Podcasts de historia

Siria, qué significa y por qué es importante - Historia

Siria, qué significa y por qué es importante - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

5 de febrero de 2012- Siria, qué significa y por qué es importante

Los acontecimientos en Siria alcanzaron nuevas alturas durante los dos últimos días, tanto en el terreno como en el mundo de la diplomacia. En el suelo, el número de muertos alcanzó un nuevo récord. La oposición ha informado que entre 300 y 400 personas murieron a manos del ejército sirio en un ataque a la ciudad de Homs. No está claro si el número de muertes reportadas ha sido exagerado o no. Sin embargo, se sabe que hasta diciembre habían muerto 5.000 personas. En el último mes, el número de sirios muertos aumentó en 2.000 más. Como resultado, ahora está claro para todos los observadores que, si bien es posible que el régimen de Assad no colapse en los próximos días (aunque podría hacerlo), ahora es solo cuestión de tiempo antes de que el régimen se desmorone. Los asesinatos que se han prolongado durante un año han eliminado cualquier legitimidad que tuviera que gobernar el régimen de Assad.

Más significativamente, un movimiento que había comenzado a exigir una mayor democracia en Siria se está transformando en una guerra civil sunita contra alauita. Los llamamientos por primera vez han salido a favor de una Jihad contra el régimen de Assad. Además, el conflicto ahora se ha convertido en parte del conflicto más amplio entre chiítas (Irán) y sunitas (resto del mundo árabe). Si bien los alauitas no son estrictamente chiítas, la mayoría de los sunitas los considera un tipo de chiíta. Esa opinión solo se ve reforzada por el hecho de que el único aliado regional de Assad es Irán. Hoy, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán advirtió claramente que si alguien intenta intervenir para derrocar a Assad, Irán intervendrá y provocará una guerra regional.

Todo esto nos lleva a la ONU, donde Occidente y el mundo árabe no pudieron aprobar una resolución condenando la violencia del régimen de Assad y exigiendo la renuncia de Assad mediante un veto conjunto chino-ruso. Gran parte del mundo parece conmocionado por la acción ruso-china. Como dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía: "el veto demuestra que Rusia y China no pueden deshacerse de su mentalidad de guerra fría". Para algunos, tiene razón. Ciertamente, Rusia bajo Putin a menudo actúa de maneras que son un eco de la antigua Unión Soviética. Sin embargo, creo que esto es demasiado simplista, incluso si es un factor en la mezcla. Algunos afirman que los rusos tienen miedo de perder su base naval en Siria. Aunque no está claro por qué la armada rusa, que apenas puede llevar al mar 10 barcos envejecidos a la vez, debería preocuparse por preservar una base naval en Siria. Esto está más allá de mí. Creo que hay otros dos factores en juego aquí. Primero, existe el temor de que las manifestaciones que hemos visto en el mundo árabe se extiendan a Rusia o China. En estas últimas semanas ya hemos visto grandes y crecientes manifestaciones contra el gobierno de Putin en Rusia. Para la mente rusa, si el mundo puede intervenir en Siria, también puede intervenir en Rusia. La segunda razón es que a todos debería importarnos realmente lo que suceda en Siria, más allá del costo humano, que debería ser simplemente inaceptable para todos.

Lo que sucede en Siria podría ser la clave de lo que sucede en el resto de Oriente Medio. Porque ha sido Siria el principal canal entre Irán y Hezbolá en el Líbano y, en menor medida, Hamas. No está claro quién estará a cargo del próximo gobierno en Siria. Se sabe muy poco sobre quién tiene el control de la oposición. Sin embargo, hay dos cosas claras. Quien llegue al poder en Siria no está dispuesto a hacer las paces con Israel al día siguiente de asumir el cargo. Por otro lado, tampoco es probable que un nuevo régimen sirio continúe apoyando a Hezbollah en el Líbano, ni tampoco es probable que siga apoyando al régimen cada vez más aislado de Teherán. Todo lo contrario. Al apoyar a Assad hasta el final, es probable que el régimen iraní sea considerado un enemigo del pueblo sirio. Es probable que los otros nuevos enemigos sean Rusia y, en menor medida, China. No son imágenes de Obama que se quema en Siria, ni banderas estadounidenses, más bien son imágenes de Putin y banderas rusas las que están siendo vandalizadas. ¿Podría suceder lo mismo en un año o dos en Irán?

El gabinete israelí dio hoy la aprobación final para construir un ferrocarril entre Tel Aviv y Eilat. Un planificador de transporte experimentado que conocí durante el fin de semana, piensa que es una locura y que hay mejores lugares para poner los recursos limitados de Israel. No estoy seguro de estar de acuerdo. A veces necesitas proyectos de transformación; no solo una pequeña mejora en el sistema de transporte urbano (algo que Israel claramente necesita). También existen implicaciones estratégicas potenciales de un puente terrestre que proporcionará una alternativa a los crecientes cargos por estadía por usar el Canal de Suez. Los chinos parecen particularmente interesados ​​en invertir en el proyecto, y no es porque sean discípulos de Ben Gurion y deseen asentar el Negev. Mañana discutiré las posibilidades de una guerra accidental que comience con Irán, y no una que comience porque Israel ataca las instalaciones nucleares iraníes. Mientras tanto, lea la lista de Jeffrey Goldberg de las formas en que Irán odia a Israel.


Historia en ruinas: destrucción del patrimonio cultural en todo el mundo

El 20 de enero, las autoridades sirias revelaron que militantes de Daesh (también conocido como ISIS) habían destruido parte del anfiteatro romano en la antigua ciudad de Palmira a fines de diciembre de 2016. Este fue solo el último incidente de destrucción deliberada del patrimonio cultural por parte del grupo terrorista y rsquos. sitios en todo el Medio Oriente y África del Norte. Según la Coalición de Antigüedades y mdasha, organización con sede en EE. UU. Que lucha contra el comercio mundial ilícito de antigüedades, mdashDaesh destruyó más de 150 sitios entre 2011 y 2015. En una entrevista reciente con CNBC, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, confirmó que todos los sitios del Patrimonio Mundial de Siria y rsquos han dañado o destruido desde que comenzó la guerra civil del país hace más de seis años.

Sin embargo, Daesh no es el primero en destruir el patrimonio cultural. La destrucción de artefactos físicos o intangibles que encarnan las ideas, creencias y características de sociedades pasadas es un medio de control y poder bien probado. En el año 70 EC, el ejército romano saqueó y destruyó el Segundo Templo en Jerusalén durante la Primera Guerra Judío-Romana. Durante la Revolución Cultural de Mao Zedong & rsquos, miles de sitios históricos chinos fueron destruidos para librar al país de las influencias capitalistas y tradicionalistas. En 2001, los talibanes destruyeron los dos Budas de Bamiyán, declarando que las enormes estatuas eran falsos ídolos. La destrucción física de los artefactos culturalmente significativos otorga a los perpetradores el poder de rechazarlos por no ser importantes y limitar qué tan bien pueden ser conocidos por las generaciones futuras. En el caso de Daesh & rsquos, los militantes están borrando rastros de civilizaciones que no se alinean con su ideología, realizando, en efecto, una forma de "limpieza ldquocultural", como la llama Bokova.

Sin embargo, no toda la pérdida de evidencia histórica es el resultado de actos maliciosos. En una mesa redonda titulada & ldquoDestroying History: Threats to Cultural Heritage around the Globe & rdquo en la reunión anual de la AHA 2017 en Denver, Katherine French (Univ. De Michigan) señaló que & ldquowar y la política no son los únicos enemigos del pasado. . . El desarrollo económico, la pobreza, la falta de formación y la falta de recursos también amenazan con destruir los artefactos históricos. & rdquo La mesa redonda multidisciplinaria, compuesta por seis académicos: francés, Senta German (Universidad Estatal de Montclair), Robert E. Murowchick (Universidad de Boston), Thomas FX Noble (Univ. De Notre Dame), Ingrid Rowland (Univ. De Notre Dame, Rome Global Gateway) y Sylvia Sellers-García (Boston Coll.) & Mdash giraron en torno a la difícil cuestión que la disciplina de la historia debe afrontar frente a múltiples formas. de la destrucción de la fuente: ¿Cómo representarán con precisión los historiadores del futuro el pasado?

Contextualizando la discusión, Noble, especialista en historia medieval y religiosa mediterránea, discutió el surgimiento de la iconoclastia en el Imperio Bizantino. El emperador León III, creyendo que Dios estaba castigando a su imperio por la veneración de los iconos, prohibió las imágenes religiosas. Como resultado, hasta mediados del siglo IX, se desarrolló una batalla cultural entre quienes buscaban destruir y quienes restauraban imágenes religiosas. "Casi no tenemos pruebas" de este período, dijo Noble. Innumerables obras de arte que representan a Cristo, María, varios santos y escenas del evangelio fueron destruidas o pintadas. Durante casi un siglo o más, el arte bizantino fue víctima de fanáticos religiosos. Los historiadores que buscan comprender el período iconoclasta del Imperio bizantino tienen pocas fuentes visuales originales en las que confiar, en lugar de ello, se ven obligados a construir sus narrativas a partir de relatos de segunda mano.

Pero el daño a los artefactos históricos y al patrimonio cultural no siempre es malicioso, a veces la preservación puede actuar como una forma de destrucción. En la Guatemala colonial española, por ejemplo, la mayor pérdida de material documental ocurrió más cerca del momento de la creación cuando los archiveros. . . Decidir [d] qué guardar y qué guardar ”, dijo Sellers- & shyGarcia, historiador especializado en la América Latina colonial. Aquellos que ayudaron en la construcción del archivo y rsquos seleccionaron documentos que creían que serían útiles para el Imperio español, descartando otros. Todo un mundo de trámites legales y documentos privados del período colonial, por lo tanto, se pierden para los historiadores de hoy en día que buscan comprender el período colonial español en la historia de Guatemala y rsquos.

La destrucción también puede surgir por negligencia, como ocurre con el Archivo de la Policía de Guatemala en la Ciudad de Guatemala. Descubierto por casualidad en 2005 en un almacén céntrico por la Procuraduría de los Derechos Humanos, el archivo contiene casi 80 millones de páginas sobre asesinatos, torturas, detenciones y secuestros durante la Guerra Civil de Guatemala (1960 & ndash96). Se encontraron documentos esparcidos por el suelo, metidos en bolsas de basura, dañados por el agua y violados por alimañas. Los archiveros todavía están luchando por adquirir los recursos adecuados para preservar estos documentos de daños mayores. "De alguna manera", señaló Sellers-García, "esta falta de recursos se convierte en un legado". . . que da forma a la naturaleza del archivo en el presente. & rdquo La falta de activos de archivo puede, en última instancia, tener efectos devastadores en la cantidad de investigación realizada en un campo.

La destrucción por negligencia, si bien no es maliciosa, también puede ocurrir en escalas mucho mayores. En Italia, los proyectos de modernización de la ciudad en Roma han tenido prioridad sobre la preservación de las antiguas ruinas romanas y medievales que se encuentran en toda la ciudad. El Tor de & rsquo Schiavi (& ldquotower of the slaves & rdquo) fue una vez una atracción turística popular, pero ahora está rodeado de nuevos apartamentos residenciales. Rowland, un experto en arquitectura y antigüedad clásica, explicó: "El verdadero problema al que se enfrentan las antigüedades romanas ahora es el desarrollo sin educación". un nuevo sistema de metro que conecta los suburbios con el centro de Roma (acercándose peligrosamente al Coliseo) y los estacionamientos donde se descubrieron recientemente antiguas villas romanas.

El patrimonio cultural también puede verse afectado por una exposición excesiva. En China, las novelas en serie que se centran en las hazañas de los ladrones de tumbas se han vuelto cada vez más populares entre los niños. Murowchick, un antropólogo especializado en China y el sudeste asiático, dijo: "Es muy emocionante para los niños leer, pero también inspira a muchos de ellos a ver esto como una oportunidad profesional". Hay un dicho que dice: "Si quieres hacerte rico de la noche a la mañana, ve a robar una tumba". Ahora, las personas interesadas en robar artefactos pueden conectarse entre sí a través de Internet. Las instrucciones para fabricar y usar dinamita, radares de penetración en el suelo y otras herramientas necesarias son accesibles a una escala sin precedentes. Esto ha fomentado un creciente comercio de antigüedades en China. Murowchick estima que "un cuarto de millón de tumbas han sido allanadas en China desde 1990" para satisfacer la demanda nacional e internacional de artefactos.

Esta prisa por saquear en China pone de relieve la creciente demanda de antigüedades en todo el mundo. Daesh está alimentando esta demanda destruyendo físicamente sitios y saqueando museos, galerías y archivos en busca de antigüedades que puedan venderse fuera de Siria e Irak. German, experto en arqueología del Egeo, Grecia y el antiguo Cercano Oriente y ex miembro de la junta de Saving Antiquities for Everyone (SAFE), señaló: & ldquoLa ocupación del Estado Islámico de gran parte de Siria ha incentivado otra razón para el saqueo: sus impuestos, o más exactamente, & lsquoshake-down & rsquo de todas y cada una de las actividades comerciales. & rdquo Según la Coalición de Antigüedades, Diwan al-Rikaz, la Oficina de Recursos de Daesh, emite permisos a posibles saqueadores que autorizan el saqueo de sitios dentro de su territorio. Luego, Daesh recibe entre el 20 y el 80 por ciento de las ganancias obtenidas por la venta de los artefactos. En una redada del ejército sirio, los soldados encontraron hojas de cálculo que mostraban que los impuestos derivados de la venta de antigüedades eran una forma importante de ingresos secundarios para Daesh. De hecho, entre 2014 y 2015, este impuesto impuesto por Daesh generó más de $ 200,000 para el grupo terrorista de los comerciantes que vendían artefactos robados. Una sola venta proporcionó a la organización 140.000 dólares.

Estas antigüedades gravadas por Daesh han inundado los mercados negros y las galerías de Europa, Asia y América del Norte, donde son adquiridas por compradores adinerados entusiastas. Si bien Estados Unidos ha tomado medidas de precaución y ha prohibido la importación de arte y artefactos sirios antiguos, la carnicería continúa. Como muestra la mesa redonda de la reunión anual, esta destrucción del patrimonio cultural no es aislada, es expansiva y trasciende tanto el tiempo como las fronteras geopolíticas. Incluso cuando no es intencional, el daño influye en los investigadores en la forma en que analizan el pasado y las fuentes que utilizan para hacerlo. La mesa redonda, dijo French, reconoció la importancia de llamar la atención de los miembros de la AHA sobre este tema: & ldquoAl historizarlo y enumerar diferentes contextos para la destrucción de la historia & rdquo, los historiadores comprenderían cómo afecta a sus campos & mdash sin importar cuán diversos sean.

Rachel Van Bokkem es una estudiante de maestría en historia en la American University en Washington, DC, especializada en estudios sobre el Holocausto y el genocidio.

/>
Este trabajo tiene una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin derivaciones 4.0. La atribución debe proporcionar el nombre del autor, el título del artículo, Perspectivas de la historia, fecha de publicación y un enlace a esta página. Esta licencia se aplica solo al artículo, no al texto o las imágenes utilizados aquí con permiso.

La American Historical Association agradece los comentarios en el área de discusión a continuación, en AHA Communities y en cartas al editor. Lea nuestra política de comentarios y cartas antes de enviar.


¿Dónde habla la Biblia sobre Galilea?

“Lo que Jesús hizo aquí en Caná de Galilea fue el primero de los signos mediante los cuales reveló su gloria y sus discípulos creyeron en él” (Juan 2:11).

Citada 67 veces en la Biblia, Galilea aparece más predominantemente en el Nuevo Testamento (64 veces) en comparación con el Antiguo Testamento (9). 1 Crónicas documenta la tierra fértil, y su mención en Josué y 1 Reyes la describe como tierra regalada por Salomón al rey Hiram. Isaías lo incluye en una profecía cumplida en Mateo 4: 13-16: cuando Jesús ministró en Capernaum, cerca de la carretera principal de Egipto a Damasco, llamada 'el Camino del Mar' ".

Galilea, donde Jesús llamó por primera vez a sus discípulos, es el lugar de muchos eventos registrados en los primeros tres evangelios. “Los apóstoles eran todos galileos por nacimiento o por residencia”, registra el Diccionario Bíblico de Smith. Gran parte del ministerio público de Jesús ocurrió allí, incluidas diecinueve de las treinta y dos parábolas de Jesús y veinticinco de los treinta y tres milagros de Jesús, según el Diccionario Bíblico de Easton. El primer milagro registrado fue cuando Jesús convirtió el agua en vino en las bodas de Caná en Juan 2: 1-11. Allí también ocurrieron escenas bíblicas como el Sermón de la Montaña y la Transfiguración.

"Toda la provincia está rodeada de un halo de asociaciones santas", escribió Carl Hoffman, "conectadas con la vida, las obras y las enseñanzas de Jesús de Nazaret". Mateo 4: 23-25 ​​dice: Jesús recorrió Galilea enseñando en las sinagogas de ellos, proclamando las buenas nuevas del reino y sanando dolencias y dolencias entre el pueblo ... Lo seguían grandes multitudes de Galilea, la Decápolis, Jerusalén, Judea y la región del otro lado del Jordán ”.

A menudo se hace referencia a Jesús como Jesús de Galilea o Jesús de Nazaret, porque la costumbre asociaba a las personas con ciudades en lugar de apellidos. En el Libro de los Hechos se hace referencia a la región como un factor de identificación de Sus discípulos y muchos de sus primeros seguidores. Hechos 13: 30-31 dice: "Pero Dios lo resucitó de entre los muertos y durante muchos días se apareció a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén, quienes ahora son sus testigos ante el pueblo".

Es posible La Gran Comisión (Mateo 28:16) que Jesús entregó a Sus discípulos después de que Su resurrección ocurrió en una montaña en Galilea, "dominando desde su elevada cumbre una vista de aproximadamente 80 millas en todas direcciones".


Cuatro libros sobre Siria para ayudar a comprender su turbulenta historia

Abraham Lincoln le dijo a Harriet Beecher Stowe que su libro, "La cabaña del tío Tom", inició la Guerra Civil. En la década de 1990, dos libros ayudaron a informar las políticas del presidente Clinton en los Balcanes. "Balkan Ghosts: A Journey Through History" de Robert D. Kaplan retrató muchos siglos de enemistad étnica irreconciliable y dio la impresión de un pantano que se tragaría a cualquier país que interviniera allí David Remnick del New Yorker lo llamó una "maravillosa coartada para la inacción . " Pero más tarde, Clinton leyó "Bosnia: A Short History" de Noel Malcolm, que describía el conflicto en ese país como el producto de los cálculos políticos maquiavélicos de Slobodan Milosevic. Pronto siguió un papel más activo de Estados Unidos.

Entonces, ¿qué se puede leer sobre Siria, el último rincón del mundo que provocó un debate sobre si Estados Unidos debería enviar misiles o tropas a una tierra lejana?

Se ha escrito una gran cantidad de libros sobre la revolución siria y el régimen de Assad en el último año. Pero en World Literature Today, Nikolaos van Dam recomienda una memoria de Hanna Mina, una de las pocas novelistas sirias contemporáneas cuyas obras están disponibles en traducción al inglés.

En el libro de 2004 “Fragmentos de memoria”, Mina describe “la pobreza difícilmente imaginable en la que él y su familia tuvieron que vivir: debajo de una higuera, en una carretera polvorienta, constantemente expuestos al sol y al hambre extrema. Mina ofrece una visión profunda, dramática y privilegiada de la vida miserable de principios del siglo XX de la población rural que vivía bajo la dominación feudal, casi como esclavos, endeudados con sus terratenientes ”, escribe Van Dam.

Varios observadores de Siria también recomiendan el propio libro de Van Dam, "La lucha por el poder en Siria: política y sociedad bajo Asad y el Partido Ba'th", publicado por I.B. Tauris, que relata cómo la dinastía Assad (hay varias grafías del nombre en inglés) llegó a gobernar Siria y “mantuvo bajo control el complejo mosaico de minorías, facciones y oponentes” durante medio siglo.

El actual presidente sirio, Bashar Assad, heredó el liderazgo del régimen creado por su padre, el difunto Hafez Assad. El anciano Assad es el tema de otro libro ampliamente citado sobre Siria, de Patrick Seale., "Asad: La lucha por el Medio Oriente". Publicado originalmente en 1989 por la University of California Press, el libro de Seale es un retrato más comprensivo del anciano Assad, escribió The Times en una reseña. “Seale no lleva la lucha de Asad a la cima, la brutal represión de 1982 del levantamiento de los hermanos musulmanes en Hama, o su disposición a usar todos los trucos sucios del comercio de inteligencia. Para Seale, sin embargo, Asad es despiadado por la razón de ser. El retrato de Seale es el de un estadista de mirada dura que sobrevive en un entorno difícil ".

El profesor de la Universidad de Oklahoma Joshua M. Landis, un destacado comentarista sobre Siria, dice que el libro de Seale es "el mejor y más legible libro general sobre la historia moderna de Siria". Landis coloca el libro de Seale en la parte superior de su propia lista de 27 libros favoritos sobre Siria, junto con el libro de Van Dam y "El campesinado sirio, los descendientes de sus notables rurales menores y su política" de Hanna Batatu.

"Batatu es un clásico de lectura obligada", escribe Landis. “Está lleno de detalles fascinantes sobre las comunidades rurales alauitas, drusas y sirias. Batatu va más allá de la historia habitual para explicar el éxito (y los fracasos) del gobierno de Asad ".


El pensamiento de Karl Marx

La obra escrita de Marx no se puede reducir a una filosofía y mucho menos a un sistema filosófico. Toda su obra es una crítica radical de la filosofía, especialmente de G.W.F. El sistema idealista de Hegel y de las filosofías de los poshegelianos de izquierda y derecha. Sin embargo, no es una mera negación de esas filosofías. Marx declaró que la filosofía debe convertirse en realidad. Uno ya no podía contentarse con interpretar el mundo, había que preocuparse por transformarlo, lo que significaba transformar tanto el mundo mismo como la conciencia humana de él. Esto, a su vez, requería una crítica de la experiencia junto con una crítica de las ideas. De hecho, Marx creía que todo conocimiento implica una crítica de ideas. No era un empirista. Más bien, su trabajo está repleto de conceptos (apropiación, alienación, praxis, trabajo creativo, valor, etc.) que había heredado de filósofos y economistas anteriores, incluidos Hegel, Johann Fichte, Immanuel Kant, Adam Smith, David Ricardo y John. Stuart Mill. Lo que caracteriza de manera única al pensamiento de Marx es que, en lugar de hacer afirmaciones abstractas sobre todo un grupo de problemas como la naturaleza humana, el conocimiento y la materia, examina cada problema en su relación dinámica con los demás y, sobre todo, trata de relacionarlos. a las realidades históricas, sociales, políticas y económicas.


El destino de los bienes culturales en tiempos de guerra: por qué es importante y qué se debe hacer

Ciudadela de Alepo, 2007. Dañada por bombardeos, 2012. CRÉDITO: Watchsmart, (CC)

"En una carrera contra el tiempo, un equipo de historiadores del arte y curadores de museos se unen para recuperar obras de arte de renombre robadas por los nazis antes de que Hitler las destruya". Esta es la descripción de la última película de George Clooney, Los hombres monumento, basado en un libro del mismo nombre. Historiadores del arte que recorren Europa en medio de la Segunda Guerra Mundial para salvar pinturas suena como una obra de imaginación improbable. Pero los Hombres Monumentos realmente existieron, y su batalla para salvar los símbolos de la civilización europea debería inspirar una reflexión sobre el destino de los bienes culturales 1 en tiempos de guerra, por qué es importante y qué se debe hacer para brindar protección en los conflictos actuales.

El destino de los bienes culturales en tiempos de guerra

Si bien la mayoría de la gente está familiarizada con la historia de la Segunda Guerra Mundial, muchos desconocen el destino del arte en el teatro europeo durante la guerra. Como parte de los planes de Hitler para construir un Fuhrermuseum, los nazis saquearon sistemáticamente el arte de Europa y se estima que transfirieron al Tercer Reich más de cinco millones de objetos culturales. 2 En respuesta a este extenso saqueo y al daño generalizado de la batalla a monumentos culturales como la catedral de Coventry, la abadía de Monte Cassino (destruida por los aliados) y el casco antiguo de Varsovia, los ejércitos aliados crearon los monumentos, bellas artes y Sección de archivos (MFAA). 3 De 1943 a 1951, el MFAA estuvo compuesto por 350 hombres y mujeres de 13 naciones, con 60 Hombres Monumentos que prestaron servicio activamente en Europa desde unos meses después del Día D hasta el Día VE. 4 Estos 60 oficiales de Monuments, todos directores de museos, artistas, archiveros, curadores y educadores voluntarios, 5 fueron responsables primero de mitigar los daños causados ​​por la batalla y luego de localizar las obras de arte saqueadas y desaparecidas en todo el continente. 6 Robert Edsel, autor de Monumentos Hombres, describe la misión del grupo como "simple: salvar la mayor cantidad posible de la cultura de Europa durante el combate". 7 En 1950, el MFAA había asegurado y repatriado 2,5 millones de objetos culturales, incluidas piezas legendarias como el Retablo de Gante y el Virgen de Brujas.

Más de 60 años después, a pesar de instrumentos legales como la Convención de La Haya de 1954 (diseñada para prevenir el daño, la destrucción y el saqueo atestiguados en la Segunda Guerra Mundial), la Convención de 1970 sobre el Tráfico Ilícito de Bienes Culturales y la Convención del Patrimonio Mundial de 1972. , el destino de los bienes culturales en conflicto sigue siendo prácticamente el mismo. Si bien el saqueo no está tan organizado o de gran alcance como la campaña nazi, durante nuestra actual era problemática, con frecuencia surgen informes de Siria, Malí y Egipto sobre saqueos y daños a la propiedad cultural. Además de la destrucción del centro histórico de Alepo, en febrero de 2013, el gobierno sirio advirtió sobre un aumento del tráfico de antigüedades de los sitios arqueológicos saqueados. Bajo la ocupación islamista de Tombuctú, Malí en 2012, Revista FT informó que los ocupantes demolieron santuarios a los que los residentes rezaban como parte de sus creencias sufíes y el monumento al patrón de la ciudad, djin, fue destruido por una excavadora. De los 24.000 manuscritos antiguos del Instituto Ahmed Baba de Tombuctú, 4.203 desaparecieron o resultaron dañados durante el conflicto. Más recientemente, el museo arqueológico de Mallawi, Egipto fue asaltado y destrozado, perdiendo casi 1.050 de sus 1.089 artefactos de exhibición.

La propiedad cultural, ya sea de arte, arquitectura o antigüedades, sigue sufriendo daños, destrucción o robo durante los conflictos. A menudo es un daño colateral en batallas y bombardeos, el objeto de robo para quienes buscan vender objetos valiosos o el objetivo de destrucción en un intento de destruir la cultura de un pueblo o evidencia de la existencia de una cultura.

¿Por qué proteger la propiedad cultural?

¿Por qué, entre los muchos horrores de la guerra, en particular el gran sufrimiento y la pérdida de vidas, la humanidad debería preocuparse por el destino de los objetos y los edificios? De hecho, el argumento a favor de la protección de los bienes culturales en tiempos de guerra tiene fundamentos tanto éticos como prácticos.
El conservador del museo y Monument Man George Stout escribió en 1942:

Mientras los soldados de las Naciones Unidas se abren paso en tierras que una vez fueron conquistadas y controladas por el enemigo, los gobiernos de las Naciones Unidas se encontrarán con múltiples problemas ... En las áreas devastadas por los bombardeos y los incendios hay monumentos apreciados por la gente de esos campos o ciudades: iglesias , santuarios, estatuas, cuadros, muchos tipos de obras. ... Salvaguardar estas cosas no afectará el curso de las batallas, pero afectará las relaciones de los ejércitos invasores con esos pueblos y [sus] gobiernos ... Salvaguardar estas cosas demostrará respeto por las creencias y costumbres de todos los hombres y tendrá sé testigo de que estas cosas pertenecen no sólo a un pueblo en particular, sino también a la herencia de la humanidad. 8

Stout explica la importancia ética de respetar los bienes culturales. No debemos proteger las estatuas y los manuscritos antiguos simplemente porque son edificios de culto hermosos o históricos porque sirven como un lugar de reunión para los fieles; debemos entenderlos como parte de la cultura y la historia de un pueblo. En una época en la que Hitler intentaba destruir un pueblo y conquistar muchas culturas, mostrar respeto por las culturas y los símbolos de los demás era luchar por la liberación de Europa de otra manera significativa. Además, estos objetos no pertenecen únicamente a las personas que los aprecian. Stout sostiene que también pertenecen a "la herencia de la humanidad". Este reconocimiento de que los símbolos de una civilización también son parte de la historia de toda la humanidad es una idea que se ha adoptado y reconocido aún más después de la Segunda Guerra Mundial y se ha convertido en una parte integral del argumento ético para proteger la cultura en los conflictos. Como Irina Bokova, directora general de la UNESCO, escribió en un artículo de 2012 sobre la importancia de preservar el patrimonio cultural de los estados asediados, "esto [la destrucción en Siria] es una pérdida para toda la humanidad. Algunos sitios culturales tienen un valor universal excepcional: pertenecen a todos y deben ser protegidos por todos. Seamos claros. No estamos hablando solo de piedras y edificios. Se trata de valores, identidades y pertenencia ".

Además de los fundamentos éticos para proteger los bienes culturales, existen varios argumentos muy prácticos para los beneficios de hacerlo.

1. La pérdida de bienes culturales no solo es una pérdida para el patrimonio de la humanidad, sino también para una mejor comprensión de ese patrimonio. Como lo expresó Rodrigo Martin, un experto en patrimonio que monitorea el daño a los sitios de Siria, "[l] a destrucción de cosas que no han sido estudiadas es como quemar páginas en el libro de historia". Los arqueólogos pueden recuperar artefactos robados, pero como explica el coronel Matthew Bogdanos, líder de la investigación estadounidense sobre el saqueo del Museo de Irak en 2003, sin el contexto del artículo, poco se puede aprender sobre las civilizaciones que nos precedieron. Esto limita nuestros recursos educativos y el conocimiento colectivo del pasado.

2. La destrucción o el saqueo de sitios y objetos de importancia cultural, especialmente cuando son intencionales, pueden crear resentimientos duraderos y obstáculos para la paz. Como escribe Bokova, "[d] estropear la cultura perjudica a las sociedades a largo plazo ... Los señores de la guerra lo saben. Se dirigen a la cultura porque golpea al corazón y porque tiene un poderoso valor mediático en un mundo cada vez más conectado. Vimos esto en las guerras en la ex Yugoslavia, donde las bibliotecas a menudo se quemaban primero ". Cuando la destrucción deliberada de bienes culturales está relacionada con el genocidio o la limpieza étnica, como la destrucción intencional de mezquitas en Kosovo, es fácil comprender por qué perduraría el resentimiento. Proteger los bienes culturales es una forma de evitar un obstáculo más para la paz.

3. Incluso cuando las pérdidas de bienes culturales no están vinculadas al genocidio, la cuestión de la repatriación y restitución de los objetos de bienes culturales saqueados sigue siendo costosa, polémica y legalmente compleja. Por ejemplo, entre los "trofeos de guerra" retirados por la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial se encuentran libros de importante valor cultural para Hungría. Los libros no fueron devueltos hasta 2006, después de años de negociación. De manera similar, la reconstrucción de sitios del patrimonio cultural, si es posible, es un proceso a largo plazo que puede resultar extremadamente controvertido y costoso. Los Budas de Bamiyán de Afganistán, destruidos por los talibanes en 2001, son un buen ejemplo.

4. En determinadas circunstancias, el robo de bienes culturales puede provocar más conflictos. Como escribe Bogdanos, "las cosas se han vuelto aún más preocupantes: al rastrear a los terroristas, ahora encontramos antigüedades ..." Bogdanos señala que el tráfico de antigüedades proporciona una fuente de financiación para los insurgentes en Irak, y uno debe preocuparse de que esta tendencia pueda continuar en otros países. zonas de conflicto.

¿Qué se puede hacer?

Desde la Segunda Guerra Mundial, el mundo ha visto modificaciones a las reglas de enfrentamiento militar y la ratificación de varios instrumentos legales, todos diseñados para proteger la propiedad cultural, particularmente en situaciones de conflicto. La destrucción de bienes culturales incluso ha sido reconocida como un crimen de guerra y procesada como tal. Estos son pasos necesarios e importantes y, sin embargo, continúan la destrucción y el saqueo. Ha llegado el momento de considerar cursos de acción adicionales y de aprender de las lecciones de los Monuments Men.

En un artículo de 2012, Bokova declaró que en las convenciones de 1954, 1970 y 1972 el mundo tiene los tratados internacionales legalmente vinculantes que necesita, pero que "los textos legales nunca serán tan rápidos como un cohete". Sostuvo que lo que se necesita ahora es el fortalecimiento de las capacidades nacionales, la capacitación de los soldados, más recursos, expertos en el terreno y una mejor coordinación con las Fuerzas Armadas, Interpol y otros actores. Bokova tiene razón. Deben realizarse esfuerzos para prevenir activamente la destrucción de los bienes culturales y rastrear los objetos objeto de tráfico mediante una mejor coordinación con los expertos sobre el terreno y una mejor capacitación y recursos para los soldados que ingresan en las zonas de conflicto. Lo que puede ser más importante es el despliegue de expertos muy parecidos a los Hombres de los Monumentos que se ofrecen como voluntarios para evaluar, proteger e investigar la destrucción y el saqueo de la propiedad cultural. A diferencia del MFAA, los expertos no deben estar afiliados a un lado del conflicto, el grupo debe ser apolítico. Si bien las secciones especializadas en arte y antigüedades son raras en los ejércitos de hoy, existen organizaciones sin fines de lucro que trabajan para cumplir con esta misión. El Comité Internacional del Escudo Azul afirma que "trabaja para proteger el patrimonio cultural mundial amenazado por desastres naturales y provocados por el hombre", y varios capítulos nacionales, como el Comité del Escudo Azul de EE. UU., Funcionan como "el equivalente cultural de la Red Cross, proporcionando una respuesta de emergencia a los bienes culturales en riesgo de conflicto armado ". Los esfuerzos de estos comités y otros actores con objetivos similares deben promoverse y apoyarse fuertemente.

El mundo debe trabajar para proteger los bienes culturales durante tiempos de conflicto, no solo porque muestra respeto por todos los pueblos y culturas, sino porque el patrimonio de una civilización es el patrimonio del mundo entero. La protección de la propiedad cultural en los conflictos a menudo se descuida o se deja de lado, ya que la gente sostiene que la vida de las personas en las zonas de guerra es mucho más importante que los edificios, las ollas y los libros antiguos. Sin embargo, no se trata de priorizar. No debemos descartar la protección de los bienes culturales en los conflictos como algo secundario a la tragedia humanitaria, sino como parte del esfuerzo por salvar a la humanidad. En un discurso de agosto de 2013, Bokova lo expresó bien, al hablar sobre la destrucción, el saqueo y el tráfico ilícito de bienes culturales en Siria:

Soy muy consciente de que, en el contexto de una trágica crisis humanitaria, el estado del patrimonio cultural de Siria puede parecer secundario. Sin embargo, estoy convencido de que cada dimensión de esta crisis debe abordarse en sus propios términos y por derecho propio. No hay elección entre proteger vidas humanas y salvaguardar la dignidad de un pueblo a través de su cultura. Ambos deben ser protegidos, como lo mismo: no hay cultura sin gente ni sociedad sin cultura.

1 "Propiedad Cultural" tal como se define en la Convención de La Haya de 1954: "el término 'propiedad cultural' abarcará, independientemente de su origen o titularidad:

a) bienes muebles o inmuebles de gran importancia para el patrimonio cultural de todos los pueblos, como los monumentos de arquitectura, arte o historia, ya sean sitios arqueológicos religiosos o profanos, grupos de edificios que, en su conjunto, sean obras de interés histórico o artístico de manuscritos de arte, libros y otros objetos de interés artístico, histórico o arqueológico, así como colecciones científicas y colecciones importantes de libros o archivos o de reproducciones de los bienes definidos anteriormente

(b) edificios cuyo propósito principal y efectivo sea preservar o exhibir los bienes culturales muebles definidos en el subpárrafo (a) tales como museos, grandes bibliotecas y depósitos de archivos, y refugios destinados a albergar, en caso de conflicto armado, la propiedad cultural mueble definida en el subpárrafo (a)


Siria, qué significa y por qué es importante - Historia

Para ser una gran potencia europea, Rusia necesita ser un jugador en el Mediterráneo, y se está convirtiendo en uno de forma gradual pero constante.

Rusia anunció recientemente que gastará $ 500 millones para reparar y actualizar el puerto comercial de Tartus en Siria. En 2017, Moscú renovó su arrendamiento sobre el puerto, firmando un acuerdo con Damasco en una clara muestra de apoyo al presidente sirio Bashar al-Assad. Pero la presencia naval rusa (y antes de 1991, la soviética) allí se remonta a principios de la década de 1970. Tartus, un remanente de una cadena de bases soviéticas mucho más vasta desarrollada a partir de la década de 1970, es ahora el único puerto que Rusia tiene fuera de los que se encuentran en sus propias costas. ¿Qué hacer con este renovado esfuerzo ruso por tener presencia mediterránea? Dada la debilidad económica de Rusia, y las largas fronteras terrestres, ¿por qué Moscú está tan concentrado en Siria y, en particular, en tener una huella naval allí?

Hay tres respuestas relacionadas a estas preguntas.

Primero, Rusia necesita salidas para liberarse de su de facto posición sin litoral. Desde Pedro el Grande, Moscú ha presionado para tener presencia en los mares más lejanos, desde el Mar del Norte hasta el Mediterráneo, para poder competir con las otras grandes potencias. Rusia tiene acceso a los mares, por supuesto, pero los mares Báltico y Negro (sin mencionar el Mar Caspio, una cuenca endorreica sin drenaje a ninguna otra masa de agua) están efectivamente cerrados y ofrecen en el mejor de los casos la posibilidad de dominio y control local. . El impulso para tener acceso a "puertos de agua caliente" es una constante en la política exterior rusa, caracterizada por una "incomparable simplicidad de concepción y perseverancia en el esfuerzo", como dijo Robert Strausz-Hupé en un ensayo de 1947.

El hecho de que Moscú tenga una marina decrépita con su único portaaviones en llamas en un muelle no debería disminuir el impacto estratégico de un puerto ruso en el Mediterráneo oriental.En cierto modo, en comparación con las potencias marítimas occidentales, el poder marítimo de Rusia se desarrolla a la inversa: Moscú necesita tener salidas al mar abierto antes de poder desarrollar una flota comercial y una poderosa armada. La mayoría de las potencias navales europeas desarrollaron armadas para proteger una ruta de navegación ya desarrollada y sus costas y puertos. Rusia necesita puertos antes de poder tener una marina. Tartus es uno de esos puertos pequeños pero estratégicamente importantes.

En segundo lugar, el Mediterráneo es un mar peculiar que favorece más a quienes controlan las costas que a las grandes flotas. La inversión de Moscú en Tartus no significa, de hecho, que Rusia tendrá una gran flota en el Mediterráneo. Pero el Mediterráneo no es el Atlántico o el Pacífico abiertos donde importa el tamaño de las armadas. Los enfrentamientos de grandes potencias en el Mediterráneo son a menudo enfrentamientos por puertos más que por barcos.

Horatio Nelson señaló en 1798, con cierta perplejidad, que "los rusos me parecen más inclinados a tomar puertos en el Mediterráneo que a destruir a Bonaparte en Egipto". El almirante británico estaba molesto por la falta de voluntad rusa para desafiar a la flota francesa, mientras que los analistas militares británicos un siglo después pensaron que la inclinación moscovita por los puertos en lugar de las grandes flotas significaba que Rusia no era una amenaza.

Pero el Mediterráneo es un mar de potencias terrestres: lo que importa es el control de la costa y especialmente del estrecho. El acercamiento actual de Rusia con Turquía puede ser frágil y temporal, pero ha mitigado el riesgo para Moscú de que el Mar Negro sea un cuerpo de agua cerrado. Y la fortificación de la presencia militar rusa en las costas sirias significa que una gran parte del Mediterráneo oriental estará bajo la vigilancia rusa, si no bajo el control de Rusia.

En tercer lugar, Rusia está interesada en el Mediterráneo como premio estratégico que permitirá a Moscú ser un jugador mucho más influyente en Europa. El mar Mediterráneo parece ser un remanso de interés sólo para turistas y estudiantes de historia antigua. Pero, en realidad, sigue desempeñando un papel similar al de los siglos pasados: quienquiera que controle el Mediterráneo tiene una enorme influencia sobre Europa.

Históricamente, el mar Mediterráneo tuvo dos características importantes. Primero, era una autopista comercial no solo entre Europa y Oriente Medio y Asia, sino también entre países europeos. A medida que se construyeron ferrocarriles y carreteras en la Europa continental, el mar perdió parte de su influencia y, con ella, Gran Bretaña, dueña de este mar desde finales del siglo XVIII, perdió parte de su influencia sobre Francia y Alemania. Pero el Mediterráneo sigue siendo una vía fluvial valiosa con el 15 por ciento de la actividad naviera mundial (10 por ciento por toneladas de peso muerto de los buques, según datos de 2013). También es una fuente creciente de energía a medida que se están descubriendo grandes depósitos de gas (con las tensiones acompañantes entre estados, como Grecia y Turquía, que tienen reclamos en competencia).

La segunda característica importante del Mediterráneo era que era una frontera de seguridad para Europa. La antigua Roma descubrió rápidamente que su seguridad no se podía encontrar en el sur de Italia o incluso en Sicilia, sino que tenía que establecerse en las costas del norte de África, lo que condujo a dos guerras púnicas (tres, si se cuenta la destrucción final de Cartago). La situación no ha cambiado. Europa no es segura si el mar Mediterráneo es una autopista de amenazas que navega hacia el norte. La inestabilidad de Oriente Medio y el norte de África de la última década ha demostrado que la seguridad europea no está en la costa europea del Mediterráneo, sino en sus costas meridionales.

La presencia de Rusia en el Mediterráneo, por limitada que sea, añade otro factor de inestabilidad a la región, lo que complica aún más el cálculo geoestratégico de una Europa ya debilitada y contenciosa. La presencia naval rusa en Tartus, por lo tanto, es un medio para que Moscú ejerza influencia sobre Europa. Puede prometer ayudar a estabilizar el Mediterráneo y, al mismo tiempo, amenazar con crear una volatilidad aún mayor. En otras palabras, Rusia puede presentarse como el problema y la solución, en cualquier caso elevando su influencia sobre las potencias europeas.

Por lo tanto, existe una seria justificación estratégica para la participación de Rusia en Siria y, más específicamente, para el reciente anuncio de una importante inversión financiera en el puerto de Tartus. No es solo el capricho de Putin como un autócrata impredecible que busca la gloria personal o protege obstinadamente a Assad, un dictador del Medio Oriente. Moscú tiene objetivos más importantes que no son nuevos y se basan en una comprensión clara de la naturaleza y el valor del Mediterráneo. Para ser una gran potencia europea, Rusia necesita ser un jugador en el Mediterráneo, y se está convirtiendo en uno de forma gradual pero constante.


Verificación de hechos: India no fue el primer lugar donde se registró el sánscrito, fue Siria

Después del yoga, Narendra Modi ha centrado su enfoque de poder suave en el sánscrito. El gobierno indio participa con entusiasmo en la 16ª Conferencia Mundial de Sánscrito en Bangkok. No solo enviará 250 académicos en sánscrito y financiará parcialmente el evento, la conferencia contará con la participación de dos ministros de alto rango del gabinete: la ministra de Asuntos Exteriores, Sushma Swaraj, que inauguró la conferencia el domingo, y la ministra de Desarrollo de Recursos Humanos, Smriti Irani, que asistirá. su ceremonia de clausura el 2 de julio. Inexplicablemente, Swaraj también anunció la creación del puesto de Subsecretario de Sánscrito en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Queda por ver cómo un idioma antiguo, que nadie habla, escribe o lee, ayudará a promover los asuntos de la India en el extranjero.

En el frente interno, sin embargo, los usos del sánscrito son claros: es una señal del nacionalismo cultural del gobernante Partido Bharatiya Janata. El sánscrito es el lenguaje litúrgico del hinduismo, tan sagrado que a las castas inferiores (más del 75% de los hindúes modernos) ni siquiera se les permitió escuchar su recitación. Celebrar el sánscrito no aporta mucho a las habilidades lingüísticas de la India; lejos de enseñar un idioma antiguo, la India aún debe educar a toda su gente en sus lenguas maternas modernas. Pero sí ayuda al BJP a impulsar su propia marca de hipernacionalismo.

Desafortunadamente, la realidad es a menudo mucho más compleja que los mitos nacionalistas simplistas. Si bien el sánscrito es un indicador del nacionalismo hindú para el BJP, podría sorprenderse, incluso escandalizarse, al saber que las primeras personas en dejar evidencia de haber hablado sánscrito no son hindúes o indios, sino sirios.

Los hablantes sirios del sánscrito

La forma más antigua de sánscrito es la que se usa en el Rig Veda (llamado antiguo índico o sánscrito rigvédico). Sorprendentemente, el sánscrito rigvédico se registró por primera vez en inscripciones que no se encuentran en las llanuras de la India, sino en lo que hoy es el norte de Siria.

Entre 1500 y 1350 a.C., una dinastía llamada Mitanni gobernó la cuenca superior del Éufrates-Tigris, tierra que corresponde a lo que ahora son los países de Siria, Irak y Turquía. Los mitannis hablaban un idioma llamado hurrita, sin relación con el sánscrito. Sin embargo, todos y cada uno de los reyes de Mitanni tenían un nombre en sánscrito, al igual que muchas de las élites locales. Los nombres incluyen Purusa (que significa "hombre"), Tusratta ("tener un carro atacante"), Suvardata ("dado por los cielos"), Indrota ("ayudado por Indra") y Subandhu, un nombre que existe hasta hoy en la India.

Imagínese eso: el irritante y mocoso Subandhu de la escuela comparte su nombre con un antiguo príncipe de Oriente Medio. Piel de gallina. (Lo siento, Subandhu).

Los Mitanni tenían una cultura que, al igual que el pueblo védico, veneraba mucho la guerra de carros. Un manual de entrenamiento de caballos de Mitanni, el documento más antiguo del mundo, usa varias palabras sánscritas: aika (uno), tera (tres), satta (siete) y asua (ashva, que significa “caballo”). Además, la aristocracia militar Mitanni estaba compuesta por guerreros de carros llamados "maryanna", de la palabra sánscrita "marya", que significa "joven".

Los Mitanni adoraban a los mismos dioses que los del Rig veda (pero también tenían sus propios locales). Firmaron un tratado con un rey rival en 1380 a. C. que nombra a Indra, Varuna, Mitra y Nasatyas (Ashvins) como testigos divinos de los Mitannis. Si bien los hindúes de hoy en día en su mayoría han detenido la adoración de estas deidades, estos dioses Mitanni también fueron los dioses más importantes en el Rig veda.

Este es un hecho sorprendente. Como señala David Anthony en su libro, El caballo, la rueda y el lenguaje, esto significa que no sólo el sánscrito rigvédico es anterior a la compilación del Rig veda en el noroeste de la India, pero incluso el "panteón religioso central y las creencias morales consagradas en el Rig veda existió igualmente temprano ”.

¿Cómo llegó el sánscrito a Siria antes que a la India?

¿Qué explica este asombroso hecho? ¿Estaban bien PN Oak y sus extravagantes historias de Hindutva? ¿El mundo entero era hindú alguna vez? ¿Fue la Kaaba en La Meca una vez un Shivling?

Desafortunadamente, la historia detrás de esto es mucho más prosaica.

El idioma fundador de la familia de la que proviene el sánscrito se llama protoindoeuropeo. Su hija es un idioma llamado protoindoiranio, llamado así porque es el origen de los idiomas del norte de la India e Irán (los lingüistas no son tan buenos con los nombres de idiomas pegadizos).

El, bueno, enciclopédico, Enciclopedia de la cultura indoeuropea, editado por JP Mallory y DQ Adams, escribe sobre los primeros hablantes de protoindoiranio emergentes en el sur de los Urales y Kazajstán. Estas personas de la estepa, que representan lo que se llama la cultura Andronovo, aparecen por primera vez justo antes del 2000 a. C.

De esta tierra natal de Asia Central se separó un grupo de personas que ahora habían dejado de hablar proto-indo-iraní y ahora conversaban en las primeras formas del sánscrito. Algunas de estas personas se trasladaron al oeste hacia lo que ahora es Siria y algunas al este hacia la región del Punjab en la India.

David Anthony escribe que las personas que se trasladaron al oeste posiblemente fueron empleadas como aurigas mercenarias por los reyes hurritas de Siria. Estos aurigas hablaban el mismo idioma y recitaban los mismos himnos que luego se incluirían en el Rig veda por sus camaradas que se habían aventurado al este.

Estos hablantes de sánscrito rigvédico usurparon el trono de sus empleadores y fundaron el reino de Mitanni. Mientras ganaban un reino, los Mitanni pronto perdieron su cultura, adoptando el idioma y la religión hurrita local. Sin embargo, los nombres reales, algunas palabras técnicas relacionadas con los carros y, por supuesto, los dioses Indra, Varuna, Mitra y los Nasatyas se quedaron.

El grupo que fue al este y luego compuso el Rig veda, sabemos, tuvo más suerte en la preservación de su cultura. El idioma y la religión que compraron para el subcontinente echaron raíces. Tanto es así que 3500 años después, los indios modernos celebrarían el idioma de estos antiguos nómadas pastores en toda la ciudad de Bangkok.

Hindutvaising la rica historia del sánscrito

Desafortunadamente, mientras se celebra su idioma, religión y cultura, se busca borrar la historia del pueblo indoeuropeo que trajo el sánscrito al subcontinente en el altar del nacionalismo cultural. Los mitos nacionales populares en la India pintan con urgencia al sánscrito como completamente autóctono de la India. Esto es fundamental dado que la ideología hindutva dominante trata el carácter indígena geográfico como un requisito previo para la nacionalidad. Si el sánscrito, el lenguaje litúrgico del hinduismo, tiene una historia anterior a su llegada a la India, eso realmente quita la alfombra debajo de los pies del hindutva.

Irónicamente, los mitos nacionales de Pakistán, país gemelo, van exactamente en la dirección opuesta: sus islamistas descarados intentan convertir a los árabes extranjeros en padres fundadores y niegan por completo sus raíces subcontinentales.

Ambos mitos nacionales, ya sean árabes o sánscritos, intentan imaginar una cultura de origen puro y prístino no contaminada por influencias desagradables. Desafortunadamente, el mundo real a menudo es más desordenado que el mito. Los paquistaníes no son árabes y, como Enciclopedia de la cultura indoeuropea lo dice sin rodeos: “Esta teoría [que el sánscrito y su antepasado protoindoeuropeo eran indígenas de la India], que resucita algunas de las primeras especulaciones sobre los orígenes de los indoeuropeos, tampoco tiene una pizca de evidencia de apoyo lingüística o arqueológica ”.


Departamento del Tesoro de EE. UU.

Los avisos de sanciones destacan las tácticas de evasión de sanciones utilizadas por Siria. Las partes sujetas a sanciones de los EE. UU. Y / o las Naciones Unidas deben conocer estas prácticas a fin de implementar los controles adecuados para garantizar el cumplimiento de sus requisitos legales.

Folletos de sanciones

Los folletos de sanciones son una descripción general de las regulaciones de la OFAC con respecto a las sanciones a Siria. Son útiles herramientas de referencia rápida.

Preguntas frecuentes

La OFAC ha recopilado cientos de preguntas frecuentes (FAQ) sobre sus programas de sanciones y políticas relacionadas. Los enlaces a continuación envían al usuario a las páginas de preguntas frecuentes de la OFAC.

Orientación interpretativa

La OFAC emite orientación interpretativa sobre cuestiones específicas relacionadas con los programas de sanciones que administra. Estas interpretaciones de la política de la OFAC a veces se publican en respuesta a una solicitud pública de orientación o pueden ser publicadas de manera proactiva por la OFAC para abordar un tema complejo.

Solicitud de una licencia OFAC específica

Puede ser de su interés y del gobierno de los EE. UU. Autorizar una actividad económica particular relacionada con las sanciones a Siria. Visite el enlace a continuación para solicitar una licencia OFAC.

Orientación sobre la política de licencias de la OFAC

Es posible que se permitan determinadas actividades relacionadas con las sanciones a Siria si cuentan con la licencia de la OFAC. A continuación, la OFAC ha emitido orientaciones y declaraciones sobre políticas específicas de concesión de licencias relacionadas con las sanciones a Siria.

    - Sobre actividades relacionadas con los sectores agrícola y de telecomunicaciones de Siria y petróleo y productos derivados del petróleo de origen sirio en beneficio de la Coalición Nacional de Fuerzas Revolucionarias y de Oposición Sirias o sus partidarios - Orientación sobre la liberación de cantidades limitadas de fondos bloqueados para el pago de los honorarios y costos legales incurridos al impugnar el bloqueo de personas estadounidenses en procedimientos administrativos o civiles: orientación sobre las entidades propiedad de personas cuyas propiedades e intereses en la propiedad están bloqueados

Licencias generales

La OFAC emite licencias generales para autorizar actividades que de otro modo estarían prohibidas con respecto a las sanciones a Siria. Las licencias generales permiten a todas las personas estadounidenses participar en la actividad descrita en la licencia general sin necesidad de solicitar una licencia específica.

    - Enmienda al Reglamento de Sanciones de Siria para autorizar ciertas actividades relacionadas con la publicación (13 de abril de 2015) - Autorización de ciertas actividades para responder a la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)

MARCO LEGAL PARA Sanciones a Siria

El programa de sanciones a Siria representa la implementación de múltiples autoridades legales. Algunas de estas autoridades tienen la forma de una orden ejecutiva emitida por el presidente. Otras autoridades son leyes públicas (estatutos) aprobadas por el Congreso. Estas autoridades están codificadas además por la OFAC en sus regulaciones que se publican en el Código de Regulaciones Federales (CFR). Las modificaciones a estas regulaciones se publican en el Registro Federal. Además de todas estas autoridades, la OFAC también puede implementar las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (RCSNU) con respecto a Siria.


Cómo se propagó ISIS en el Medio Oriente

“Es perfectamente cierto, como dicen los filósofos, que la vida debe entenderse al revés. Pero olvidan la otra proposición: que debe vivirse hacia adelante ". Esta observación fue hecha en 1843 por el filósofo danés Søren Kierkegaard en una entrada de diario, pero podría haber sido escrita sobre el Medio Oriente contemporáneo.

Hemos estado viviendo el Estado Islámico hacia adelante, sorprendidos a cada paso, pero quizás podamos empezar a entenderlo al revés. Aunque ISIS tomó por sorpresa a la mayor parte del mundo cuando entró en la ciudad iraquí de Mosul en junio de 2014, el grupo y sus antepasados ​​habían estado proclamando sus objetivos durante una década. Como muchos eventos importantes, este no se acercó sigilosamente a los legisladores, simplemente no vieron lo que estaba tomando forma frente a ellos. ISIS nos dijo exactamente lo que iba a hacer, y luego lo hizo. Esta era una conspiración secreta que se escondía a plena vista.

Explorando las decisiones difíciles que enfrentan los Estados Unidos y el mundo Lee mas

ISIS es misterioso en parte porque es muchas cosas a la vez. Combina la piedad islámica y la reverencia por el profeta y sus compañeros con las más modernas plataformas de redes sociales y esquemas de encriptación. Sus videos combinan la cruda violencia pornográfica de una película snuff con el piadoso cántico de guerreros religiosos. El grupo tiene la disciplina de una pandilla carcelaria. (muchos de sus reclutas procedían de prisiones organizadas por Estados Unidos en Irak), pero también la sutileza táctica y la capacidad de engaño de los miembros más hábiles de los servicios de inteligencia de Saddam Hussein, que también fueron arrastrados a la red de ISIS. Parece menos frágil que al-Qaeda porque sus miembros se preocupan menos por la doctrina religiosa y la jerarquía organizativa. Como se ha dicho de la Iglesia Episcopal (perdone la comparación), ISIS es sólido en el núcleo pero flojo en los bordes.

Lo que está asolando Oriente Medio en este momento es obviamente más profundo que ISIS. Se ha convertido en un lugar común durante el último año observar que estamos presenciando el colapso del orden post-otomano, que las "líneas en la arena" conjuradas en 1916 por los diplomáticos británicos y franceses Mark Sykes y François Georges-Picot están siendo destruidas. al polvo. Pero no hemos tenido en cuenta cómo los insurgentes perciben ese proceso. ISIS tiene caras religiosas, psicológicas y tecnológicas. Pero en algunos aspectos fundamentales es un movimiento anticolonial que toma como punto de referencia la concepción precolonial del poder del Islam: un estado islámico, un califato sunita. Incluso si ISIS es aplastado, es probable que esta idea de "nuestro califato" persista y regrese.

Historia relacionada

La historia de ISIS enseña la misma lección básica que surgió de los otros fracasos de Estados Unidos en el Medio Oriente durante la última década: los intentos de Estados Unidos o los rebeldes islamistas de derrocar regímenes autoritarios, en Irak, Libia y ahora Siria, crean vacíos de poder. Este espacio político vacío será llenado por extremistas a menos que Estados Unidos y sus aliados construyan fuerzas locales fuertes que puedan reprimir tanto a los grupos terroristas como a los señores de la guerra. Cuando Estados Unidos crea tales fuerzas locales, debe ser persistente. Si se retira de estos esfuerzos, como hizo Estados Unidos en Irak en 2011, invita al caos. La intervención estadounidense a mitad de camino no ha producido más que problemas. Los rebeldes han recibido suficiente apoyo para seguir luchando, pero no lo suficiente para ganar.

La historia enseña que tales guerras terminan mediante una combinación del agotamiento de los combatientes locales y un acuerdo entre las principales potencias regionales e internacionales sobre una fórmula para reducir los combates y reconstruir algo de gobierno. Por lo general, el acuerdo ratifica los límites cantonales informales que han surgido durante los combates, de modo que cada secta tiene lo que equivale a una “zona segura” en un estado descentralizado que funciona bajo el paraguas de la vieja nación. Eso es lo que sucedió en el Líbano con el Acuerdo de Taif en 1989, y probablemente sea lo mejor que se puede esperar en Irak y Siria. Para reducir el sufrimiento humano en el camino hacia ese nuevo equilibrio, es importante, siempre que sea posible, respaldar a las fuerzas moderadas a medida que crean las zonas seguras que eventualmente formarán las piezas del nuevo estado federal y que proporcionarán plataformas para atacar a los grupos extremistas. Las guerras de Oriente Medio rara vez terminan con una victoria absoluta y una estabilidad permanente, por lo que la palabra "asentamiento" puede prometer demasiado. En el mejor de los casos, durante muchos años, puede significar simplemente líneas de alto el fuego estables, menor derramamiento de sangre, menos refugiados y menos terrorismo.

En última instancia, los errores de juicio que llevaron al ascenso de ISIS han sido demasiado consecuentes para cualquier consejo prescriptivo fácil. En cambio, comparto un comentario que me hizo en junio de 2003, cuando comenzaba esta terrible historia, un empresario sirio llamado Raja Sidawi. Aquí hay un pasaje del El Correo de Washington columna que citaba la advertencia de mi amigo:

“Lo siento por Estados Unidos”, dijo Sidawi. "Estás atascado. Te has convertido en un país del Medio Oriente. Estados Unidos nunca cambiará a Irak, pero Irak cambiará a Estados Unidos ". ...

Esta sensibilidad trágica —el sentido de que en la mayoría de los casos las cosas no salen como se esperaba— generalmente falta en el carácter estadounidense. Los estadounidenses son un pueblo optimista: les cuesta imaginar lo peor. Por eso el 11 de septiembre fue tan impactante. La mayoría de los estadounidenses nunca consideraron que tal devastación podría causarles.

Los árabes crecen en una cultura en la que siempre es mejor asumir lo peor. Sidawi recitó la lista de guerras y desastres que han afectado al Medio Oriente casi continuamente desde que nació en 1939. Esa es la sangrienta historia en la que Estados Unidos se ha enredado ahora.

“Aprenderás la cultura de la muerte”, advirtió Sidawi.

Las raíces iraquíes de ISIS

El mensaje coránico de sumisión y jihad es quizás tan poderoso ahora para los creyentes como lo fue en 622 d.C., cuando el profeta Mahoma reunió a sus seguidores en Medina y comenzó a asaltar las áreas vecinas. El historiador Robert G. Hoyland describió esta chispa ideológica en su libro En el camino de Dios: las conquistas árabes y la creación de un imperio islámico. Es la misma idea que se evoca en el nasheeds, o cánticos islámicos, que proporcionan la banda sonora de muchos videos de ISIS en la actualidad: “Lo más sorprendente es el programa de acción muy simple pero poderoso delineado por Muhammad: forme una comunidad justa (umma), ir a un lugar seguro (hijra), y desde allí embarcarse en la yihad contra los injustos ”, señaló Hoyland.

Pero la religión por sí sola no puede explicar el crecimiento del primer califato en el siglo VII, como tampoco puede la rápida expansión del actual califato sucesor autoproclamado. La chispa de la yihad se encendió y se extendió tan rápidamente después de la muerte de Mahoma en 632, en parte porque cayó sobre la yesca seca de una región debilitada por las guerras imperiales que habían agotado los imperios bizantino y persa.

"El cambio fue tan repentino e inesperado que necesita una explicación", escribió Albert Hourani en su estudio histórico, Una historia de los pueblos árabes. Señaló evidencia arqueológica que indica que la prosperidad del Mediterráneo oriental se había visto socavada por las invasiones y la pérdida de técnicas agrícolas como la agricultura en terrazas. Era una región lista para el saqueo. “Los árabes que invadieron los dos imperios no eran una horda tribal sino una fuerza organizada, algunos de cuyos miembros habían adquirido habilidad y experiencia militar al servicio de los imperios o en la lucha después de la muerte del Profeta”, escribió. (Al leer las palabras de Hourani, no pude evitar pensar en la improbable alianza contemporánea entre los fanáticos religiosos del ISIS y los ex baazistas que sirvieron en las unidades más secretas y brutales de Saddam Hussein).

La historia de cómo los antepasados ​​de ISIS comenzaron en Irak es en gran parte la historia de un recluta carismático y tosco de al-Qaeda llamado Abu Musab al-Zarqawi. En 2003, observó recientemente un exfuncionario occidental anónimo en The New York Review of Books, que “podría haber imaginado que un movimiento fundado por un hombre [que una vez trabajó en] una tienda de videos en la provincia de Jordania arrancaría un tercio del territorio de Siria e Irak, destruiría todas estas instituciones históricas y derrotaría a los ejércitos combinados de una docena de los países más ricos de la tierra, ¿crear un mini-imperio? "

Zarqawi se hizo un nombre desafiando a los grandes de al-Qaeda: el rico empresario saudí Osama bin Laden y el médico egipcio Ayman al-Zawahiri. Mientras que el liderazgo central de al-Qaeda planeaba operaciones meticulosas y de arriba hacia abajo, Zarqawi se esforzó en cambio por emular al romántico Nur al-Din Zengi, conquistador de los cruzados, que expulsó a los occidentales de Siria.

Convencido de que los estadounidenses invadirían Irak, Zarqawi comenzó a construir una base allí en 2002, cuando lo hicieron un año después, demostró estar dispuesto a aliarse con los restos de la red de inteligencia de Saddam. La historia está bien contada por William McCants en su excelente libro nuevo, El Apocalipsis de ISIS. Cuatro meses después de la invasión estadounidense, la organización de Zarqawi atacó tres objetivos bien elegidos: la sede de la ONU en Bagdad, la embajada de Jordania en Bagdad y la mezquita Imam Ali, un santuario chiíta, en Nayaf, que señalaban la guerra sucia que se avecinaba. Estas bombas destrozaron el terreno para la reconciliación: Irak sería una zona prohibida para las organizaciones internacionales que podrían haber aligerado la carga de la ocupación estadounidense.Los vínculos de Irak se romperían con su principal patrón sunita, Jordania e Irak serían divididos por una guerra sectaria entre musulmanes sunitas y chiítas, cuya coexistencia había sido una característica de la vida iraquí moderna. El plan de juego de Zarqawi se estableció a fines de agosto de 2003 en ese momento, Estados Unidos todavía negaba que hubiera una insurgencia en el país.

Un infante de marina estadounidense pasa a iraquíes sentados frente a su casa durante una patrulla en Faluya, Irak, en 2005. (Anja Niedringhaus / AP)

Mi recuerdo de Irak a fines de 2003 era de la creciente violencia de la insurgencia sunita de Zarqawi, sí. Pero aún más, me llamó la atención la desesperación de los jeques sunitas de Irak, que temían y en muchos casos despreciaban al brutal Zarqaui, pero no lograban que los sordos funcionarios estadounidenses de la Zona Verde internacional se tomaran en serio sus problemas.

Por ejemplo, Faluya, una ciudad en expansión al oeste de Bagdad y uno de los primeros campos de reclutamiento de Zarqawi. Todos los residentes masculinos sunitas de Fallujah parecían haber servido en el ejército o trabajado como contrabandistas (o ambos), y los ancianos tribales allí querían que Estados Unidos brindara protección de Zarqawi y un acuerdo que les diera a los sunitas una parte de la posinvasión. botín. Pero sus súplicas fueron ignoradas en gran medida. Cuando visité al jeque Khamis al-Hassnawi en su villa cerca del río Éufrates en septiembre de 2003, no solo habló de conseguir una esposa estadounidense (parecía haberse formado sus impresiones sobre los Estados Unidos a partir de vigilantes de la playa), sino también de la extrema necesidad de ayuda estadounidense y una presencia militar estadounidense en curso en el país. "Si las fuerzas de la coalición se retiran ahora, los fuertes se comerán a los débiles y la gente empezará a matarse entre sí en la calle", dijo.

Eso demostró ser un pronóstico preciso de lo que sucedió a partir de 2004, antes de que las fuerzas estadounidenses adoptaran una política de contrainsurgencia "clara y sostenida" para Irak. Para los ingenieros sociales de la Zona Verde, los kurdos y chiitas oprimidos eran los instrumentos para el cambio en el Nuevo Irak. Si los sunitas no estaban de acuerdo, muy mal para ellos. En este período de creciente insurgencia y guerra civil, recuerdo que un destacado funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU. Me dijo más de una vez que la respuesta para Irak era la "solución del 80 por ciento"; en otras palabras, los kurdos y los chiítas construirían el nuevo estado. independientemente de la oposición del 20 por ciento de la población que era sunita. Esta opinión era una temeridad disfrazada de realpolitik.

A medida que se intensificaba la violencia tóxica de Zarqawi, especialmente contra los chiítas, bin Laden y sus principales diputados empezaron a preocuparse. Zawahiri advirtió a Zarqawi que dejara de mostrar decapitaciones en los videos que publicaba en línea. McCants cita la advertencia de Zawahiri de que estas imágenes ultraviolentas podrían entusiasmar a los "jóvenes celosos" pero espantarían a los musulmanes comunes. “Estamos en una batalla mediática en una carrera por los corazones y las mentes de nuestra comunidad”, advirtió Zawahiri. El mensaje era, en efecto: No te quemes demasiado, te quemarás.

Los exaltados en Irak no escucharon, especialmente cuando se trataba de su proyecto favorito de declarar un estado islámico en Irak. Las primeras discusiones de Zarqawi sobre la creación de un califato se remontan a 2004, según McCants. El mando supremo de Al-Qaeda no estuvo de acuerdo. Bin Laden sintió que moverse demasiado pronto para el poder en Irak y Yemen, los dos baluartes del movimiento, conduciría a una derrota prematura y empañaría la marca.

Los ataques aéreos estadounidenses mataron a Zarqawi en junio de 2006, pero sus seguidores renegados, sin embargo, declararon su estado, el Estado Islámico de Irak, en octubre de 2006, sin consultar a los líderes de al-Qaeda. Al mismo tiempo, la guerra sectaria que Zarqawi había lanzado contra los chiítas estaba demostrando ser demasiado exitosa. Cada mañana se encontraban 50 o más cuerpos en Bagdad. Se decía que los sunitas solían decapitar a sus víctimas, mientras que los chiítas les perforaban la cabeza. El gobierno de los Estados Unidos todavía negaba una El Correo de Washington El reportero que inspeccionó las morgues para contar los cadáveres fue acusado por funcionarios de inflar las cifras.

Sin embargo, durante los dos años siguientes, la prudencia de los principales líderes de al-Qaeda comenzó a parecer justificada. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, adoptó el "aumento de tropas" del general David Petraeus y la filosofía de contrainsurgencia que lo impulsó. Una contrarrebelión de los líderes tribales sunitas que ya estaba en marcha fue bautizada como el "Despertar" y recibió nuevo dinero y atención estadounidenses. Los combatientes tribales y las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos llevaron la lucha sin piedad a al-Qaeda en Irak, ignorando su retórica sobre un estado islámico. Para 2009, el final de los años de auge, el movimiento que Zarqawi había creado fue todos menos muertos.

Pero no del todo. Quedaron algunas brasas del estado islámico de Zarqawi, mantenidas vivas por la rabia sunita parpadeante. La llama se alimentó en las cárceles iraquíes organizadas por Estados Unidos como Camp Bucca, donde los detenidos religiosos sunitas se mezclaron con ex miembros del Partido Baath de Saddam, y tomó forma el núcleo de un movimiento renacido.

¿Sabían los funcionarios estadounidenses o se preocupaban por el incendio que se estaba desarrollando debajo del estado iraquí, dirigido en ese momento por el primer ministro Nouri al-Maliki? Aparentemente no. Maliki, un chiíta, estaba demostrando ser corrupto y sectario en su gobierno, desplazando a los sunitas de sus pocos asideros de poder en el nuevo estado. El pueblo iraquí sintió que Maliki estaba destrozando su país, y en las elecciones de marzo de 2010 se votó a su coalición a favor de un grupo más inclusivo encabezado por el ex primer ministro pro estadounidense Ayad Allawi.

En lo que solo puede describirse como un acto de locura, Estados Unidos (con Irán como socio silencioso) ideó un proceso de negociación que mantuvo a Maliki en el poder. Al vicepresidente Joe Biden, que estaba a cargo de las disputas, le gustaba proclamar que "la política ha estallado en Irak". Los políticos iraquíes concluyeron (probablemente correctamente) que la administración Obama había decidido dejar el país a sus propias maquinaciones. Nadie imaginaba en Washington (y pocos parecían entender en Bagdad) que este futuro empoderaría como nunca al Estado Islámico.

En los años posteriores a la "reelección" de Maliki en 2010, el Estado Islámico participó en una despiadada campaña de asesinatos contra los líderes tribales sunitas y los restos del movimiento Despertar en la provincia iraquí de Anbar. Entre 2009 y 2013, el Estado Islámico mató a 1.345 miembros del Despertar, según una investigación de doctorado realizada por el exoficial del ejército estadounidense Craig Whiteside. En Jurf al-Sakhar, una ciudad al sur de Bagdad, 46 miembros del Despertar murieron en 27 incidentes durante este período de cuatro años. La matanza no fue un secreto: ISIS documentó los tiroteos desde vehículos y los asesinatos a quemarropa en un video llamado "The Clanging of the Swords". ¿Alguien estaba mirando en Washington? Evidentemente no. Mientras tanto, a los funcionarios de Bagdad no parecía importarles que el gobierno de Maliki probablemente estaba tan feliz de ver el asesinato de sunitas potencialmente poderosos como ISIS.

La campaña de asesinatos debilitó la resistencia sunita, lo que ayudó a ISIS a tomar Mosul en 2014. También ayudó que ISIS haya utilizado las prisiones iraquíes como sus campos de entrenamiento, generando confianza, seguridad de operaciones y un odio apasionado por el gobierno chiíta en Bagdad. Este era un ejército guerrillero a la espera, e ISIS organizó una campaña llamada "Rompiendo los Muros" para liberar a estos cautivos y llevarlos a la lucha. Whiteside estima que entre julio de 2012 y julio de 2013, ISIS orquestó siete redadas importantes en prisiones, que culminaron con una fuga espectacular y bien organizada en Abu Ghraib. (Una de las primeras cosas que hizo ISIS después de barrer Mosul fue liberar la prisión allí, agregando varios miles de combatientes a sus filas florecientes). Un graduado de estas prisiones convertidas en escuelas para la yihad, Abu Bakr al-Baghdadi, es el actual líder de ISIS.

Manifestantes pro-ISIS marchan en Mosul, Irak, en junio de 2014. (AP)

Antes del asalto a Mosul, ¿alguien en los niveles superiores de la administración Obama se dio cuenta de que, como el poeta W.H. Auden escribió sobre la carnicería de la Guerra Civil española: "¿Las formas amenazadoras de nuestra fiebre son precisas y están vivas"? Aparentemente no. Como admitió el Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, en una entrevista conmigo en septiembre de 2014: “Subestimamos al ISIL [Estado Islámico] y sobrestimamos la capacidad de combate del ejército iraquí. ... No vi venir el colapso de la fuerza de seguridad iraquí en el norte. … Todo se reduce a predecir la voluntad de luchar, que es un imponderable ”.

Pero la potencia de ISIS fue ciertamente clara para los líderes tribales sunitas. En abril de 2014, dos meses antes de la captura de Mosul, entrevisté a jeques iraquíes de Anbar. Uno de ellos, Jalal al-Gaood, me dijo por teléfono que en su ciudad natal de Albu Ali Jassim, al oeste de Ramadi, extremistas violentos habían atacado un edificio de la policía, lo que llevó al ejército iraquí a bombardear y bombardear la aldea, y toda su tribu a muévete fuera del área. Gaood ofreció una predicción sombría: “Todos me dicen que nunca han visto lo que está sucediendo en el suelo ahora. El infierno ha llegado a estos pueblos y ciudades. Es mucho peor que antes ". El jeque Zaydan al-Jabari, un líder tribal de Ramadi, me dijo ese día: “Irak no es ahora un estado. Está dirigido por pandillas ".

Historia relacionada

Barack Obama no pudo ignorar la captura de Mosul. Pero incluso después de que el presidente de Estados Unidos presionó con éxito para reemplazar a Maliki con un primer ministro menos sectario, Estados Unidos luchó por ganarse la confianza de los líderes sunitas y reclutar el tipo de fuerza que podría hacer retroceder los logros de ISIS. En octubre de 2014, la mañana después de que ISIS destripara a los combatientes pro estadounidenses de su tribu Albu Nimr, Gaood me dijo que sus súplicas de esa noche de ayuda del Comando Central de Estados Unidos no habían recibido respuesta: “Cada vez que los iraquíes se reúnen con estadounidenses, [ los estadounidenses] simplemente toman notas ”, se quejó.

Ese mismo mes, Jabari dijo que las tribus sunitas nuevamente querían la ayuda de Estados Unidos y "una relación estratégica con los estadounidenses". Sin embargo, se burló de los planes de Estados Unidos de crear una guardia nacional para los sunitas, diciendo que era una "ilusión" porque los chiítas y kurdos de Irak nunca estarían de acuerdo con la propuesta. Hasta que se respeten los derechos sunitas, dijo amargamente, "no permitiremos que el mundo duerma". Hasta ahora, sus advertencias han demostrado ser correctas: la legislación respaldada por Estados Unidos que autorizaría a una guardia nacional sunita permanece estancada en el parlamento iraquí dominado por los chiítas.

Un combatiente paramilitar chiíta en Tikrit, Irak, pone banderas iraquíes en una pared pintada con la bandera negra comúnmente utilizada por los militantes del Estado Islámico. (Reuters)

Volví a ver a Jabari en junio de 2015, unas semanas después de que ISIS invadiera la ciudad de Ramadi (después de que los funcionarios del CENTCOM de los EE. UU. Aseguraran que la ciudad resistiría). Jabari buscaba apoyo para sus combatientes tribales. (Al igual que varios jeques de Anbar, ya había contratado a su propia empresa de cabildeo en DC).

"Los iraquíes no quieren vivir bajo el Estado Islámico, pero ¿adónde se supone que deben ir?" él me preguntó. Las milicias chiítas habían bloqueado el camino a Bagdad para los sunitas que huían de Ramadi. El ISIS, mientras tanto, estaba ofreciendo amnistía a las familias que regresaban a la ciudad y entregaban a sus hijos al Estado Islámico para luchar. Estos líderes tribales simplemente no creen en las garantías de Estados Unidos de que Estados Unidos participa de verdad en esta lucha. Los jeques son egoístas y egoístas, pero ¿puedes culparlos? Se han quemado con demasiada frecuencia. El problema con la estrategia estadounidense anti-ISIS en Irak es que depende de un movimiento tribal sunita que ya no existe.

¿Qué lecciones se pueden extraer del ascenso de ISIS en Irak y la campaña hasta ahora en su contra?

Primero, las operaciones terrestres y aéreas anti-ISIS han tenido éxito cuando se han lanzado desde áreas con fuertes recursos operativos y de planificación y combatientes bien entrenados y motivados. La región iraquí del Kurdistán es el ejemplo obvio, como vi en una visita reciente: Partido Democrático del Kurdistán peshmerga Los combatientes del clan Barzani han empujado a ISIS hacia el oeste y el sur, y han exprimido a Mosul, controlada por ISIS. Un visitante puede conducir sin ser molestado hoy a la provincia norteña de Nínive y sobre la presa de Mosul, que en el otoño de 2014 estaba en manos de ISIS. Las milicias de la Unión Patriótica del Kurdistán se han mantenido firmes en el área norte de Kirkuk, aunque existe una creciente preocupación entre los kurdos y los estadounidenses de que están recibiendo órdenes de Irán y su Fuerza Quds. Del mismo modo, las milicias chiítas, bajo la supervisión iraní, han luchado bien en la defensa de Bagdad.

El problema sigue siendo crear una fuerza sunita que pueda ayudar al ejército iraquí a expulsar a ISIS de Mosul, Faluya y Ramadi, y luego mantener el terreno retomado. Tal fuerza tendría que operar desde una base segura, no solo una base logística, sino una base de confianza, en la que los sunitas sienten que están luchando por una parte de Irak que realmente será suya después de ISIS.El embajador de Irak en Washington, Lukman Faily, me ha dicho que está a favor de los cambios constitucionales que crearían el tipo de federalismo iraquí que realmente le daría a los sunitas algo de "piel en el juego" y haría que un Irak descentralizado funcionara.

Sin este componente político esencial, es difícil imaginar cómo puede funcionar la estrategia actual de Estados Unidos contra ISIS. El poder militar estadounidense podría llevar a los herederos de Zarqawi a la clandestinidad, pero sin el empoderamiento sunita, los insurgentes volverán como ISIS 2.0 o 3.0. Ahora está claro que la "solución del 80 por ciento" es la abreviatura del desmembramiento violento de Irak. Si no se puede crear un nuevo equilibrio político que permita a los sunitas gobernar su tierra en el país, debemos tener en cuenta la severa advertencia del ex subdirector de la CIA, John McLaughlin, de los New York Times: “Si sumas todo… [ISIS] podría ganar. El mal no siempre es derrotado ".

Las raíces sirias de ISIS

Desenredar la historia de la expansión de ISIS en Irak al menos produce una narrativa coherente. Eso es menos cierto en Siria. La propagación del Estado Islámico parece, en el famoso dicho francés, "peor que un crimen, una metedura de pata". Nunca sabremos si una política estadounidense más agresiva (armar antes a la oposición siria moderada o bombardear la infraestructura de mando y control del gobierno sirio después de que el presidente Bashar al-Assad usó armas químicas contra su pueblo) podría haber producido un mejor resultado. Pero es difícil imaginar una política que hubiera sido peor.

Donde ISIS experimentó un crecimiento orgánico en Irak (en el sentido de que un cáncer en metástasis puede llamarse orgánico), en Siria parece más un caso de implantación. A pesar de todos los errores en la política estadounidense, las potencias regionales —Turquía, Irán, Arabia Saudita, Qatar— han tomado acciones verdaderamente imprudentes, convirtiendo a Siria en una cabina de mando para sus guerras de poder. Fue Turquía la que permitió una frontera sur con Siria tan porosa que ofreció a ISIS y Jabhat al-Nusra, afiliado a al-Qaeda, lo que equivalía a una zona logística segura. Fue Irán quien marchó a Hezbollah, una milicia libanesa cuya misión era luchar contra Israel, hacia Siria para salvar a Assad. Fueron Arabia Saudita y Qatar, compitiendo por la influencia regional, los que financiaron una serie dispersa de milicias sunitas que resultaron ser un campo de reclutamiento fácil para los extremistas (y en este sentido apoyaron a los extremistas). Y fue Rusia la que se mantuvo al margen mientras su cliente, Assad, bombardeaba a civiles y devastaba a su nación, y luego comenzaba a hacer el bombardeo ella misma.

Un edificio arde después de un ataque aéreo sirio en Damasco en enero de 2013 (Goran Tomasevic / Reuters).

La reciente intervención militar de Rusia en Siria, nominalmente para luchar contra los extremistas, pero más para apuntalar a un gobierno que protege los intereses rusos, es la política de poder en su forma más cruda. Vladimir Putin entendió este verano (como lo hizo la CIA) que el régimen de Assad estaba perdiendo terreno frente a los grupos rebeldes islámicos. Las operaciones militares rusas (coordinadas con Irán) no se centraron en los bastiones de ISIS en el noreste, sino en las fuerzas respaldadas por Estados Unidos y Arabia Saudita en el noroeste, cerca de la patria alauita de Assad en Latakia. Putin puede estar buscando fortalecer la mano de Assad en anticipación a la negociación política que tanto Moscú como Washington dicen que es necesaria. Pero hasta ahora, la asociación ruso-iraní con Assad solo ha profundizado la naturaleza sectaria de la guerra.

Mientras tanto, la estrategia de Estados Unidos en Siria ha sido tan débil (y su implementación tan inepta, como en los peores días de la Zona Verde) que, en el momento de escribir este artículo, Estados Unidos parece un socio menor, con Rusia asumiendo el papel decisivo en la configuración de la batalla. contra ISIS.

Siria se parece cada vez más a uno de esos libros de Agatha Christie en los que todos los personajes han intervenido en el crimen.

Visité Siria por primera vez a principios de la década de 1980, siendo testigo de la destrucción sistemática que el padre de Assad, Hafez, había infligido a los bastiones de los Hermanos Musulmanes en Hama. Más tarde, fui uno de los muchos occidentales que mantuvieron conversaciones regulares con Assad y sus asesores entre 2000 y 2010 sobre lo que el presidente sirio afirmó era su reconocimiento de la necesidad de una reforma política en Siria. Como resultado, viajé a Damasco desde El Cairo en febrero de 2011 con gran curiosidad. En Egipto, el gobierno de Hosni Mubarak acababa de caer en la revolución de la Plaza Tahrir que marcó la cúspide de la Primavera Árabe. ¿Qué aportaría Damasco, escenario de tantos golpes y contragolpes durante su historia moderna, a este momento revolucionario?

Los asesores de Assad estaban entusiasmados con los planes de reforma del presidente. Sabía que su Partido Baaz era corrupto, insistió uno. Sabía que el poder de sus parientes, la familia Makhlouf, tenía que ser frenado, dijo otro. Los reformadores confesaron que el 19 de febrero la policía agredió a un conductor en el centro de Damasco. Era un día normal en la autoritaria Damasco, pero no en la era del teléfono celular y el hashtag. Cientos de personas se reunieron rápidamente en las calles de la capital y comenzaron a gritar: “Somos el pueblo. La gente no será humillada ". Las imágenes de video del drama se publicaron en Internet y llegaron a los hogares sirios. Los funcionarios sirios inicialmente respondieron sabiamente. El ministro del Interior llegó unos 30 minutos después de que comenzara la protesta, se disculpó con el hombre que había sido golpeado y lo escoltó en su automóvil. Los policías fueron disciplinados. La multitud disminuyó gradualmente y algunos (sin duda con el apoyo oficial) comenzaron a corear el nombre de Assad.

El régimen no tuvo tanta suerte unas semanas después cuando las protestas se extendieron a Daraa, la capital provincial al sur de Damasco. los Houranis (como se conoce a la gente de esta región) son famosos por su lucha, y presionaron duramente a la policía local y al ejército. Las autoridades, encabezadas por un gobernador provincial testarudo, comenzaron a contraatacar. Se masacró a civiles. Y la revolución siria había comenzado.

Varios factores hicieron que esta revolución fuera especialmente desorganizada (y presa de la manipulación por parte de los extremistas). Primero, fue un movimiento genuinamente de abajo hacia arriba, con cada mezquita reuniendo a sus propios jóvenes en brigadas para defender el área local y luego (en teoría) librar una guerra más grande para derrocar al régimen. Los Hermanos Musulmanes, devastados por Hafez al-Assad en 1982, carecían de la disciplina y la organización que podrían haber ayudado a soldar una fuerte oposición. Los moderados fueron desventurados.

Manifestantes contra el gobierno sirio durante una manifestación en la provincia de Homs en enero de 2012 (AP)

En segundo lugar, como en Irak, la revolución llegó a un país que había reprimido profundas divisiones sectarias. Los sunitas apreciaban la estabilidad y el "arabismo" que habían traído los regímenes de Assad, pero se sentían humillados por su sumisión a los líderes a quienes muchos ridiculizaban como palabrotas alauitas de las montañas. A la luz de estas tensiones, las minorías sirias se unieron detrás del régimen.

Debido a la desorganización de la oposición y al carácter sectario de la sociedad siria, la guerra civil se volvió más desagradable después de 2011. Inevitablemente, la oposición se volvió más sunita y proto-yihadista. En octubre de 2012, viajé al interior del país durante dos días con la ayuda del Ejército Sirio Libre (FSA) y llegué a tres juicios básicos:

Parecía claro que sin el entrenamiento estadounidense y la asistencia de la oposición moderada, estos problemas solo empeorarían.

Un programa de entrenamiento encubierto de la CIA comenzó, más o menos, en 2013. Trabajando con la Dirección General de Inteligencia de Jordania (GID), la CIA tuvo cierto éxito en la construcción de un "frente sur", pero la política de Estados Unidos y Jordania restringió a la oposición de cualquier movimiento que pudiera Derrocar a Assad prematuramente, antes de que su sucesor fuera claro. El programa de la CIA tuvo aún menos éxito en el norte. Entrevisté a la mayoría de los comandantes moderados pro estadounidenses que operaban desde Turquía: un ex profesor de ciencias militares llamado Selim Idriss, un ex coronel del ejército sirio llamado Abdul-Jabar Akaidi, un líder guerrillero errante en Idlib llamado Jamaal Maarouf y Hamza al- Shamali, el líder de lo que fue la mayor fuerza entrenada por la CIA en el norte, conocida como Harakat al-Hazm.

Ninguno de estos comandantes sirios tenía las habilidades de liderazgo militar o la presencia de mando para crear una oposición efectiva. El grupo de Shamali fue perseguido desde sus bases en Idlib por los yihadistas de Nusra. “En algún momento, la calle siria perdió la confianza en el Ejército Sirio Libre”, me explicó Shamali en una entrevista de 2014 en una casa franca a lo largo de la frontera turca. Admitió sin rodeos que muchos comandantes de la FSA no fueron disciplinados, que los combatientes de la FSA estaban mal entrenados y que la estructura flexible de la FSA no había proporcionado la capacidad adecuada de comando y control. Lamentablemente, dijo, "la pregunta que todo sirio tiene para la oposición es: '¿Vas a traer el caos o el orden?'"

Un combatiente del Ejército Sirio Libre lanza una bomba contra las fuerzas leales al presidente sirio Bashar al-Assad en Deir al-Zor, Siria, en diciembre de 2013 (Khalil Ashawi / Reuters).

Estados Unidos trató de reforzar estas misiones sirias nominalmente encubiertas con un programa abierto de "entrenar y equipar" respaldado por 500 millones de dólares en apoyo del Congreso. El programa resultó un fracaso estrepitoso y Obama lo puso fin en octubre. Una primera "clase" de 54 aprendices fue insertada en el norte de Siria en julio de 2015 y rápidamente atacada por combatientes de Nusra. La debacle fue el resultado de la poca inteligencia sobre las intenciones de Nusra, la mala planificación sobre cómo operaría la fuerza respaldada por Estados Unidos en el terreno y un sistema inviable para investigar a los reclutas que no permitía a aquellos que querían luchar contra Assad en lugar de contra ISIS. Los rebeldes respaldados por Estados Unidos, en efecto, cayeron en una trampa: en una misión que recordó, para algunos funcionarios del Pentágono, el fallido desembarco de Bahía de Cochinos en Cuba en 1961. Para mí, el esfuerzo fallido encapsuló todas las contradicciones e incertidumbres de Estados Unidos. política.

Algunos en la Casa Blanca parecían casi regodearse por el colapso del programa de entrenamiento y equipamiento, como si esto demostrara que su renuencia a respaldar a los rebeldes sirios había sido correcta desde el principio. Qué bueno sería si la inacción estadounidense, y el enfoque vacilante y tambaleante de Estados Unidos hacia Siria, pudieran describirse como un éxito. Por desgracia, no es así.

Los extremistas de ISIS y al-Qaeda llenaron el vacío dejado por la oposición moderada. Al principio de la guerra, el impulso parecía estar en Jabhat al-Nusra, el afiliado de al-Qaeda. Cuando le pregunté a un comandante del ELS en Alepo en 2012 si sus hombres lucharon con Nusra, respondió: "Por supuesto, son los mejores combatientes". Si la FSA necesitaba hombres endurecidos para un asalto, acudirían a los terroristas suicidas de Nusra, que a menudo eran combatientes extranjeros que buscaban un boleto al paraíso. Le pregunté a un médico sirio qué había aprendido al tratar a las víctimas de los rebeldes en el frente. Una gran mayoría de las personas con heridas graves eran de Nusra, dijo. Inevitablemente, la gente, las armas y el dinero comenzaron a fluir hacia los luchadores que eran los mejores y más duros.

ISIS jugó un juego de spoiler en Siria. Se trasladó a Raqqa, un área adyacente a sus líneas de suministro en Irak, y usó la ciudad como una especie de campo base logístico para sus operaciones más grandes en Irak. Raqqa pronto se convirtió en la "capital" del "estado" y el destino de miles de combatientes extranjeros. Prosperó en parte porque no fue bombardeada por la fuerza aérea de Assad, que estaba arrasando todas las demás áreas civiles bajo control rebelde.

No hace falta ser un teórico de la conspiración para entender por qué Assad permitió que ISIS echara raíces: necesitaba una amenaza para mostrarle a Occidente por qué importaba la supervivencia de su régimen, necesitaba demostrar que había un rostro sirio peor que el suyo: que de Abu Bakr al-Baghdadi, líder de ISIS. (Si tu están un teórico de la conspiración, también notaría las fuertes conexiones de inteligencia que se desarrollaron entre el Mukhabarat sirio y al-Qaeda en Irak durante los días de Zarqawi).

Desde que visité Siria en 2012, he creído que la nación destrozada puede estabilizarse gradualmente si Estados Unidos y sus aliados se comprometen seriamente a construir una nueva fuerza siria que pueda ayudar a llenar el vacío, después de Assad. Pero las medidas intermedias tomadas por Estados Unidos hasta ahora solo han ayudado a los yihadistas.

La fricción entre ISIS y Nusra es casi tan fuerte como las antiguas luchas internas entre Zarqawi y Bin Laden. Sin duda, Estados Unidos y sus aliados están trabajando para exacerbar estas divisiones, lo que sugiere que el poder de los yihadistas puede degradarse con el tiempo en Siria. Raqqa ahora está flanqueada al norte por fuerzas kurdas sirias que están recibiendo municiones y apoyo aéreo de los Estados Unidos a medida que se intensifica la presión sobre las fuerzas de ISIS allí, Nusra tendrá que decidir si quiere acudir en ayuda de los apóstatas o dejarlos en paz. golpeado. De cualquier manera, Nusra sufrirá a los ojos de sus seguidores.

¿Deberían Estados Unidos y sus aliados apuntar a Nusra e ISIS por igual? Prudence aboga por una estrategia que considere a ISIS como la primera prioridad. El derrocamiento de ISIS frenaría el impulso de las fuerzas extremistas en general. Algunos funcionarios de Qatar me han dicho que creen que Nusra se puede dividir en varias facciones y que muchos de sus combatientes pueden ser cooptados por Qatar, Arabia Saudita o Turquía en grupos menos amenazantes que rechacen las operaciones terroristas extranjeras. Esto puede ser una ilusión, pero vale la pena explorarlo. El mensaje para Nusra debería ser que los intentos de extender el terror fuera de Siria provocarán devastadores ataques estadounidenses y aliados.

¿Cuál es el camino para salir del desastre sirio? Según mi informe, ofrecería varias conclusiones, que no han cambiado mucho en los últimos tres años:

  • La mejor esperanza para la supervivencia de Siria es una solución política, negociada conjuntamente por Estados Unidos, Rusia, Irán, Turquía y Arabia Saudita, que comience la transición a un nuevo gobierno posterior a Assad.
  • Pero tal solución política será imposible sin una oposición fuerte respaldada por Estados Unidos que pueda fusionarse con elementos "aceptables" del ejército sirio para gestionar una transición desde Assad.
  • Este proceso de transición será impulsado por zonas seguras en el norte y el sur, donde se pueda dirigir la asistencia humanitaria, los refugiados sirios puedan regresar y se pueda redescubrir el compromiso político.
  • Si no se pueden tomar estos pasos, el resultado será el crecimiento continuo de ISIS y otros grupos extremistas, y el colapso total de una Siria fracturada en un estado fallido y un refugio terrorista. La intervención militar ruso-iraní puede ampliar las fronteras del estado de Assad, pero no puede reconstruir una Siria unida.

El poder de ISIS solo se verá reforzado en Siria por el continuo control de Assad en el poder. Es por eso que una campaña contra ISIS que no incluye el objetivo de traer nuevos líderes a Siria es miope. Y, sin embargo, se justifican los temores de que un colapso libre del régimen dé paso al caudillo y al terror en Siria. Por ahora, Siria ofrece una lección sombría: las políticas estadounidenses confusas pueden producir un resultado tan desastroso como una intervención militar.

Mi amigo Raja Sidawi tenía razón hace 12 años: Estados Unidos no ha cambiado a Irak ni a Siria, pero las guerras allí sí han cambiado a Estados Unidos. Los estadounidenses han aprendido los límites del poder militar y la acción encubierta. Estados Unidos ha ayudado a crear enemigos que no existían antes de la invasión errónea de Irak por George W. Bush en 2003 (describí mis propios errores al apoyar la guerra de Irak y expliqué las lecciones que extraje). de esta horrible experiencia, en una columna de 2013) ha fomentado un grado de desconfianza tan agudo que muchos en la región ahora dan la bienvenida al vanidoso autócrata Vladimir Putin como un libertador. Las políticas de Obama pueden haber sido débiles e irresponsables, pero han reflejado un deseo generalizado entre los estadounidenses de sacar al país de las largas guerras de Oriente Medio.

Mientras los aviones rusos realizan docenas de salidas diarias sobre Siria, la portada del número de noviembre / diciembre de 2015 de Relaciones Exteriores proclama: "El Medio Oriente post-estadounidense". Eso es un poco apresurado. Nada en esta parte del mundo ha terminado realmente. Pero la gente del Medio Oriente finalmente es dueña de su propia historia. Las únicas personas que pueden arreglar este lío son los propios ciudadanos de la región, y llevará mucho tiempo.

Este artículo es una adaptación de un artículo para una próxima serie del Aspen Strategy Group.


Ver el vídeo: Αποχαιρετώντας την Παλμύρα. Ένα οδοιπορικό στην Συρία (Mayo 2022).