Adicionalmente

Las Naciones Unidas y sus problemas.

Las Naciones Unidas y sus problemas.

Desde 1945 hasta la década de 1970, las Naciones Unidas parecían ser un fuerte sucesor de la fallida Liga de las Naciones. El éxito en Corea y el Congo había impulsado su imagen internacional. Sin embargo, muchos de los problemas de la Guerra Fría no pudieron solucionarse. La ocupación efectiva de Europa del Este por parte de Rusia hizo una burla de las promesas hechas en Yalta y otras reuniones de guerra. Las Naciones Unidas no pudieron detener el tratamiento de Hungría en 1956. Del mismo modo, la participación de Estados Unidos en Vietnam no se pudo detener.

A fines de la década de 1970, las Naciones Unidas habían perdido parte de su prestigio. Estaba claro que las dos superpotencias, Estados Unidos y Rusia, seguirían la política exterior que quisieran independientemente de lo que la ONU quisiera.

Todo el asunto de la relación entre Estados Unidos y la ONU debilitó a la ONU. Desde 1945, Estados Unidos había sido la fuerza dominante en la ONU. Estados Unidos proporcionó a la ONU el 25% de su presupuesto anual y esperaba tener una gran influencia en las decisiones finales de la ONU, una influencia que coincidió con los cientos de millones de dólares que Estados Unidos ha pagado en el presupuesto de la ONU. Del mismo modo, algunos problemas internacionales importantes fueron tratados por Estados Unidos flexionando sus músculos diplomáticos (como en Suez y especialmente en el Medio Oriente) en lugar de que la ONU los resolviera.

A medida que más y más naciones asiáticas y africanas obtuvieron su independencia y se unieron a la ONU, se desarrollaron bloques de poder dentro de la Asamblea General. Estos han desafiado la creencia de que el viejo orden de las naciones occidentales debería dominar a la ONU simplemente usando su influencia financiera y sus conexiones históricas. Se han identificado siete bloques:

las naciones en desarrollo que consta de 125 estados
El Movimiento de Países No Alineados, que consta de 99 estados (en su mayoría asiáticos y africanos que evitan unirse a alianzas militares)
la Conferencia Islámica que consta de 41 estados
el grupo africano de 50 estados
el grupo latinoamericano de 33 estados
el grupo de 22 estados de Europa occidental
el grupo árabe de 21 estados

Dentro de la Asamblea General, todas las naciones, independientemente de su riqueza, poder militar, etc., tienen un voto. Lo mismo es cierto en las agencias especializadas: una nación, un voto. Sin embargo, gran parte del trabajo importante de la ONU se realiza en el Consejo de Seguridad y las cinco naciones de Rusia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y China aún tienen derecho a vetar una decisión del Consejo de Seguridad. Este sistema ha sido cuestionado por los miembros más nuevos de la ONU que también quieren que una nación vote en el Consejo de Seguridad. Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad han luchado para mantener el sistema, ya que afirman que los cinco miembros permanentes invierten mucho más dinero en el presupuesto de la ONU y, como resultado, deberían tener más influencia que las naciones que pagan mucho menos en el sistema. Presupuesto de la ONU.

En 1985, este tema fue abordado por el Congreso de los Estados Unidos que declaró que:

"Los derechos de voto (en la ONU) deben ser proporcionales a la contribución de cada estado miembro al presupuesto de la ONU y sus agencias especializadas".

En 1985, Estados Unidos proporcionó a la ONU el 25% de su presupuesto; la URSS proporcionó el 10,5%; Angola 0.01% y Arabia Saudita 0.86%. Estados Unidos afirmó que tal inversión debería tener sus recompensas. Si los 'Cinco Grandes' retiraron su apoyo financiero o lo redujeron al nivel de otras naciones en la ONU, entonces la propia ONU se enfrentaría a la bancarrota. Poco podía hacer la ONU si los miembros no pagaban su contribución. Después de la crisis del Congo de 1960 a 1964, Rusia, Francia y Bélgica se negaron a contribuir a los $ 400 millones que le había costado a la ONU llevar la paz al Congo.

A lo largo de las décadas de 1960, 1970 y 1980, las Naciones Unidas acumularon deudas por casi un total de $ 1 mil millones. En 1986, Estados Unidos se negó a pagar el 50% de su contribución anual en protesta por la influencia que las nuevas naciones emergentes tenían o intentaban obtener. Estados Unidos señaló que el 85% del presupuesto de la ONU fue pagado por solo 20 naciones, sin embargo, muchas naciones más pequeñas estaban tratando de reformar la forma en que se manejaba la ONU (especialmente su sistema de votación) sin hacer el mismo compromiso financiero con la ONU.

Hacia el final de la década de 1980, la ONU parecía haberse dividido en dos: las naciones más ricas y establecidas que esencialmente financiaron a la ONU por un lado y las naciones recién establecidas pero más pobres por el otro lado. Estas naciones afirmaron que solo eran pobres porque gran parte de su riqueza anual se destinaba al pago de deudas con las naciones más ricas del mundo. Las naciones más ricas del mundo han respondido a este cargo. Afirman que la corrupción interna dentro de estas naciones más nuevas es responsable de su pobreza, no de las deudas que deben por el dinero prestado.

A solo 45 años de su nacimiento, la ONU se encontraba en una encrucijada. Si se divide en naciones ricas y pobres, ¿dónde deja esto el concepto completo de todas las naciones trabajando por un objetivo común?

Ver el vídeo: ONU: China llama a naciones a resolver los problemas mundiales (Julio 2020).