Bros.
  • Ocupación: Explorador
  • Nació: 16 de julio de 1872 en Borge, Noruega
  • Murió: 18 de junio de 1928 durante un intento de rescate.
  • Mejor conocido por: Primer hombre en visitar el Polo Sur

Roald Amundsen (1872 - 1928) fue un explorador de los polos norte y sur. Lideró la primera expedición en llegar al Polo Sur y fue la primera persona en visitar tanto el Polo Norte como el Polo Sur.

¿Dónde creció Roald?

Roald nació en Borge, Noruega el 16 de julio de 1872. Creció en Noruega con sus tres hermanos. Su padre, que estaba involucrado en la industria del transporte marítimo, murió cuando Roald tenía solo 14 años. Roald había soñado con convertirse en explorador, pero su madre quería que él fuera médico. Siguió los deseos de su madre hasta que ella murió cuando él tenía 21 años. Luego dejó la escuela para perseguir su sueño de explorar.

Roald se convirtió en miembro de la tripulación de varios barcos que viajaban al Ártico. En 1887 fue primer oficial de un barco llamado Belgica. Se convirtió en la primera expedición que sobrevivió al invierno en el Ártico. Roald aprendió valiosas lecciones de supervivencia durante estos primeros viajes que lo ayudarían más adelante. Una era que la carne de foca fresca tenía vitamina C, que ayudaría a curar el escorbuto. Otra era utilizar pieles de animales en lugar de abrigos de lana para mantenerse calientes.

En 1903 Roald comandó su propia expedición en su barco el Gjoa. Viajó al Polo Norte magnético y fue el primero en descubrir el Paso del Noroeste del Océano Atlántico al Océano Pacífico. Este pasaje había sido buscado durante muchos siglos. La capacidad de Roald para navegar y sobrevivir a este viaje fue un gran logro.


Su barco el Gjoa
Foto por Desconocido

A continuación, Roald planeó una expedición para llegar al Polo Norte. Sin embargo, cuando se enteró de que Robert Peary aseguraba haber llegado ya al Polo Norte, hizo planes de última hora y decidió perseguir el Polo Sur. Mantuvo esto en secreto hasta el último minuto. Estaba en una carrera con el explorador británico Robert Scott para ser el primero en llegar al Polo Sur.

El 14 de enero de 1911, el barco de Amundsen, el Fram, llegó a la Bahía de las Ballenas en la Antártida. Allí acamparon y se prepararon para el viaje al Polo Sur. Roald se aseguró de que los perros estuvieran bien alimentados. Uno de los tripulantes, un carpintero llamado Olav Bjaaland, rediseñó los trineos que usarían. Bajó el peso de 195 libras a 50 libras. Este menor peso sería crucial para ahorrar energía durante el viaje.


Expedición al Polo Sur de Roald Amundsen
Fuente: Illustrated London News

Se dispusieron a llegar al Polo Sur diez meses después de llegar a la Antártida el 20 de octubre. Había cinco hombres, 52 perros y cuatro trineos. Al principio viajaron rápido, pero pronto tuvieron que atravesar montañas y evitar peligrosas grietas. Finalmente, después de casi dos meses de duro viaje, llegaron a su destino. El 14 de diciembre de 1911, Roald Amundsen plantó la bandera noruega en el Polo Sur.

Los cinco miembros de la tripulación de Amundsen regresaron sanos y salvos al campamento base, pero solo 11 perros regresaron con vida. La expedición tomó 99 días y viajó más de 1.800 millas.


Amundsen y la bandera noruega en el Polo Sur
Fuente: Biblioteca Nacional de Noruega

La expedición británica de Robert Scott llegó al Polo Sur 35 días después de Amundsen. Desafortunadamente, no regresaron con vida, pero fueron encontrados congelados hasta morir meses después.

Amundsen todavía tenía el objetivo de llegar al Polo Norte. En 1926 se unió a una expedición con Umberto Nobile a bordo del dirigible Norge. Volaron sobre el Polo Norte en mayo en lo que se considera la primera visita indiscutible (muchas personas cuestionan la afirmación de Robert Peary) al Polo Norte.

Roald murió en un accidente de avión durante un intento de rescate el 18 de junio de 1928. Estaba tratando de salvar a parte de la tripulación de una de las aeronaves de Nobile que se había estrellado.


Ver el vídeo: Roald Amundsen - Los pasajes de la historia (Diciembre 2021).